Conocer nuestro estado emocional pasa por identificar las emociones agradables o desagradables que nos embargan en un momento dado como respuesta a un estímulo. De este modo, podemos entenderlas y regularlas de la forma más saludable posible. Cómo ya dijimos en el artículo ‘Explica a tu alumnado para qué sirve cada emoción y mejora su bienestar emocional’, hay seis emociones básicas (Tristeza, Enfado, Alegría, Miedo, Asco y Sorpresa), de las que derivan todas las secundarias fruto de múltiples combinaciones. Las emociones son universales, surgen de forma involuntaria y cada una de ellas nos ayuda a enfrentarnos a lo que nos acontece. Con ayuda de las siguientes herramientas, podremos aumentar nuestro vocabulario emocional y entender mejor cómo nos sentimos en un momento determinado. 

Rueda de las emociones

Existen múltiples recursos para desarrollar la alfabetización emocional o autoconciencia emocional, uno de los aspectos clave de la educación emocional en el aula. Uno de los más útiles es la rueda de las emociones: se trata de un círculo en cuya parte central se sitúan las seis emociones básicas. De ahí, y de forma radial hacia el exterior, salen las emociones más complejas que se derivan de las primarias.

Rueda de las emociones
Rueda de las emociones

De este modo, una vez identificada la emoción principal que siente el niño o adolescente, puede indagar sobre la sensación con la que más se identifica y distinguirla de otras que se parecen mucho. Por ejemplo, si siente Tristeza, puede profundizar en si esa tristeza hace que se sienta “culpable”, “apático”, “desvalido”, “arrepentido”, “vacío”... O si, por el contrario, el estudiante llega a clase esa jornada sintiendo Alegría (Felicidad), puede adquirir mayor vocabulario emocional y elegir entre “optimista”, “cariñoso”, “valiente”, “entretenido”, “bromista”... De este modo, el alumnado también se dará cuenta de las múltiples formas en las que se puede sentir una emoción tan ansiada como la alegría. 

Sistema RULER, Centro de Inteligencia Emocional de Yale

El programa RULER, desarrollado por el Centro de Inteligencia Emocional de Yale, tiene como objetivo implicar a todo el centro educativo. Para ello se dirige al desarrollo personal y profesional de los docentes y las familias para que sirvan de ejemplo a los alumnos e hijos en su educación emocional y social. Su objetivo es crear un clima emocional positivo en el centro educativo y en los hogares de los alumnos.

A través de RULER es posible medir y reflexionar acerca de nuestro estado de ánimo. Para ello, se basa en cinco habilidades de la inteligencia emocional: Reconocimiento, Entendimiento, Etiquetar, Expresar y Regular.

RULER se compone de cinco herramientas: 

  • The Charter o diagrama, cuyo propósito es hacer el ejercicio de poner por escrito cómo deseamos sentirnos.
  • The Mood Meter o medidor de estado de ánimo, que ayuda a profesores y estudiantes a ser más conscientes de lo que sienten y de cómo sus emociones pueden ir cambiando a lo largo del día. Con ayuda del diagrama, pueden elegir con qué color/estado de ánimo se identifican más en ese momento (agradable-desagradable) y qué energía sienten en su cuerpo (alta o baja).
estado emocional

Después, docentes y estudiantes pueden profundizar un poco más y elegir la emoción o estado de ánimo con la que más se identifiquen entre estas 100 posibilidades que se exponen a continuación. De este modo, amplían su vocabulario emocional y son capaces de nombrar su emoción con palabras más precisas:

estado emocional
  • Meta-moment. Esta tercera herramienta invita a los menores a reflexionar sobre cómo pueden llegar al estado emocional deseado. Su objetivo es potenciar lo mejor del estudiante y qué dedique un tiempo a pensar qué pasos puede dar para mejorar su estado de ánimo cuando surge alguna situación que le afecta de forma desagradable.
Meta-moment
  • Blue-print es una herramienta diseñada para ayudar en los momentos de conflicto, para ayudarles a entender la situación y proporcionar recursos para resolverlos.
Blue-print

Tarjetas descargables para trabajar las emociones 

Con seis tarjetas, cada una de ellas con una emoción, se pueden realizar actividades en clase que fomenten la comprensión, autonomía y regulación emocional. Este valioso material ha sido creado por la docente y experta en inteligencia emocional Alba López y se puede descargar aquí de forma gratuita. 

En cada tarjeta descargable, se puede encontrar información sobre cuándo puede aparecer la emoción, qué sensaciones corporales podemos sentir, cómo podemos identificarla según la expresión de nuestro rostro y cuerpo, y qué acciones podemos realizar para gestionarla de la forma más satisfactoria y adaptativa posible.

La autora ofrece actividades que se pueden realizar en el aula con el fin de presentar las emociones y trabajar la conciencia emocional; ayudar a gestionar las emociones y trabajar la autonomía y regulación emocional; y fomentar la motivación y trabajar el desarrollo de habilidades sociales saludables.

Emociones tarjetas descargables
Tarjetas descargables de emociones

Tabla periódica de las emociones

También es posible adquirir vocabulario emocional a través de una tabla periódica de emociones. Existen diversas versiones y es una actividad idónea para que los propios alumnos elaboren la suya.

En el primer caso, además, este recurso descargable está acompañado de un Manifiesto de las emociones en el que se dice, por ejemplo, que “Las emociones son personales, intransferibles y contagiosas” o que “La acumulación de emociones positivas o negativas las vuelve neutras. Por eso nos adaptamos a las situaciones difíciles y lo bueno al repetirse se hace normal”. La tabla también es interactiva y ofrece definiciones al hacer clic sobre ellas.

Juegos de mesa: Sikkhona Edu

Otras alternativas idóneas para identificar las emociones son los juegos de mesa, los cuentos o los videocuentos. Uno de los juegos especializados en desarrollar la educación emocional y la comunicación en el ámbito educativo es Sikkhona Edu. Sikkhona significa “Estoy aquí”. Es la respuesta al saludo ‘Sawu-Bona’ africano, que quiere decir “Te veo”. De este modo, esta herramienta está pensada para desarrollar y crear espacios de comunicación y relación en los diversos espacios educativos: se puede utilizar en tutoría individual o de gran grupo, de forma transversal en alguna asignatura, en familia, con amigos o espacios de educación no formal.

Sikkhona emociones

Desarrollada para el entorno educativo por Anna Forés (neuroeducación), Sònia González (terapeuta) y Carme Trinidad (psicóloga), consiste en un pack de 90 imágenes testadas, seleccionadas por su poder de evocar emociones, ideas y conceptos. También incluye un manual con la descripción detallada del modelo conceptual y todas las dinámicas que pueden realizarse en función de los siguientes seis contextos comunicativos: 

Sikkhona emociones