El arrollador éxito de ChatGPT ha provocado que las grandes tecnológicas se hayan lanzado a presentar sus avances en la inteligencia artificial generativa: la tecnología que permite que los chatbots mantengan conversaciones como si de una persona se tratara. Las más esperadas son las de Google y Microsoft que, aún sin fecha oficial de lanzamiento, llegarán en las próximas semanas.

Google apuesta por Bard

Anuncio

Google ha creado su propia inteligencia artificial, denominada Bard, que lleva meses en fase de pruebas. La integrará como una función propia dentro del buscador, por lo que bastará con preguntarle como en un chat para que devuelva las respuestas con lenguaje natural. A diferencia de ChatGPT, estará siempre conectada a internet. ¿Qué significa esto? Que obtendrá la información directamente de la red y la usará para crear respuestas con datos actualizados (recordamos que ChatGPT depende de una base de datos que, en estos momentos, está actualizada en 2021).

Aunque todavía se desconoce exactamente cómo será su funcionamiento, se prevé que tenga capacidades similares a la propuesta de OpenAI (la firma creadora de ChatGPT). Sus creadores, eso sí, prometen que será más potente y fiable. “Bard toma información de internet y la emplea para ofrecer respuestas actuales y de alta calidad. Puede servir para saciar la curiosidad o para dar rienda suelta a la creatividad. Puede emplearse para explicarle a un niño de 9 años los últimos descubrimientos del telescopio espacial James Webb o para aprender cosas sobre los mejores goleadores del panorama futbolístico actual y crear después rutinas de entrenamiento que te ayuden a mejorar tus habilidades”, explicó ayer Sundar Pichai, su consejero delegado, en un comunicado.

Bard Alternativas Chatgpt

Microsoft, aliada con OpenAI

Anuncio

El gigante de Redmond ha desarrollado su propia inteligencia artificial junto con OpenAI. Su modelo de lenguaje se llama Modelo Prometeo (Prometheus Model) y estará integrado dentro de su buscador Bing. “Haremos que sea increíblemente fácil de usar. Podrás chatear y preguntar con naturalidad”, dijo Yusuf Mehdi, vicepresidente y responsable de marketing de Microsoft, en una presentación en la que también participaron Satya Nadella, CEO de la compañía, y Sam Altman, máximo responsable de OpenAI. Entre sus características, esta inteligencia artificial generativa mejora la relevancia de las respuestas, ofrece resultados actualizados y tiene en cuenta la geolocalización para adaptar los textos.

Los primeros usuarios ya han podido probarlo en su versión de escritorio y, según la compañía, se ampliará “a miles de personas” en las próximas semanas (también llegará próximamente a la app móvil). Los que lo han podido probar han contado que barra de búsqueda ha sido reemplazada por un espacio para formular preguntas en el que aparece el mensaje “pregúntame cualquier cosa”, explica el twittero Owen Yin en su perfil, con una captura de la interfaz. Según su experiencia, el buscador es capaz de responder preguntas directas con una característica peculiar: citaba las fuentes empleadas para las respuestas.

Además, aparece un aviso: "Bing funciona con inteligencia artificial, por lo que es posible que haya sorpresas y errores. Asegúrese de verificar los hechos y compartir comentarios para que podamos aprender y mejorar".