Según las últimas pruebas de los informes PISA y PIRLS, los estudiantes españoles continúan por debajo de la media europea en comprensión lectora. Para tratar de mejorar estos datos, Rosetta, el proyecto de lectoescritura de SM para Infantil, propone activar la lectura comprensiva desde los tres años a través del juego y la manipulación. Con el lema ‘Leer es más que descifrar letras’, ha sido diseñado por un grupo multidisciplinar formado por docentes de pedagogía terapéutica, logopedas y expertos en neuropsicología, neurolingüística y maestros de Educación Infantil, atendiendo a los distintos ritmos y estilos de aprendizaje del alumnado. 

De este modo, el estudiante es protagonista activo de su aprendizaje, por lo que el acceso a la lectura y la escritura se produce de manera lúdica y natural. Durante todo el proceso de aprendizaje estarán acompañados por los personajes de la familia Rosetta, con los que irán trabajando distintas partes de la comprensión lectora. 

Con más de ocho años de experiencia, esta metodología ya se trabaja en más de 50 aulas de Infantil e integra la vía visual y auditiva para atender a los diferentes niveles madurativos de los menores, previniendo así dificultades de aprendizaje. De igual modo, Rosetta fomenta la motivación y reduce la ansiedad que puedan tener hacia la lectura y la escritura al combinar diferentes materiales manipulativos como imágenes, gestos, tarjetas, pictogramas, cuadernos y recursos digitales de manera lúdica.

Rosetta Sm

Cuatro procesos

Anuncio

En Rosetta se desarrollan los cuatro procesos implicados en el aprendizaje de la lectoescritura:

Conciencia fonológica: discriminación auditiva de los fonemas asociados a cada letra que se acompañan de gestos para facilitar su identificación. Con tarjetas que contienen la representación de cada fonema y vídeos con los gestos asociados.

Lectura silábica: relación de los fonemas con su grafema correspondiente una vez se han presentado de manera auditiva. 

Estructura de la oración: lectura y composición de estructuras oracionales según la secuencia: sujeto + verbo, sujeto + verbo + complemento. 

Lectura global: reconocimiento visual de palabras de forma global comprendiendo su significado. Como paso previo se trabaja la lectura de imágenes.