La pandemia ha ayudado a sacar a la luz algunas de las grietas más importantes del sistema educativo. Entre ellas, las dificultades para consolidar la implementación de metodologías activas; sobre todo cuando nos movemos en escenarios cambiantes que oscilan entre modelos presenciales y modelos puramente online, pasando por un extenso abanico de escenarios intermedios.

Aunque la innovación metodológica lleva presente más de 10 años, la crisis actual ha servido para evidenciar la dificultad de compatibilizar las nuevas metodologías con modelos blended y, por tanto, la necesidad de crear escenarios más flexibles que garanticen el aprendizaje de todos los alumnos.

Existen numerosos estudios que avalan mejoras en el aprendizaje de los alumnos al utilizar metodologías activas, así como el inevitable vínculo entre estas y los factores clave del aprendizaje. A pesar de ello, siguen existiendo algunos obstáculos que salvar en la incorporación de estas metodologías a las prácticas en el aula; por ejemplo, docentes y alumnos se quejan de las dificultades para continuar innovando en cursos en los que tienen la presión de una evaluación aún demasiado academicista y basada en contenidos. Todo ello reduce la posibilidad de continuar formando a los alumnos en habilidades que serán clave para su entrada al mundo laboral y supone la ruptura radical con los modelos trabajados en los cursos anteriores.


Una herramienta para docentes y estudiantes

Con el fin de salvar las dificultades expuestas nace Discens, la plataforma de metodologías activas y de diseño en la que los profesores pueden crear retos relacionados con su materia o área de aprendizaje. Esta aplicación guía a los alumnos por distintas fases del proceso en función de la metodología elegida (Design Thinking, aprendizaje basado en retos, trabajo cooperativo, etc.), desde la creación de equipos hasta la presentación de soluciones, pasando por votaciones de los compañeros y corrección con rúbricas dinámicas de la actividad elegida.

Algunas de las dificultades emergentes en este escenario han estado relacionadas con la complejidad para mantener la motivación de los estudiantes al perder la cohesión de grupo y la afectividad que brinda el contacto físico. Escuchar cómo los estudiantes aprenden en circunstancias cambiantes nos permite reflexionar sobre la urgencia de una evaluación formativa que sustituya a la tradicional evaluación sumativa y la búsqueda de dinámicas que presenten un reto para los estudiantes. De esta forma, la formulación de retos ligados a áreas o materias se convierten en una excelente manera de pasar de la adquisición de conocimientos a la adquisición de competencias.


Los beneficios que ofrece

Discens - plataforma de metodologías activas y de diseño para la educación a distancia

Discens se ha basado en un modelo de trabajo que estará presente en otras etapas de la vida del alumno, y que busca aumentar su capacidad para gestionar y decidir tanto su ritmo de aprendizaje como los recursos que emplea para su consolidación. Este proceso se desarrolla dentro de un entorno colaborativo en el que se premia el trabajo en equipo y en el que los mejores resultados se consiguen escuchando a los compañeros.

Además, la plataforma, que permite compartir y editar documentos de Google Drive y subir documentos almacenados en el ordenador, soporta una gran cantidad de formatos. Estas características sumadas a las ya detalladas anteriormente, convierten a Discens en una herramienta óptima para facilitar el aprendizaje personalizado, ya que cada uno de los equipos o alumnos puede optar por utilizar vídeos, documentos o imágenes a la hora de solucionar el reto fomentando así su creatividad.

Uno de los principales objetivos de Discens es la posibilidad de ayudar a los docentes a comprender mejor el proceso de aprendizaje del alumnado, un hecho que es posible gracias al almacenamiento de datos durante la realización de retos por parte de los alumnos, así como de información relevante sobre los procesos de razonamiento, deducción e inferencia que tienen los mismos (algo que en el trabajo analógico era difícilmente observable).


Flexibilidad y adaptabilidad

Discens se puede usar dentro del aula, en un escenario blended y en el aprendizaje online, lo que garantiza una gran flexibilidad para docentes y alumnos, independientemente de las circunstancias.

El nuevo escenario educativo en el que nos encontramos ha puesto en evidencia problemas que ya estaban teniendo lugar en distintas partes del mundo y en diferentes contextos, como la imposibilidad de asistencia al aula por parte de todo el alumnado, las dificultades de los centros educativos para ir al ritmo trepidante de la tecnología y la necesidad de adaptar la pedagogía a las circunstancias (no siempre fáciles) en busca de la equidad educativa y el acercamiento a la personalización del aprendizaje.

La integración de plataformas y formatos, la personalización de los contenidos, la colaboración y el tipo de evaluación serán la clave a la hora de formar a generaciones preparadas y competentes que nos permitan seguir avanzando como sociedad.