La familia Surface de Microsoft continúa creciendo y el último miembro en sumarse es la Surface Pro 7+ Como sus antecesoras, esta tableta nace con espíritu convertible gracias a la funda-teclado Type Cover que se comercializa por separado. Se dirige tanto a docentes como alumnos que requieren de un modelo de gama alta que destaque por su rendimiento, pantalla, autonomía y versatilidad.

Todo diseño

La tableta es grande (tiene unas dimensiones de 292 x 201 x 8,5 mm) y su peso se aproxima a los 800 gr. Aunque ‘algo pesada’, cuando la sostienes enseguida percibes la calidad de sus acabados que transmiten sensación de durabilidad y resistencia. Ofrece, además, un buen agarre.

Su pantalla comparte las mismas características que su predecesora, la Surface Pro 7. Con una relación de 3:2, admite el toque de hasta 10 puntos sobre su superficie, lo que resulta perfecto para, por ejemplo, fomentar la interacción profesor- estudiante o entre varios alumnos a la vez. Este panel, que proporciona una respuesta táctil precisa y fluida, posee un tamaño de 12,3 pulgadas, tecnología PixelSense y 2.736 x 1.824 píxeles de resolución. 

Equipo convertible Microsoft Surface Pro 7+

En la práctica, estas especificaciones favorecen el uso de la Surface Pro 7+ como dispositivo móvil para trabajar y estudiar si tenemos que desplazarnos a través de Internet, poner al día la bandeja de entrada del correo o utilizar las herramientas Word, Excel, PowerPoint y OneNote enfocadas a la productividad. También cuando compartimos documentos en la nube, nos unimos a una reunión en grupo o consultamos contenidos multimedia. A este respecto, la calidad de las imágenes es muy buena, los colores se representan de manera natural, el brillo y los detalles son acertados… Los altavoces son estéreo y llevan el sello Dolby Atmos para una experiencia envolvente. 

Sobre esta pantalla, Microsoft ha ubicado una cámara para videoconferencias Full HD de cinco megapíxeles; está provista de Windows Hello, que permite desbloquear el dispositivo a través del reconocimiento del rostro (huella dactilar no incluye). Mientras, en la parte trasera, se encuentra el ya conocido soporte ‘Kickstand’: cuando lo despliegas, la tableta adopta una posición vertical fija en la superficie donde se coloca que hace más cómoda su utilización.

Por dentro

Las novedades más importantes e interesantes que introduce la tableta Surface Pro 7+ las encontramos en el interior del dispositivo. Así, su procesador (el del equipo analizado es un Intel Core i5 1135G7) forma parte de la nueva hornada de procesadores Intel Core de 11º generación que no solo aporta una mayor potencia, sino un consumo más eficiente para que la batería dure más (en nuestras pruebas, esta autonomía se aproximó a las 11 horas haciendo un uso normal, entre otros beneficios. La memoria RAM tiene un tamaño de 16 GB y el almacenamiento interno corre a cargo de una unidad SSD de 256 GB que puede extraerse si nos hiciera falta. En el día a día, esta configuración hace que la tablet cumpla a la perfección con las necesidades tanto del profesorado, que prepara sus clases, como de los alumnos a la hora de estudiar y realizar sus trabajos. Mientras, a nivel gráfico, la presencia de la arquitectura Intel Iris X representa un avance importante.

Dispoitivo convertible Microsoft Surface Pro 7

En otro orden de cosas, la unidad de prueba a la que hemos tenido acceso disponía de conectividad Wi-Fi y LTE Advanced para disfrutar de conexiones a Internet mucho más rápidas y estables gracias al 4G (eso sí, hay adquirir una tarjeta nano SIM). Otras características a destacar son: Wi-Fi 6, Bluetooth 5.0, un puerto USB de clase A, otro de clase C, conector de auriculares 3, 5 mm… El sistema de refrigeración se muestra eficiente.

Una funda teclado para mejorar la experiencia

Los usuarios interesados en convertir la Surface Pro 7+ en un equipo convertible pueden adquirir la funda-teclado Type Cover, que está provista de una tecla específica para Windows , otra para controlar el brillo de la pantalla, otras tantas para tener bajo control el volumen… Al escribir, te sientes especialmente cómodo porque el recorrido de las teclas es suave y los dedos se acostumbran bastante rápido. El trackpad resulta muy preciso y responde de manera rápida.

El otro accesorio con el que se puede utilizar es el lápiz para Surface, con el que se puede escribir a mano. En uno de sus extremos incluye una goma para borrar.

Las alternativas

Lenovo Tab P11 Pro

Sus características incluyen: diseño de una sola pieza en aluminio, cuatro altavoces JBL sintonizados con Dolby Atmos, pantalla OLED de 11,5 pulgadas y 2.560 x 1.600 píxeles de resolución, autonomía de hasta 15 horas, Windows 10… Incluye lápiz digital y teclado.

Ver en Amazon

Samsung Galaxy Tab S7+

Con un peso de 575 gr y provista del lápiz digital S Pen, se trata de una tableta 5G con una pantalla Super AMOLED de 12,4 pulgadas y 120 Hz. Incorpora, entre otras características, el procesador Qualcomm Snapdragon 865 Plus y una ranura para tarjetas microSD de hasta 1 Terabyte. La funda teclado Book Cover Keyboard se vende por separado.

Ver en Amazon

Apple iPad Pro

Compatible con el teclado Magic Board y el lápiz Apple Pencil que se compran por separado, su pantalla Liquid Retina de 12,9 pulgadas y 2.732 x 2.048 píxeles de resolución alcanza un brillo de 600 nits. 

Ver en Amazon