Aprender historia a base de textos largos repletos de fechas y nombres puede resultar complicado y hasta aburrido. Sin embargo, existen maneras más entretenidas para descubrirla. Un claro ejemplo son las novelas gráficas históricas: un formato mucho más visual y ameno que, en muchas ocasiones, también cuenta una historia o vivencia personal, lo que la hace aún más emocionante y entretenida. 

¿Por qué leer novelas gráficas?

Anuncio

La lectura de este tipo de libros resulta mucho más ligera y comprensible y, a la vez, incorpora la fuerza que aportan las ilustraciones, que llegan más al lector. Además, suelen ir ligadas a historias personales que sirven de hilo conductor para presentar un hecho o evento histórico más importante, lo que permite entender mejor los acontecimientos pasados y humanizarlos, haciendo que estos cobren vida. Además, son un recurso educativo muy interesante porque consiguen despertar la curiosidad y el deseo de los más jóvenes por saber más sobre lo que en ellas se explica.

Momox Novelas Gráficas

El mayor inconveniente suele ser su precio. En ocasiones y dependiendo de la edición, pueden costar un poco más que un libro convencional. Una buena opción para recuperar el dinero invertido es, una vez leídas, venderlas en páginas de compra y venta de segunda mano como momox, donde se recupera parte de la inversión y además se pueden comprar nuevas novelas (únicamente en España). 

Cinco novelas gráficas para descubrir la historia

Anuncio

Estas cinco propuestas de novelas gráficas están relacionadas con la historia contemporánea:

  • ‘Maus’, de Art Spiegelman. Esta mítica novela gráfica relata la historia del padre del autor, Vladek, que ha sido un superviviente del Holocausto. La obra se desarrolla en dos tiempos: la historia de Vladek durante la Segunda Guerra Mundial y la relación actual entre Vladek y el autor. Curiosamente, los personajes están representados como animales: los judíos aparecen ilustrados como ratones y los nazis como gatos, una metáfora que aún refuerza más la historia. También aborda con profundidad y emoción temas tan esenciales como la guerra, el trauma, la memoria o las relaciones entre padres e hijos.
  • ‘El arte de volar’, de Antonio Altarriba y con ilustraciones de Kim. Cuenta la historia del padre de Antonio Altarriba, uno de los autores. Comienza con su vida en un pequeño pueblo de Aragón, sigue con la emigración a la ciudad, la Guerra Civil y el exilio, y finaliza con el franquismo y sus últimos días en una residencia. Una emotiva obra que nos adentra en algunos de los períodos más dramáticos del siglo XX.
  • Persépolis, de Marjane Satrapi. En esta obra autobiográfica, la autora relata su infancia y adolescencia en Irán: desde la Revolución islámica hasta su marcha a Europa. A través de un estilo gráfico de gran fuerza, la novela aborda temas clave como la represión política, la identidad, la religión y el feminismo. Una visión íntima y conmovedora de su propia experiencia personal que ayuda a entender mejor lo que está pasando en la actualidad en esa parte del mundo.
  • ‘Una mujer, un voto’, de Alicia Palmer y Montse Mazorriaga. En esta novela las autoras explican el inicio e historia del movimiento sufragista en España. La protagonista, Mari Luz, llega a Madrid para trabajar en la Real Fábrica de Tabacos. Allí entrará en contacto con otras mujeres implicadas en la lucha feminista por la consecución del voto en España, liderada por Clara Campoamor. En esta historia se combina la historia personal de la protagonista con algunos de los momentos clave de la historia de España.
  • ‘Éramos el enemigo’, de George Takei, Justin Eisinger y Steven Scott, con ilustraciones de Harmony Becker. Basada en la experiencia de George Takei durante la Segunda Guerra Mundial, esta novela gráfica cuenta la historia de los campos de concentración en Estados Unidos para la población de ascendencia japonesa, un acontecimiento que no es especialmente conocido. A través de su relato personal, se abordan temas como el racismo, la injusticia y las relaciones familiares. A modo de curiosidad, Takei se convirtió en un conocido actor de televisión, así como en un destacado activista pro-derechos humanos.