Personajes entrañables, canciones pegadizas o aventuras llenas de acción son algunos de los elementos que tienen en común las series que recogemos a continuación. Cuando se visualizan en versión original, resultan ideales para practicar inglés ¡y de ellas puede disfrutar toda la familia! En este caso, los expertos recomiendan no usar subtítulos, ya que los niños pequeños no están acostumbrados a seguir tanta información de forma simultánea: con escuchar será más que suficiente para acostumbrar el oído a sonidos nuevos, aprender vocabulario y expresiones inglesas. No te pierdas las siguientes series en inglés para ver con niños.  

Somos osos

Los protagonistas de esta serie animada son tres osos (Pardo, Panda y Polar) que acaban de llegar a la ciudad de San Francisco y tratarán de encontrar su sitio en el mundo civilizado. Estos animalillos se esfuerzan por ser aceptados socialmente, aprenderán a usar Internet, dejarán de usar bolsas de plástico para demostrar que son ecológicos o se pasarán a la comida ‘sana’ para encajar. Sus aventuras divertirán a toda la familia con un sentido del humor sencillo para los más pequeños, pero inteligente para los mayores. Además, los capítulos son muy cortos, de 11 minutos, perfectos para cualquier rato libre. 

Phineas y Ferb

Las vacaciones de verano de estos dos hermanastros duran 104 días y están dispuestos a hacer lo que sea por no aburrirse. Eso incluye hacer de rabiar a su hermana mayor, Candace. Como consecuencia, acaban teniendo aventuras de todo tipo: desde pelear con momias a tocar en un concierto con pingüinos. A esta serie de dibujos animados, que se estrenó en 2008, tampoco le falta un villano: el Dr. Heinz Doofenshmirtz, un científico loco que siente la necesidad de demostrar en cada episodio su nivel de maldad porque los otros villanos se burlan de él. Lo interesante a nivel lingüístico es que uno de los hermanos es británico, por lo que su acento es completamente diferente al de los demás. ¿Podrán los niños reconocer cuál de los dos es? 

Peppa Pig

Detrás de cada episodio de esta cerdita simpática hay una ‘lección’ diseñada para niños muy pequeños e, incluso, bebés. Aprender a contar, a compartir, a comer bien, a recoger… La temática es muy variada y todo se explica con un lenguaje adecuado para estas edades tan tempranas. Con cada episodio, que dura 19 minutos, podrán ir acostumbrando el oído a la lengua inglesa y conocer vocabulario nuevo, mientras se divierten viendo cómo interactúan diferentes animales: cerdos, gatos, cebras… Sus capítulos están disponibles en su canal oficial en Youtube

Teen Titans, Go!

Se trata de una serie de dibujos animados ideal para niños a partir de los 7 años. Es un ‘spin-off’ de la serie original que se basó en los cómics de DC, los Jóvenes Titanes. Las ilustraciones y animaciones son muy divertidas y hacen que los niños mantengan la atención a la vez que facilitan que puedan seguir con más facilidad la trama de cada episodio. Casi sin darse cuenta estarán repasando vocabulario sobre ropa, comida, partes del cuerpo, acciones y mucho más. 

Aventuras sobre ruedas (The Magic School Bus) 

Esta serie televisiva de dibujos animados nació en 1994 pero sigue siendo un éxito entre los niños en el siglo XXI. Una profesora, la señorita Frizzle, lleva a sus alumnos en un autobús mágico por el espacio, el mar, la jungla e, incluso, a través del cuerpo humano. Cada aventura es como una clase fantástica con la que disfrutarán los pequeños. Para practicar inglés y entender bien lo que les ocurre a los personajes, mejor que el público tenga más de 5 años.