El año pasado por estas mismas fechas fue imposible disfrutar de los paseos al sol ni de la primavera. Durante 99 días la población tuvo que vivir y teletrabajar (aquellos que podían) dentro de las casas y también tuvo que lidiar con emociones propias de la situación, como el miedo o la incertidumbre. 

El psicoanalista José Ramón Ubieto apuntó en esta entrevista que lo mejor para evitar la ansiedad durante el confinamiento domiciliario era seguir una rutina y no alejarse del exterior. Y es que fue una época en la que el autocuidado personal se convirtió en la mejor arma para sobrellevar lo que todo el planeta estaba viviendo… y que, a día de hoy, sigue experimentando.

Autocuidado pandemia

Por todo ello, los cuidados con uno mismo siguen resultando esenciales. Y así lo consideran Violeta Maya, Valentina Sánchez, Laura Peredo y David Gómez, creadores de la guía ‘Cómo autocuidarnos’ para el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF) en la que ponen de manifiesto la importancia del autocuidado en épocas de crisis (tanto el individual como el colectivo), además de reflexionar sobre cómo ‘hacer visibles’ los cuidados hacia los demás. Una cuestión que también resulta fundamental para los estudiantes, que desde que comenzó la pandemia destacan la salud mental como su principal preocupación, tal y como señala este estudio.


Los cuatro pasos para autocuidarse en tiempos de crisis

En dicha guía se muestran cuatro pasos para autocuidarse en momentos difíciles o de crisis. Para llevarlos a cabo, primero se recalcan una serie de áreas a las que hay que prestar atención y que son la base del autocuidado: autoconocimiento, afectos, tiempo, escucha, apoyo mutuo y amor. En el documento, se acentúa lo siguiente: “Si no tienes mucho tiempo, empieza poco a poco. Si crees que no tienes dominado el autoconocimiento, no te agobies, es un proceso permanente y una tarea de vida que puedes ir mejorando día a día. El amor propio y a los demás es una construcción, así como el apoyo mutuo, cuantos más autocuidados practiques más los irás fortaleciendo. Si no te queda muy claro el tema de los afectos, incrementa las dosis de escucha y verás que comienzas a identificarlos”.

  • Escucharnos. En la guía señalan que la capacidad de escuchar ayuda a estar abiertos, permite movernos de lugar, cuestionarnos y comprender lo que nos pasa y lo que les ocurre a los demás. Para ello, proponen prestar atención a las señales fisiológicas y emocionales que nos manda el cuerpo y la mente. Hábitos saludables como comer sano, hacer ejercicio, descansar, respirar de forma consciente, darse momentos de ocio o contemplar el paisaje durante unos instantes, además de darse el tiempo necesario para todo ello, puede resultar útil para aprender a escucharnos.
  • Aprender a identificar. En este caso, se centran en identificar las situaciones tanto de riesgo como de violencia que pueden dañar a la persona física y emocionalmente. Dichas situaciones pueden provenir del exterior, pero también del interior de cada una de las personas. Una baja autoestima, desinterés generalizado o determinados malos hábitos son algunos de los ejemplos que se subrayan y que pueden hacer que el autocuidado personal no funcione, algo que puede provocar la toma de malas decisiones o actuar de manera irresponsable con uno mismo.
Apoyo pandemia
  • Informarnos. En época de crisis la información es vital, también para el autocuidado, ya que permite enfrentarse a los problemas con un mayor conocimiento. Pero para hacerlo de forma correcta es necesario contar con información veraz para convertirla en conocimiento aprehendido, como se indica en la guía. Para ello, ofrecen algunos consejos: buscar y disponer de acceso a la información (una biblioteca pública, por ejemplo, si no se cuenta con medios en el hogar) además de contrastar y seleccionar la información que nos llega (evitando, de este modo, la desinformación).
  • Organizarse. El autocuidado también pasa por la ayuda hacia los demás. Y es que tal y como señala la guía, el apoyo y la cooperación resultan vitales para crecer sanos. Para ello, subrayan que es importante aprender a pedir ayuda en momentos de crisis (además de identificar a alguien que la está pidiendo) y la importancia de aprender a decir que ‘no’ cuando no se quiere hacer algo. 

Puedes consultar la guía en detalle aquí.