Dice Isabel Allende que “de la quietud nace la inspiración y del movimiento surge la creatividad” y, si algún lugar de nuestro mundo está lleno de movimiento y vida, es un aula. De nuestro alumnado no solo recibimos el tesoro de verlos crecer y adquirir nuevos conocimientos y habilidades, sino que también aprendemos de ellos una parte de la realidad que ya nos es ajena. Dentro de un aula sale a relucir aquello que les inquieta, lo que les importa (y lo que no tanto) y, por supuesto, se habla mucho del amor. 

En la adolescencia se asientan las bases de las relaciones, que marcan el camino que recorreremos durante toda la vida. Es ahí donde surgió la chispa. ¿Qué podemos hacer para trabajar un contenido que les interese de una manera significativa y que, además, permita ayuda a otros jóvenes que se encuentran igual de perdidos que ellos? De esta forma nació amorSano, una app móvil que, mediante una consulta, indica al usuario si su relación es sana o tóxica.

Aprender sobre relaciones tóxicas y buscar una solución para identificarlas

Anuncio

Como profesora de Formación Profesional (FP) en la familia de la Informática y la Comunicación, busqué integrar en un mismo proyecto un asunto tan actual y tan presente en el rumor de las aulas como el de las relaciones tóxicas con el aprendizaje de herramientas de desarrollo e inteligencia artificial; un proyecto que los aunara y que hiciera que el aprendizaje resultara mucho más significativo. Fue desarrollado en el 2º curso del ciclo de FP Básica de Informática de Oficina, en una clase compuesta por nueve jóvenes de entre 16 y 18 años que desde el principio se implicaron totalmente en el proyecto, ya que partíamos de un problema que les interesaba muchísimo. Recuerdo el día en que les dije: “¿Y si hacemos algo para combatir el amor tóxico?”, y ellos respondieron: “¡Vamos!”.

En primer lugar, era necesario formar a los estudiantes en algo tan complejo como las relaciones tóxicas y su identificación. Para ello, contamos con la educadora social del centro, Macarena Vélez Yega, que, junto con la orientadora de metodologías activas, Cristina Gómez Gallego, trabajó con ellos durante varias sesiones. Empezaron a nacer los primeros debates, se pusieron de manifiesto los diferentes puntos de vista y la necesidad de profundizar en el tema, así que se les propuso recoger a través de un formulario diario durante dos semanas dos comportamientos, frases o experiencias que ellos mismos o las personas de su entorno vivieran. En este punto pudimos descubrir la cantidad de conflictividad, toxicidad e incluso violencia que los rodea en edades tan tempranas.

Amorsano Formación Profesional

Crear amorSano y entrenar el modelo de machine learning

Anuncio

Paralelamente a la recogida de información, comenzamos a aprender a usar App Inventor, una herramienta web que permite la programación de aplicaciones móviles Android de manera muy intuitiva. Cada alumno y alumna diseñó su propia interfaz y desarrolló una app que se desempeñara con una base de datos convencional. El funcionamiento es muy sencillo: se abre la app, se escribe la consulta, como, por ejemplo, “si algo le molesta, deja de hablarme”, y se pulsa el botón de enviar. La aplicación ofrece un resultado de “sano”, “tóxico” o, si no reconoce el comportamiento, te pide que hagas otra consulta. Sin embargo, este formato limitaba mucho a la hora de las consultas: o se escribía exactamente la frase que el programador o la programadora había guardado en su base de datos o no funcionaba. Y así es cómo pudieron comprender la necesidad y la importancia del uso de la inteligencia artificial (IA) tanto en el proyecto como en nuestra sociedad.

Para diseñar un modelo de clasificación basado en IA utilizamos Machine Learning For Kids, una herramienta de aprendizaje automático que ofrece IBM al alumnado y a los docentes para que puedan crear sus propios modelos e integrarlos dentro de una aplicación móvil. Para poder entrenar este modelo, utilizamos todas las frases recogidas en los cuestionarios y creamos un único modelo colaborativo, creando así uno más completo. Acabábamos de desarrollar un ‘cerebro adolescente’ que era capaz de discernir entre lo tóxico y lo sano.

Es importante destacar que, ya que el modelo fue enteramente entrenado por el alumnado (y es lo que hace especial a la app debido a que las situaciones tóxicas que puede vivir un adulto no son las mismas que sufre un adolescente), ni utilizan el mismo lenguaje ni se relacionan de la misma forma que usuarios más mayores. Es un modelo entrenado por adolescentes para adolescentes.

Una vez creado y probado, se integró dentro de la aplicación y se comprobaron las mejoras que nos ofrecía la IA, ya que no era necesario que quien hiciera una consulta pusiera las mismas frases que habían usado ellos al desarrollarla, gracias al uso de machine learning. Y así decidimos darle difusión, tanto en nuestro instituto como en otros centros del país, puesto que nuestro objetivo es que llegue a ese chico o esa chica que necesiten respuestas a sus preguntas. amorSano nació como una herramienta para trabajar en pos de la igualdad y de las relaciones sanas y, por supuesto, como una forma de evitar la lacra social que supone la violencia de género.

Los beneficios más allá de aprender informática 

He de destacar dos elementos dentro de este proyecto. Primero, el aprendizaje de estos alumnos y alumnas tanto en las relaciones sanas y tóxicas como en el uso de inteligencia artificial y de las herramientas de programación móvil. Las conversaciones que surgieron, ver cómo iban integrando los nuevos conceptos a medida que los iban adquiriendo, y cómo lidiaban de otro modo con la toxicidad y la violencia que los rodea fue tan enriquecedor como ilusionante. Segundo, el chute de autoestima y de satisfacción personal que les produjo el hecho de crear algo que pueda ayudar a chicos y chicas de su edad, que se encuentran perdidos como ellos en lo que a las relaciones se refiere y que a veces necesitan una respuesta y no saben dónde preguntar.

amorSano tiene diferentes líneas abiertas para seguir avanzando, ya que creemos que tiene muchas posibilidades debido a la forma que tiene de interactuar con el alumnado. Nuestros adolescentes se relacionan de manera mucho más natural a través de un móvil, por lo que el hecho de que sea una aplicación con la que puedan comunicarse resulta esencial. Sean cuales sean las futuras mejoras de amorSano, siempre perseguirá el mismo objetivo: ayudar activamente a través de la tecnología a nuestros adolescentes a crear relaciones de afecto que se basen en el respeto, el cariño y el amor sano.