Crear un huerto ecológico es una actividad que aporta múltiples beneficios a los menores. Les brinda la oportunidad de conocer de primera mano de dónde vienen los alimentos que toman en su día a día, fomentando con ello la importancia de una alimentación sana donde las frutas y verduras siempre estén presentes. 

Otro de los beneficios de esta actividad es el desarrollo de las habilidades motrices gracias a las distintas tareas que hay realizar, como cavar, rastrillar o sembrar. El trabajo en equipo así como aprender a valorar el esfuerzo y paciencia que supone el trabajo en el campo son otros de los valores que los menores pueden desarrollar con esta actividad. 

A continuación os dejamos algunos pasos a seguir para crear vuestro huerto escolar.


¿Cómo va a ser el huerto escolar?

Huerto

El primer paso para crear un huerto escolar es decidir cómo va a ser. Para ello es importante saber dónde va a estar ubicado, pues dependiendo de ello tendrá unas características u otras. Es posible elegir entre un huerto donde las plantas vayan a ser cultivadas en macetas, un huerto tradicional en el suelo, un huerto en mesa de cultivo o un huerto vertical, aprovechando una pared para su creación.

Cada uno de ellos tiene sus propias características que tendrán que explicarse a los menores a la hora de trabajarlos. Si se opta por un huerto de macetas, hay que contar con la tierra indicada que cuente con sustratos que ayuden al crecimiento de las plantas. Además, antes de sembrar en las macetas es recomendable poner las semillas en un semillero y luego trasplantarlas. Si se quiere utilizar, por ejemplo, un huerto de suelo para crear el proyecto, una cuestión de gran importancia es elegir un lugar que no haya sido cultivado recientemente pues la tierra tendrá mejor calidad al haber estado en barbecho. 

Otros elementos a tener en cuenta son el terreno, las horas de sol que recibe, si cuenta con una fuente de agua cercana… Todas estas cuestiones ayudarán a determinar cuál es el lugar idóneo para ubicar este proyecto. 


¿Qué se quiere plantar?

Frutas y verduras Foto gratis

Una vez decidida la forma del huerto llega la hora de buscar qué plantas se quieren sembrar. Existen multitud de frutas, verduras, hortalizas o plantas aromáticas cuyo cultivo es sencillo para este tipo de plantaciones. Algunas ideas son: tomates, lechugas, calabacines o plantas como albahaca y perejil. También es importante tener en cuenta cuáles son las especies de temporada pues su germinación y crecimiento será mucho mejor si se cultiva en la época que le corresponde. Si el proyecto se inicia en otoño, es posible sembrar ajos, acelgas o habas. En primavera, se podrán sembrar calabacines, judías o melones. Para asegurarse de ello es posible echar un vistazo a un calendario de siembra


¿Qué materiales se necesitan?

Herramientas huerto

Contar con buenos materiales que faciliten el trabajo de la tierra es esencial para sacar adelante esta actividad. Una manera de que los menores se familiaricen con ellos es realizar una lluvia de ideas acerca de qué herramientas creen que son necesarias para crear el huerto. Abono, azadas, rastrillos, guantes de jardinería y palas son algunos de los elementos requeridos para este trabajo. 

Ver en Amazon


¿Cómo sembrar?

¿Cómo sembrar?

La siembra es el punto principal de este ejercicio y, por ello, hay que explicar bien a los menores cómo hacerlo correctamente. Dependiendo del tipo de huerto escogido, hay que tener en cuenta diferentes cuestiones. Si el huerto va a estar en suelo, habrá que haber preparado previamente la zona eliminando piedras y malas hierbas, rastrillando y, después, crear los surcos donde van a ir las semillas. Si va a ser en mesa de cultivo, hay que conseguir este tipo de mesas especiales para poder sembrar en ellas o fabricarlas con palets mediante un taller de bricolaje que puede realizarse como proyecto en la asignatura de Tecnología. A la hora de cultivar, una buena idea es realizar asociaciones de cultivo, consistentes en juntar varias especies vegetales entre sí para que ambas se aporten beneficios mutuamente. 


Trabajo en equipo

Trabajo en equipo

Una vez sembrado el huerto, es hora de que los alumnos comiencen a adquirir la responsabilidad de cuidarlo para que sus cultivos crezcan lo más sanos posibles. Por ello, es posible organizar un calendario de reparto de tareas para que se encarguen de cuestiones de vital importancia como el riego y vayan analizando y estudiando la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas para que, cuando llegue el momento idóneo, sea posible recolectar sus frutos.