Con un poco de ingenio y materiales fáciles de encontrar y manipular es posible hacer una manualidad muy original: una cascada de humo. Hemos seleccionado distintas ideas como, por ejemplo, una cascada de humo con papel, otra con hielo seco y hasta con un pequeño jardín zen. En algunas de estas manualidades es recomendable además disponer de conos de incienso para que el impacto visual sea mayor. 

Cono Incienso
Ver en Amazon

Cascada de humo con papel

Anuncio

Para su elaboración se coloca una pinza de doble clip en el borde de un vaso de cristal y se introduce por el hueco un papel enrollado como un canutillo. En esta posición y con un mechero, se prende el extremo interior del papel: el humo irá saliendo por el otro lado. Cuando los menores pregunten cómo se ha generado el efecto de la cascada, hay que explicarles que como en un vaso cerrado no hay ninguna corriente de aire que levante el humo hacia arriba, se produce un efecto que hace que caiga.

Fuente de humo en cascada

Anuncio

Con unos trozos de papel de aluminio se forman unas estructuras en forma de cenicero de diferentes tamaños que se convertirán en la estructura de la fuente, añadiendo también una capa para el fondo: mientras que al más pequeño se le hace un agujero en el centro, al mediano se le realiza una hendidura por la que caerá el humo. Cuando esté listo, se pegan todas las partes entre sí y se añaden unos bloques rectangulares (de aluminio también) que simularán unos escalones. El último paso es revestirlo con una pasta de secado al aire que se va pegando con los dedos. Se deja secar unas 24-48 horas y posteriormente se pintan o añaden otros elementos decorativos. Para ver cómo el humo cae en forma de cascada por la fuente, se coloca un cono de incienso en la zona superior.

Jardín zen en miniatura con cascada de humo

Lo primero es hacer los cubos que dan forma al jardín. Para ello, se utilizan tres vasos de diferente tamaño envueltos en arcilla de secado al aire libre. A continuación, se les realizan unas hendiduras para simular las tablas de madera y unos agujeros por donde pase el humo. Una vez estén secos, se pintan y pegan entre sí en forma de escalera. Para hacer el rastrillo del jardín zen se utilizan varios palillos: el más largo será para el mango y los otros para la zona del cepillo. Ahora se unen todas las partes porque ¡toca comprobar si funciona la cascada! Utilizando una bandeja como base cubierta de sal, se colocan todas las piezas que se han creado junto a unas piedras de colores como elemento decorativo. Arriba del todo se coloca un cono de incienso para que el humo caiga por los agujeros que se habían hecho en los cubos inicialmente.

Cascada de humo, muy fácil

Cartón, chapas, pintura y pegamento son los materiales necesarios. Se hace una estructura en forma de caja abierta de unos 16 centímetros y se pinta según se desee: lo ideal es dibujar flores de lavanda o cualquier otra idea que sirva como imagen relajante. Ahora se añaden varias chapas también pintadas y se pegan dobladas formando una escalera en la parte vertical, que se hace con cartón. Ya solo queda añadir el cono de incienso para visualizar la cascada de humo.

Diviértete con el humo de hielo seco

Ideas Para Hacer Una Cascada De Humo

Es importante tomar ciertas precauciones para realizar este experimento de manera segura como, por ejemplo, usar unos guantes para manipular el hielo seco y mantener una buena ventilación en la habitación. Teniendo esto en cuenta, el hielo seco se coloca en el recipiente donde se generará la cascada de humo: por ejemplo, un caldero o una calabaza para crear un ambiente ‘espeluznante’ en una fiesta temática de terror. Para hacer humo denso, es necesario conectar un tubo lleno de hielo seco a un generador específico para este uso.

Sobre el autor
Foto Del Avatar

Silvia Rodríguez

Periodista científica con gran experiencia en el ámbito de formación.
Me apasiona escribir y conectar con la naturaleza. Estoy enganchada al mundo #mindfulness y a la importancia de saber vivir el momento presente #aquiYahora