Aprender mecanografía utilizando técnicas de gamificación

Gracias a la gamificación, el curso de mecanografía online TypeTopia enseña a los alumnos de entre 8 y 12 años que es posible adquirir esta habilidad de manera entretenida. El curso, que incluye 20 módulos, les sugiere una historia que se desarrolla en una galaxia.

1
aprender mecanografía con TypeTopia

TopiaTeam es la empresa que ha desarrollado TypeTopia, un curso de mecanografía online dirigido a estudiantes de 8 a 12 años que recurre a la gamificación para captar su interés. Así, les plantea una aventura en el espacio y a medida que se desarrolla la trama avanzarán en las distintas misiones con un objetivo: salvar la galaxia de una gran amenaza.

Durante esta historia, aprenden a mecanografiar a gran velocidad mientras conocen a nuevos amigos y exploran planetas desconocidos en un particular y mágico mundo. Los alumnos pueden jugar las dos primeras misiones de forma gratuita para probar el curso.

El papel de la gamificación en el método TypeTopia

A pesar de las incontables ventajas que proporciona la escritura a mano, la escritura a máquina es una habilidad cada vez más útil y valorada en el mundo actual. En este sentido, la infancia es el momento perfecto para que aprendan a mecanografiar porque durante los primeros años de vida la plasticidad cerebral es mucho mayor y esto facilita cualquier proceso de aprendizaje.

TypeTopia, un curso online para aprender mecanografía

A diferencia de las tareas repetitivas y ejercicios que pueden resultar monótonos a los chavales, TypeTopia ha sido diseñado para que aprendan a la vez que se divierten. El curso se basa en un método de aprendizaje adaptativo y totalmente flexible que analiza el comportamiento de los alumnos mientras realizan los ejercicios para detectar dónde cometen más errores. De esta forma, si un estudiante tiene problemas con una letra en concreto del teclado, se repetirá con mayor frecuencia en los ejercicios dentro de las misiones.

Las actividades con el teclado se mimetizan dentro la aventura, formando parte del juego y de la propia historia. Los niños controlan su nave espacial y luchan contra bestias de la galaxia a través del teclado de su ordenador. Mientras practican la posición de las letras y los distintos símbolos, aumentan la velocidad de forma progresiva dentro de la aventura.

Una aventura y 20 módulos a completar

El curso está dividido en 20 módulos. En la primera parte aprenden a encontrar la posición de las letras sin mirar al teclado. Una vez que este movimiento se vuelve automático, se irá aumentando la velocidad paulatinamente en la segunda parte hasta alcanzar una velocidad mínima de 120 caracteres por minuto. No obstante, la mayoría de los ellos es capaz de alcanzar los 200 caracteres por minuto sin problema.

TypeTopia, aprender mecanohrafía

Al final del curso, el alumnado se somete a un examen que pone a prueba sus reflejos, velocidad de reacción y velocidad de mecanografía. Si se aprueba, el recluta recibirá su diploma de mecanografía. Además, durante todo el proceso, los aprendices tienen acceso a ejercicios extra para practicar con aquellos caracteres que les resulten más problemáticos. Por otra parte, y a medida que van completando las misiones de la aventura, reciben premios y muchas sorpresas más.

TypeTopia también cuenta con una versión especial para dislexia, que usa una fuente especial además de un soporte de audio que repasa todas las palabras dentro de los ejercicios haciéndolos más accesibles.

Mecanografía ‘al tacto’

Aunque escribir más rápido con el ordenador es quizás el beneficio más atractivo de realizar un curso de mecanografía como el de TypeTopia, la realidad es que aprender esta habilidad significa mucho más para el cerebro de los niños. Varios estudios sostienen – dentro de este contexto- que el aprendizaje de habilidades en las que se deben utilizar las dos manos a la vez tiene unas ventajas de aprendizaje que van más allá del simple hecho de encontrar las teclas sin mirar. De hecho, existen estudios que han demostrado que el cerebro de los músicos que tocan instrumentos con ambas manos, posee un desarrollo significativamente distinto al de las personas que no practican esta habilidad (sobre todo en la zona del cuerpo calloso del cerebro.

La mecanografía entra dentro de la definición de habilidades automáticas (o automatic skills), como conducir un coche o ir en bicicleta. Aunque el aprendizaje de estas habilidades es en un principio totalmente consciente, a medida que se practican más y más se convierten en habilidades automáticas y pasan a formar parte de la memoria procedimental de nuestro cerebro.

Aprender mecanografía

La mecanografía al tacto, que consiste en encontrar las teclas sin mirar al teclado con los diez dedos, no solo es una habilidad automática sino que además, necesita del uso de los dos hemisferios para ejecutarse, ya que en su práctica se incluyen las dos manos con la misma intensidad. Otros de los beneficios de la mecanografía están relacionados con la mejora de la psicomotricidad, los reflejos, la concentración y la comprensión lectora, además de potenciar la constancia y la creación de nuevos hábitos en los niños.

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

1 COMENTARIO

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre