10 pueblos históricos con mucha cultura para visitar en familia

Recorrer villas y comarcas con ricos conjuntos arquitectónicos y una importante oferta cultural es una forma de acercar la historia a los más pequeños de la casa. Echa un vistazo a esta selección de 10 lugares con encanto y mucha historia para visitar durante las vacaciones.


Una historia que perdura en sus calles, variados monumentos arquitectónicos y, por supuesto, la ubicación, son algunos de los motivos por los que algunos pueblos repiten habitualmente en las listas de los más bonitos de España. Nos hemos animado con nuestra propia selección, en la que proponemos 10 pueblos históricos para visitar en familia

Aínsa (Huesca)

En la comarca del Sobrarbe, entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, se encuentra esta villa medieval que cuenta con más de mil años de historia. Su casco antiguo fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1965 gracias a monumentos como su castillo o los restos de su recinto amurallado que datan del siglo XI. Para conocer un poco más sobre el entorno es posible visitar el eco museo, situado en el castillo, que alberga también una fundación que protege al quebrantahuesos, un ave de presa similar al buitre. 

Jose Luis Filpo Cabana

Ayllón (Segovia)

Declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 1973, por esta villa han pasado personajes como el Cid Campeador, monarcas como Alfonso VII y Fernando IV o nobles como Don Álvaro de Luna, que en el siglo XV fue nombrado Condestable de Castilla. La plaza mayor, el castillo y su torre o el Palacio de los Contreras, declarado bien cultural, son algunos de sus lugares emblemáticos. Está situado en el nordeste segoviano, muy cerca de la provincia de Soria.

Calaceite (Teruel)

Perteneciente a la comarca de Matarraña, conocida como ‘La Toscana española’, debido a su parecido arquitectónico con esta zona de Italia y por su amplia variedad de olivos, pinos y almendros, este pueblo se encuentra situado en la loma de una colina. Entre sus distintos conjuntos arquitectónicos como el ayuntamiento, que data del siglo XVII, o la plaza de España, con sus soportales y que durante años han servido como lugar de asamblea y dónde impartir justicia, destacan sus restos arqueológicos, incluyendo el Despoblado Ibérico de San Antonio y sus pinturas rupestres.

Capileira (Granada)

En el corazón de La Alpujarra granadina, en el Parque Nacional de Sierra Nevada, se encuentra este pueblo cuyo su nombre proviene del latín: capillaria significa cabellera, y se relaciona con el lugar donde se ubica, en lo más alto del barranco. Desde él, se pueden observar de cerca las cumbres del Mulhacén o Veleta. Aunque fenicios, visigodos y romanos dejaron su huella en él, su arquitectura y raíces lingüísticas provienen de los árabes. El museo de Artes y Costumbres Populares Pedro Antonio de Alarcón cuenta con una muestra de dicha arquitectura.

Ciudad Rodrigo (Salamanca) 

Ubicada al sur de Salamanca, en la frontera entre España y Portugal, Ciudad Rodrigo es una población por la que han pasado vetones, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos. En el siglo XII, la época de Fernando II, se promovió la construcción de la muralla y la catedral, que se convirtió en sede episcopal. La llegada de los Reyes Católicos y episodios históricos como las guerras napoleónicas y la guerra civil española también influyeron en la actual arquitectura del municipio. Alberga un curioso museo: el Museo del Orinal, que hace un recorrido por la evolución de esta singular pieza. 

Chinchón (Madrid) 

Muy popular por su plaza mayor de origen medieval, en la que hay 230 balcones, el rey Alfonso XIII le llegó a otorgar el título de ciudad. Entre sus calles y monumentos se encuentran la Torre del Reloj o el Castillo de los Condes. Además, por sus calles anduvo Francisco de Goya: vivió allí durante largos periodos y la iglesia del pueblo conserva el lienzo ‘La Asunción de la Virgen’. Destaca su museo etnológico, que cuenta con una muestra de cómo era la vida en esta villa. 

Frías (Burgos)

Se sitúa en la comarca de Las Merindades, a unos 85 kilómetros de Burgos, y ostenta el título de ciudad desde el siglo XV: es considerada la más pequeña de España. Anclada en su pasado medieval y ubicada en una colina, sobresale entre sus casas (todas ellas colgadas en rocas) el antiguo castillo de los Duques de Frías. Muy cerca se puede visitar el Parque Natural Montes Obarenes en el que se localiza la Hoz de Sobrón, con multitud de nidos de aves rapaces. 

Hita (Guadalajara) 

Situado junto a un cerro, fue un lugar clave en los primeros siglos de la Reconquista. Sin embargo, su mayor reconocimiento viene de la mano de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, autor de ‘El libro del Buen Amor’. Muchos de sus monumentos están relacionados con él: la plaza mayor que lleva su nombre, la casa-museo, en la que se pueden encontrar restos arqueológicos de la zona… También resultan de interés la iglesia, de corte gótico-mudéjar; las bodegas ocultas bajo los subsuelos del pueblo; el Monasterio de Sopetán de origen visigodo; o el Festival Medieval, que se celebra en julio y en el que todos los habitantes se teletransportan a la Edad Media durante unos días. 

Mondoñedo (Lugo) 

El Camino de Santiago atraviesa su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico y, de hecho, se ha puesto a disposición de los habitantes el Centro de Interpretación del Camiño Norte, en el que se muestra la relación del pueblo con el Camino. Se encuentra muy cerca de la conocida Playa de las Catedrales, ha sido cuna del literato Álvaro Cunqueiro y entre los monumentos a visitar destaca su catedral, del siglo XVIII, en la que se puede encontrar un museo con obras religiosas (un ejemplo son las tablas flamencas del siglo XVI). También son interesantes el barrio dos Muiños, en el que están establecidos los artesanos o la Cueva de O Rei Cintolo, con numerosas estalactitas en su interior.

Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Situada en la Comarca de las Cinco Villas de Zaragoza, esta villa medieval vio nacer a Fernando II de Aragón. Conserva multitud de elementos de la Edad Media: el castillo, que sirvió como fortaleza defensiva; el Barrio Alto en el que se ubicaba la judería; la Iglesia de San Esteban, que data del siglo XI y que conserva pinturas murales góticas; o la Ermita de Santa Lucía, que se localiza fuera de la muralla. Para conocer más acerca de la figura del monarca Fernando, el pueblo ha habilitado su casa natal como Centro de Interpretación.

1 COMENTARIO

  1. No hubo árabes en Capileira, en la Alpujarra y ni siquiera en medina Garnata. Echa un vistazo al artículo «Genética e Historia del norte de África y la Península Ibérica» (Bosch et al., 2003).

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre