Disponer de purificadores de aire en los centros de formación, academias o escuelas, es una solución que no solo va a prevenir frente al contagio de Covid-19, sino también contra numerosos factores que pueden alterar la salud de los estudiantes y profesores. Así lo cree Fellowes, que se apoya para realizar esta afirmación en los estudios que  han demostrado que los filtros HEPA son eficaces contra los virus, pero además ayudan a mejorar la calidad del aire; con ello también se reducen los síntomas de las alergias al polen, polvo o ácaros.

En 4 etapas

Anuncio

Los purificadores AeraMax Pro de Fellowes ofrecen un proceso de filtración en cuatro etapas que combina distintos métodos probados para limpiar el aire de manera efectiva. Así, en primer lugar, el pre-filtro captura partículas grandes y contaminantes y ayuda a proteger la vida útil de otros filtros; luego, la filtración de carbono activo absorbe los olores y los COVs (Compuestos orgánicos volátiles) del aire.

Purificadores Fellowes

A continuación, su filtro HEPA13 (High Efficiency Particle Air) es capaz de capturar el 99,95% de las partículas en el aire de 0,1 micras. Por lo tanto, retiene las micropartículas como el polvo, el polen y virus o bacterias, y permite mejorar la calidad del aire de los espacios cerrados. Además, posee un tratamiento antimicrobiano AeraSafe que reduce efectivamente el desarrollo de bacterias y hongos en el filtro, alargando su vida útil. Por último, el Ionizador Bipolar PlasmaTrue mejora la eficiencia de captura del filtro de partículas.

Análisis

Anuncio

También cuentan con las tecnologías EnviroSmart y PureView, que escanean continuamente todos los espacios purificando el aire y muestran el estado en tiempo real.

AeraMax Pro de Fellowes se adaptan a distintos tamaños de salas. Así, el primero proporciona hasta 3 renovaciones de aire por hora en habitaciones de 65 m², mientras el segundo, el más grande de sus sistemas, ofrece 3 renovaciones de aire por hora en habitaciones de 130 m².

En cualquier caso, estos purificadores se recomiendan instalar en altura dentro de una sala con alta concentración de personas como pueden ser los comedores, vestuarios o aulas y funcionan de manera automática limpiando el aire que se respira eliminando todos los virus, malos olores y bacterias nocivas para la salud. Su eficacia ha sido certificada, demostrando ser efectivos eliminando el 99,99% de la concentración aerosolizada del SARS-CoV-2 en tan solo una filtración.