Para los niños y jóvenes de cinco a 17 años, la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, Educación Física o ejercicios programados en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Con intenciones de mejorar la salud física y mental de los estudiantes, he decidido realizar esta actividad gamificada en la que la caza de ‘Pokémon’ es protagonista. 

La idea de este proyecto surge con la necesidad de cubrir las recomendaciones de la OMS, en relación a la actividad física diaria. Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares y la salud ósea, se recomienda:

  • Los niños y jóvenes de 5 a 17 años deben invertir como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.
  • La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reporta un beneficio aún mayor para la salud.
  • La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Conviene incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.

Trabajando Educación Física y Ciencias Naturales

Anuncio
Cazando Pokémon Actividad Física

La actividad en sí consistió en la realización de unos retos semanales, tanto individuales como colectivos: cada semana tenían que hacer un reto distinto en horario extraescolar. Estos retos contaban con un formato muy parecido a los videojuegos para que al alumnado le resultara atractivo y quisiera realizar las actividades, ya que eran de carácter voluntario.

La actividad consistía en capturar los ‘Pokémon’ que les proponía a través de un ‘Genially’ y vencer al Team Rocket. Ahora bien, ¿cómo los capturaban? Mediante una fotografía que posteriormente enviaban a mi correo o a mi teléfono para ratificar que lo habían conseguido. Los contenidos que se trabajaban en este proyecto no solamente contemplaban el área de Educación Física sino también la de Ciencias Naturales.

Fue necesaria la colaboración de los padres o los familiares del alumnado sobre todo con los más pequeños, ya que tenían que hacer uso del móvil. La implicación del alumnado y de las familias fue fundamental para que este proyecto tuviera tanto éxito. Con esta iniciativa se pretendía acabar con el sedentarismo del alumnado y fomentar los hábitos saludables, que son tan beneficiosos para nuestro organismo. 

También elaboré un cuaderno de campo ‘Pokémon’ para realizar salidas al entorno cercano, posibilitando el conocimiento de la zona al alumnado de un modo diferente y motivante cazando ‘Pokémon’. Esta metodología era apropiada para que los menores consiguieran aprendizajes significativos, vieran lo que habían realizado en el aula y su aplicación práctica. 

Esta idea le pareció tan ingeniosa al Ayuntamiento de Valdeverdeja que ha incorporado su cuaderno de campo Pokémon a la página web del Ayuntamiento para que cualquier persona se lo pueda descargar y realizar las actividades que se proponen. También es un motivo para que toda la familia realice las rutas de la zona y disfruten de los parajes, además de atraer a gente de fuera de la región para realizar rutas senderistas de una forma diferente y original.

¿Quién se anima a cazar Pokémon?