Son muchas las generaciones que han crecido intentando resolver correctamente (y en el menor tiempo posible) el Cubo de Rubik. Además de un entretenimiento, este puzle también aporta múltiples beneficios educativos. ¿Quieres saber cuáles?
El Cubo de Rubik fue creado por un docente de Arquitectura (Erno Rubik) para explicar a sus alumnos cómo resolver un problema estructural a través de un proceso en el que se pudieran mover las partes de forma independiente, sin destruir el pilar central. Cuando intentó montar de nuevo el cubo, se dio cuenta que en realidad había inventado un rompecabezas.


Desarrollo motriz con el cubo de Rubik

Julen Correas Irazola, docente en el Colegio Conde de Mayalde en la localidad de Añover de Tajo (Toledo), ha introducido el Cubo de Rubik en sus clases. Afirma que mejora la memoria y la retención, ayuda a los niños a adquirir conceptos de habilidad matemática (gracias al Cubo aprecian tamaños, direcciones y relaciones espaciales) y con él aprenden a reconocer elementos en el espacio. Además, destaca que es una herramienta de superación al esfuerzo, y que “fomenta el compañerismo. Cuando un niño logra acabar su cubo, acude con ilusión a sus compañeros para prestarles su ayuda”. Mercedes Bermejo, directora de Psicólogos Pozuelo, completa con tres beneficios más:

  • Fomenta la creatividad, ya que es necesario buscar diferentes soluciones con el fin de lograr finalizar el rompecabezas con éxito. Esto, además, desarrolla la capacidad de resolución.
  • Fomenta la paciencia y la perseverancia, así como la atención y la concentración. La consecuencia habitual de no disponer de la paciencia y la concentración suficiente es que el niño se rinda antes de lograr acabarlo con éxito.
  • Fomenta la ejecución de estrategias: tendrán que crear una estrategia muy buena para lograr dar todos los pasos necesarios y acabarlo.

¿Qué modelos existen del cubo de Rubik?

Aunque el Cubo de Rubik comenzó siendo un dado de seis caras, en la actualidad se han desarrollado multitud de versiones con diferentes formas, número de caras y niveles de dificultad. Estos son algunos ejemplos:

Cubo de Rubik

La variante clásica del Cubo de Rubik sigue siendo el juguete más vendido del mundo. El objetivo es conseguir que todas las caras tengan un color uniforme y para conseguirlo existen diversos tutoriales (aunque siempre podremos optar por pensar). Actualmente han salido al mercado modelos similares con las esquinas más o menos redondeadas y con imanes que facilitan los giros.
Amazon
Cubo de Rubik

Cubo 2×2

Cubo 2x2
Este cubo está formado por 2×2 caras (de hecho, se le conoce con este nombre) y es un poco más fácil de resolver que el Cubo original. Existen diversos tutoriales en la red que enseñan a acabar con éxito el rompecabezas de forma bastante sencilla. 
Amazon

Pyraminx

Pyraminx
Este particular cubo tiene su propio nombre: Pyraminx. Tiene forma de tetraedro y es una variante más moderna del Cubo de Rubik. Fue inventado por Uwe Meffert en 1970 y para resolverlo el máximo de giros necesarios son 11. 
Amazon

Dodecaedro

Dodecaedro
Apto solamente para aquellas personas en niveles muy avanzados. Es uno de los cubos de Rubik más complicados de resolver. Tiene 12 caras con 12 colores diferentes. Cada una de ellas está formada por pequeñas piezas distintas entre sí.
Amazon
A continuación, os dejamos un vídeotutorial para ayudaros a resolver el famoso cubo de Rubik: