La playa es el escenario ideal para que pequeños y mayores jueguen y se diviertan juntos. Además, jugar en la arena ayuda a mejorar la psicomotricidad fina, ya que muchas actividades requieren precisión y control, así como la psicomotricidad gruesa (moverse, levantarse, correr…) . Los siguientes juegos son una buena opción para entretenerse en familia. 

Búsqueda del tesoro en la playa

juegos playa

La arena es genial para organizar una búsqueda del tesoro, ya que es muy fácil ocultar objetos en ella. Los adultos se encargan de enterrar materiales como palas para hacer castillos, moldes para la arena o, incluso, una botella con un mensaje secreto, mientras que los menores son los responsables de encontrar y desenterrar los tesoros. Con un mapa o unas instrucciones para comenzar, pueden imaginar que son piratas en busca de su botín. El que más objetos encuentre, gana.

Carrera de relevos

Este juego tiene múltiples opciones, se puede hacer con objetos como las palas de la arena o con cubos de agua. Por ejemplo, se hacen equipos, se colocan dos cubos en la orilla a cierta distancia de ellos y se da la señal de salida. Tendrán que rellenar los cubos y volver sin que se caiga el agua para pasarlo a un compañero que lo lleve hasta otro punto. El equipo que primero lo consiga ganará la partida. A esta carrera de relevos se pueden sumar más obstáculos y paradas como, por ejemplo, saltar sobre algún objeto. 

Castillos en la playa

Castillos en la playa

En una playa de arena fina y sin piedras, con la ayuda de un cubo y alguna pala o rastrillo, los pequeños dejarán volar su imaginación creando las mejores construcciones con la arena. El agua del mar les permitirá dar forma y consistencia a sus castillos, que pueden estar rodeados de muros, túneles y puentes. ¡Cualquier cosa es posible mediante la creatividad!

Dibujos en la arena

La arena es un lienzo perfecto para dibujar todo lo que los menores imaginen: paisajes, animales, personajes de sus dibujos animados favoritos. Al terminar, pueden decorar su obra con elementos que encuentren en la playa como algas, piedras, conchas o caracolas. Asimismo, pueden ir un paso más allá y crear esculturas con arena y algunas ramas. 

Entierro en la arena

Entierro en la playa

Este clásico juego no puede faltar en un día de playa. Después de hacer un hoyo con la medida del cuerpo del pequeño o del adulto, es el momento de introducirse en el agujero y llenarse de arena hasta el cuello. Aquellos que se queden fuera pueden esculpir alguna figura como una sirena, una momia o un pez y decorarla.

Tres en raya

Basta con dibujar el tablero en la arena y recoger tres piedras o conchas de un color y otras tres de otro. La cuadrícula puede ser tan grande como uno quiera y también se pueden utilizar objetos como cubos o flotadores a modo de fichas. Como en el original, la idea es conseguir una línea de tres antes que el oponente.