Con luz ultravioleta, con agua, con frío… Existen multitud de experimentos que se pueden realizar desde casa de manera sencilla y utilizando materiales cotidianos. Estos son una actividad ideal para despertar la curiosidad de los más pequeños y fomentar en ellos el interés por la ciencia. Los experimentos con plantas también pueden ser las protagonistas de este tipo de juegos científicos y en este artículo explicamos cómo.

La fotosíntesis

En este vídeo se explica a través de un experimento científico cómo se produce el proceso de la fotosíntesis, a través del cual las plantas transforman la luz del sol en energía química. Para ello, utiliza dos vasos transparentes con tapa, una planta que contenga raíz y agua. Introduce las plantas en los vasos y vierte agua sobre ellas. Después, añade dos cucharadas de bicarbonato, tapa los vasos y los agita. Tras esto, los coloca a la luz del sol durante una hora para descubrir cómo el vaso comienza a llenarse de burbujas de oxígeno que la planta libera en el momento de realizar la fotosíntesis. Puede realizarse fácilmente desde casa para descubrir por uno mismo cómo funciona este proceso. 

Extracción de pigmentos vegetales y cromatografía en papel

Antes de comenzar esta actividad es necesario recolectar hojas secas de los árboles que tengan colores variados y que servirán como base para el experimento. Se cortan en pequeños trocitos y se introducen en el interior de varios vasos. Se les echa un chorrito de alcohol etílico y se machacan con ayuda de un mortero. El alcohol disuelve el pigmento de las hojas y adquiere el color de estas. Para la segunda parte del experimento, cuela el alcohol para que no contenga restos de hojas e introduce en el vaso un trozo de papel de cocina. Lo deja reposar durante un tiempo y, al sacarlo, el papel ha cambiado de color. 

¿Crece una planta sin luz?

Dos botes de yogur, algodón, semillas, agua y una caja de zapatos son los materiales necesarios para este experimento. Se coloca un poco de algodón en ambos botes y se introducen las semillas en su interior. Tras esto, se añade una pequeña cantidad de agua para humedecer el algodón y para que puedan germinar, y se introduce un bote de yogur en el interior de la caja evitando que entre en ella ningún tipo de luz. El otro se coloca en una ventana.

Tras una semana, el que ha estado expuesto a la luz contará con plantas normales de color verde que han germinado con éxito y, por el contrario, las que se encontraban en la oscuridad, quedan de color blanco y amarillo. Esto se debe a que al no recibir la luz no han podido hacer la fotosíntesis y no tienen clorofila. 

Experimentos con plantas dinamiteras

¡Boom! En el primero de los dos experimentos propuestos en este vídeo se consigue explotar globos utilizando la piel de una naranja. Es recomendable llevarla a cabo con la ayuda y supervisión de un adulto. El primer paso es inflar varios globos y cortar la corteza de la fruta. Y, poniéndose unos guantes en las manos, es el momento de rociar sobre los globos el líquido se suelta la piel de la naranja y ver cómo hace explotar estos objetos.

También puede realizarse con otros materiales como aceite esencial de naranja. En la siguiente actividad, se necesita una patata,  agua oxigenada, un bote, un rallador y unas gafas para protegerse los ojos. Se ralla la piel de la patata, se introduce en el bote, se echa agua oxigenada y se agita el bote tras poner rápidamente la tapa. Un segundo después, el bote explotará y saldrá volando por los aires.