Algunos docentes defienden que, antes de aplicar las metodologías activas en clase, es necesario preparar primero a los estudiantes para que sean capaces de aprender de forma autónoma y guiar su propio aprendizaje. Es algo muy relacionado con la autorregulación, definida por Danielle Ribeiro Ganda, investigadora en la Universidad Estatal de Campinas (Brasil), y la psicóloga escolar Evely Boruchovithen como “un proceso de autorreflexión y acción en que el estudiante estructura, monitorea y evalúa su propio aprendizaje, que se asocia con una mejor retención de contenido, una mayor implicación con los estudios y un mejor rendimiento académico”. De hecho, es el concepto del que parte el conocido como Modelo Integral de Transición Activa hacia la Autonomía (MITAA), un enfoque metodológico que permite al alumnado aprender a aprender y cuyo objetivo es fomentar la autonomía de los menores como paso previo e imprescindible para afrontar el desarrollo de las metodologías activas. 

YouTube video

Desarrollada por cuatro docentes pertenecientes al Grupo de Trabajo Actitudes – Óscar Casado, Ángel Pérez, David Hortigüela y Javier Fernández–, se trata, en definitiva, de que el alumnado sea más autónomo e independiente y, por lo tanto, se encuentre más preparado para hacer frente a las demandas que la vida cotidiana le va a ir planteando. 

Principios básicos

El MITAA organiza y estructura una serie de actuaciones metodológicas y organizativas básicas que posibilitan que las enseñanzas que se producen en el aula puedan contribuir a formar estudiantes autónomos capaces de autorregular su propio aprendizaje. A modo de decálogo, incorpora los siguientes principios básicos de actuación: 

Mitaa Modelo Integral De Transición Activa
  • Intervención magistral reducida: reducir las explicaciones magistrales del profesorado.
  • Participación responsable en el aprendizaje: para desarrollar la autonomía de los estudiantes es imprescindible que se sientan partícipes del proceso, y eso implica tener la posibilidad de asumir responsabilidades.
  • Planificación autónoma del trabajo: proporcionar al alumnado la posibilidad de planificar sus tareas escolares.
  • Autogestión de los deberes escolares: los menores decidirán libremente si desean llevar deberes para casa o no, siempre y cuando se comprometan a cumplir los acuerdos alcanzados.
  • Corrección autónoma de tareas: siempre que sea posible, la corrección de las actividades más sencillas será desarrollada de manera autónoma por el alumnado, utilizando para ello solucionarios o fichas de autocorrección.
  • Gestión eficaz del tiempo: que los estudiantes dispongan de libertad para gestionar el tiempo según sus intereses y necesidades
  • Evaluación continua y formativa: un enfoque continuo y formativo de la evaluación en el que los menores reciben un feedback constante y variado acerca de su trabajo durante el proceso de aprendizaje.
  • Aprendizaje contextualizado e individualizado: asegurarse de que cada estudiante recibe explicaciones individuales acordes a su nivel de comprensión, que realiza actividades variadas y adaptadas a sus dificultades específicas y que se respetan los distintos ritmos de trabajo de cada persona. 
  • Tratamiento inclusivo de la diversidad: la construcción del MITAA se asienta sobre el enfoque de diseño universal para el aprendizaje (DUA), desde el cual la inclusión del alumnado se afronta desde un planteamiento mucho más integrado, que la tiene presente desde el origen del propio modelo.
  • Ambiente autónomo de trabajo: implica la ubicación en el aula de distintos espacios para la realización de actividades diversas a los que los alumnos se podrán desplazar libremente, siempre y cuando no interrumpan el trabajo de sus compañeros.

Aplicar el MITAA en el aula

Existen muchas posibilidades a la hora de aplicar este enfoque en clase. Por ejemplo, los autores del MITAA recogen una serie de pasos o recomendaciones prácticas muy ilustrativas en la siguiente imagen (la definición y explicación de cada uno de los pasos está disponible en esta página):

Mitaa Modelo Integral De Transición Activa

Por otro lado, en el libro online del método MITAA se recogen ejemplos de actividades que pueden incorporarse a las sesiones desarrolladas desde un enfoque favorecedor de la autonomía y la independencia del alumnado. Se agrupan en el capítulo 5 (anexo) en torno a tres grandes grupos:

• Recursos y materiales didácticos

• Talleres prácticos

• Juegos y otros pasatiempos

Una última opción es usar la guía elaborada por el Centro Nacional de Desarrollo Curricular en Sistemas no Propietarios (CEDEC), que viene acompañada de documentos y plantillas descargables y editables, así como de imágenes de procesos llevados a cabo en el aula. Se encuentra dividida en seis apartados. Así, en el primero se dan a conocer los principios de este método (‘Introducción al MITAA’) y, a continuación, se revisan los distintos pasos a llevar a cabo, agrupados en niveles de profundización: ‘Empezando a cambiar lo que sucede en el aula’, ‘Diseño de unidades y selección de actividades’, ‘Primer contacto con la autorregulación del aprendizaje’, ‘Hibridación y avance hacia el trabajo cooperativo’ y ‘El final del camino… ¿o el comienzo?’.

Mitaa Cedec Modelo Integral De Transición Activa