¿Hay mejor manera de aprender cómo funciona la tecnología que crearla uno mismo? En BQ Educación piensan que no y, por eso, proponen que los estudiantes de entre 12 y 16 años se lancen a descubrir la robótica y la programación con el Zum Kit Advanced. Lo hemos probado.

Todo lo que necesitas

El kit cuenta con todos los elementos necesarios para llevar a cabo prácticamente cualquier proyecto que se desee: una placa Zum Core 2.0 que se convertirá en el cerebro de la creación; sensores de luz, infrarrojos y de ultrasonidos; un indicador LED, un potenciómetro y un zumbador; un servo y otro de rotación continua; un botón, un cable microUSB a USB, un portapilas…

Zum Kit Advanced de BQ

A todos ellos se pueden añadir otros muchos complementos. Por ejemplo, creados con una impresora 3D. Y si no se dispone de una, incluso completar las construcciones con todo tipo de materiales de manualidades y reciclados.

Luego, el proyecto se puede programar de forma muy sencilla con Bitbloq (es la recomendación de BQ Educación, aunque se puede hacer con otras muchas herramientas): esta plataforma comienza con programación por bloques para luego ir facilitando el paso a la programación por código. Terminado, se podrán controlar por Bluetooth desde el móvil o una tablet.

¿Qué hemos creado?

Para ponerlo a prueba hemos decidido poner en marcha uno de los proyectos propuestos en DIWO, una web de la propia BQ Educación en la que se comparten ideas que ayudan a iniciarse en este mundo.

En nuestro caso, hemos elegido construir un parking con detector de plazas libres: mientras la plaza esté disponible el LED verde estará encendido y, cuando se sitúe un coche en ella, se apagará.

Zum Kit Advanced de BQ

En la propuesta original se usaba una impresora 3D pero, como no teníamos una, lo hemos hecho con madera, cartón, pegamento… Y coches de juguete.

¿Qué necesitamos?

Una vez creada la estructura del parking, dejando espacio para los componentes, nos ponemos con la electrónica. Utilizamos tres elementos: la placa Zum Core, el sensor infrarrojos y el LED. Los componentes se atornillan para que queden fijados en la estructura, y luego se conectan entre sí empleando conectores muy fáciles de poner. Tampoco hay dudas de dónde hacerlo, porque este proyecto lo muestra en detalle en la pestaña de instrucciones.

¡Llega el momento de programarlo! Y utilizamos Bitbloq. No estamos familiarizados con la plataforma, por lo que, de nuevo, resulta esencial el tutorial. Al estar basado en bloques, es muy fácil: si el sensor IR es igual a 0, lo que significa que no detecta nada, entonces se establece que se encienda la luz LED. Si es igual a 1, se apaga. Se pone en bucle (loop) para que pase siempre, ¡y listo!

Realmente es muy fácil de utilizar, además de muy entretenido, y la infinidad de proyectos que pueden crearse hacen que el aprendizaje no cese.

La alternativa para Primaria: Zum Kit Junior

Muy similar al BQ Zum Kit Advanced es el Zum Kit Junior aunque, en este caso, está destinado a estudiantes de 8 a 12 años. Igualmente programable con Bitbloq, sus componentes son resistentes a golpes y caídas ya que vienen con carcasas protectoras, los cables se conectan y desconectan fácilmente con sus cabezales telefónicos y sus cintas de contacto por cierre permiten unir los sensores y actuadores de la forma más sencilla posible.