‘Colpbol’, ‘Floorball’, ‘Kin-ball’, ‘Ringo’, ‘Ultimate’, ‘Balonkorf’, ‘Lacrosse’, ‘Bigball’ o ‘Artzikirol’ son deportes alternativos de invasión, es decir, juegos que enfrentan a dos equipos que tratan de invadir el terreno del adversario con el objetivo de alcanzar la meta del contrincante con un balón u objeto que haya sido utilizado más veces que el contrario. Estos pueden practicarse en la clase de Educación Física, ya que permite equiparar a todos los estudiantes, únicos protagonistas de este proceso, además de favorecer los deportes coeducativos e igualitarios.  

A diferencia de los deportes de invasión tradicionales, como pueden ser el fútbol, el baloncesto o el rugby, los deportes alternativos no cuentan con el mismo protagonismo ni con un gran número de seguidores a nivel profesional. El origen de estas modalidades se encuentra en los años 90, década en la que comenzaron a surgir corrientes que buscaban cambios de contenido dentro del mundo de la Educación Física. El objetivo que se buscaba es que el alumno se convirtiese en el centro de su aprendizaje y fue en el Instituto Nacional de Educación Física (INEF) de Madrid donde se sentaron las bases de este tipo de deportes. 

“No requieren experiencia previa y la mayoría del alumnado parte del mismo punto de partida en la ejecución”

¿Y cuáles son las razones para enseñarlos? No requieren experiencia previa y la mayoría del alumnado parte del mismo punto de partida en la ejecución. Esto nos permite que se enfrenten al aprendizaje con motivación y sin distinciones técnicas desde el comienzo del juego.

Deportes tradicionales vs deportes de invasión alternativos

Deportes alternativos de invasión

Durante décadas, en los departamentos de Educación Física, se han explicado las prácticas deportivas de equipo o colectivas, de ataque y defensa, mediante los deportes que denominamos convencionales, los más extendidos, los que ya se practican por nuestros alumnos en su tiempo libre: baloncesto, fútbol, balonmano…. Pero no siempre se practican con una enseñanza estructural, comprensiva y horizontal, es decir, con la que el estudiante tiene como principales objetivos: tomar decisiones, resolver problemas motores, encontrar respuestas individuales y colectivas, analizarse, interrogarse, aprender a aprender y autoevaluarse.

Propuesta de aplicación en Primaria y Secundaria

Nuestra propuesta en Primaria se centra en dar prioridad a la táctica sobre la técnica en su enseñanza. Hasta primero de Secundaria ambas deben estar presentes en su aprendizaje, ya que en el momento de la competición ambas coexisten y no se pueden ni deben separar. Es a partir de los 12 años cuando habría que priorizar la técnica sobre la táctica, pero siempre de forma conjunta, como ocurre en las situaciones reales de juego. 

Resulta esencial que los aprendizajes tengan la oportunidad de ser válidos ahora y siempre, y para este deporte alternativo lo conseguimos, no enseñando, ni planteando como objetivos los específicos de un deporte concreto, sino buscando aquellos objetivos, contenidos o estándares válidos para todos los deportes de equipo. Esto nos permite ganar tiempo, y nuestros alumnos disfrutan mucho más, ya que nos movemos en la necesidad de identificar qué es lo que les motiva y quieren a la hora de aprender un deporte de invasión preferentemente alternativo.

Entre dichas peticiones del alumnado se encuentran las siguientes: la competición, que tengan problemas motores a resolver, que se parezcan a lo que ellos ven en televisión, y que se puedan extrapolar a sus parques, jardines, plazas y pistas. En definitiva, quieren realizar situaciones reducidas de juego, contra uno, dos o tres jugadores, hasta llegar a la competición real, y quieren hacerlo en situaciones de superioridad y de inferioridad, con más participación, tiempo útil, posesión del balón u objeto utilizado, adaptación de reglas y normas, dando importancia a las acciones, al juego sin balón, al ataque-defensa y a la táctica-técnica. 

Más diversión y práctica

Indiaca deportes de invasión

Para plantear y hacer uso de estos deportes y modelos de juegos, hay que llevar a cabo un cambio partiendo de los beneficios que aporta al alumnado. También hay que estar dispuestos a indagar más en el conocimiento, aplicación de las características, fases diferenciadoras de los estilos cognitivos y métodos comprensivos.

De esta forma, creemos que se obtienen mejoras significativas en el aprendizaje de nuestros estudiantes, con importantes transferencias a sus hábitos fuera del aula ya que se divierten más, son más competentes y practican más y mejor porque los deportes alternativos de invasión y una metodología horizontal comprensiva es el tándem perfecto entre diversión y práctica.