Desde la creación de Loqueleo, el sello de literatura infantil y juvenil de Santillana, la editorial ha apostado por libros que fomentan educar en la igualdad para disminuir las diferencias, ya sean por lengua, raza o sexo o algún tipo de discapacidad.

Así, con motivo del Día Internacional de la Dislexia, que se celebra el 8 de octubre, Loqueleo propone una serie de lecturas para trabajar en el aula o en casa, como los libros de lectura fácil (‘El amor es demasiado complicado’ o ‘Ana y Zanahorio’, por ejemplo), que cuentan con el sello de LF, que certifica que siguen las pautas europeas e internacionales relacionadas con el contenido, el lenguaje y la forma.

Álbumes ilustrados

Anuncio

Para trabajar el autismo (uno de cuyos síntomas es la dislexia), la editorial cuenta con la colección de álbumes ilustrados de Rose Robbins, que tiene de momento tres títulos. ‘¡Ruiodosa!’, que es el primero, relata la historia de Abigail, una niña con TDAH que no puede concentrarse en clase y que se aburre. Sin embargo, una profesora descubre qué hacer para llamar su atención y que la pequeña acabe encontrando su propia voz especial.

Ruidosa, Lecturas Para Trabajar La Dislexia

El segundo álbum ilustrado es ‘Hablar no se me da bien’ y en él se destaca que existen otras clases de comunicación más allá de la verbal. Su protagonista es una niña autista que explica a través de sus pensamientos cómo utiliza la comunicación no verbal (por ejemplo, los sonidos y los gestos) en su día a día. Finalmente, ‘Mi hermana y yo’ muestra la relación diaria entre dos hermanos, uno de ellos autista. Los tres títulos, que están dirigidos a niños a partir de 4 años, se acompañan de unas guías didácticas para los maestros y las familias en las que se propone una serie de manualidades y actividades aptas para los niños con autismo.