Los beneficios de crecer, aprender y jugar en familia

Adriana Dern, responsable de proyectos educativos de ROBOTIX, reflexiona sobre la necesidad de que las madres y los padres hagan crecer a sus hijas e hijos en un entorno de crianza lúdico. Gracias a esta acción se favorece la creación de vínculos más estrechos, al tiempo que los más jóvenes se sienten más queridos, fomentan sus habilidades cognitivas, expresan sus emociones...

0
beneficios de crecer, aprender y jugar en familia

La forma en que criamos a nuestras hijas e hijos es importante. No sólo por el tipo de personas que son en ese momento, sino porque también determina en lo que se convertirán. Dentro de este contexto, crecer en un entono lúdico alienta a los progenitores a jugar en familia con sus hijas e hijos. Esto implica involucrarse en su educación y hacerlo en un ambiente más alegre y creativo. Además, fomentando esta forma de enseñanza las familias crean vínculos estrechos.

Aunque es bastante tentador dejar que jueguen solos, el juego en familia tiene más beneficios. El juego es una herramienta poderosa que las niñas y los niños usan para descubrir el mundo y aprender. También es posible utilizar, por otra parte, esta misma herramienta para ver el mundo a través de sus ojos y comprender su forma de entenderlo. Entonces, ¿qué beneficios tiene la crianza lúdica en el crecimiento de los pequeños?

jugar en familia

Criar y educar en un entorno lúdico, ventajas principales

Se pueden resumir en estos cinco puntos:

Expresar y comprender emociones complejas

Según la LEGO Foundation: «Los juegos de rol entre padres e hijos son un espacio ideal para el análisis de sentimientos y la ejecución del razonamiento». Los niños y las niñas no entienden sus emociones y, por eso, combaten para expresarlas. Por lo tanto, jugar con ellos les ayuda a expresarse mejor de lo que lo harían en circunstancias normales.

Sentirse seguros y queridos

Pasar tiempo lúdico con nuestras hijas e hijos es una forma de comunicarles que nos gusta estar con ellos. Esto hace que se sientan queridos y les ayuda a ganar confianza. Un niño que está seguro del cariño de sus padres puede asumir cualquier cosa. Sentirse querido no solo es un sentimiento que los adultos anhelan, los niños también necesitan sentirse seguros y queridos.

Ayuda a conectar

¿Qué mejor manera de conectar con nuestro hijo que descender a su nivel y ver el mundo como él lo hace? Esto significa que estamos participando genuina y decididamente en su mundo y que nos interesamos por entenderlo. Así se crean fuertes lazos y les ayuda a desarrollar habilidades emocionales y sociales. Una relación sana con los padres es una base muy importante para su crecimiento. Esta relación sienta las bases de la personalidad y el comportamiento general del infante.

jugar en familia

Fomenta importantes habilidades cognitivas

Los niños aprenden la relación causa y efecto jugando con sus padres, una habilidad cognitiva muy importante. Por ejemplo, aprenden lo que hacen ciertos instrumentos musicales o juguetes al observar a sus padres jugar con ellos. Esto favorece su cognición y puede suceder de una forma muy temprana si las familias son partícipes de su tiempo lúdico.

Aprendizaje de habilidades sociales

De acuerdo con LEGO Foundation señala que los intercambios e interacciones mutuas durante el tiempo de juego les ayudan a construir conexiones neuronales. De esta forma, desarrollan habilidades sólidas de comunicación y de tipo social. Por otro lado, serán capaces de captar las señales sociales y les será útil incluso en su vida adulta.

Aunque el mundo es un lugar bullicioso y siempre estamos ocupados, se puede sacar tiempo para lo importante. La paternidad lúdica no significa necesariamente que se renuncie al trabajo para jugar con nuestros hijos todo el día. Se trata de ser conscientes de su necesidad de atención y corresponderles. ¡Feliz juego!

Cómo fomentar la crianza lúdica en casa

Desde ROBOTIX, fomentamos las soluciones LEGO Education. Son ideales para para aprender y jugar en familia. Basadas en los conocidos bricks LEGO, fomentan el aprendizaje y la diversión en todas las edades: Infantil (de 1 a 6 años), Primaria (de 6 a 12 años) y Secundaria (a partir de 12 años). Entre ellas, destacan los kits de robótica: mediante la construcción y la programación se divierten al tiempo que trabajan de forma interactiva las habilidades básicas necesarias en su futuro laboral. 

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre