La LOMLOE ha traído nuevos términos y conceptos en la redacción de su texto, entre ellos, figura el de situaciones de aprendizaje. Los docentes, todavía desconcertados, intentan conocer a qué se refiere este término, pues la definición registrada en la LOMLOE no es muy clara y concisa al redactarse de la siguiente forma: “Situaciones y actividades que implican el despliegue por parte del alumnado de actuaciones asociadas a competencias clave y competencias específicas y que contribuyen a la adquisición y desarrollo de las mismas”.

Bajo esta premisa, y leyendo el texto legislativo en su totalidad, se interpreta que una situación de aprendizaje puede ser el equivalente a una Unidad Didáctica o a un proyecto interdisciplinar que tradicionalmente ya venía desempañando el profesorado. Por eso, no hay que tener miedo a este término que es, bajo mi punto de vista, un ‘lavado de cara’. No es nada nuevo realmente: muchos docentes que se preocupan porque su alumnado se desarrolle de forma integral, disfrute del aprendizaje y participe activamente ya estaban haciendo situaciones de aprendizaje.

Mi definición de situación de aprendizaje

Anuncio

En base a lo reflejado en los nuevos decretos y a lo que apuntan las evidencias científicas sobre cómo podemos ofrecer una educación de calidad desde el rol del docente para que nuestro alumnado aprenda mejor y especialmente disfrutando del proceso, creo que una definición de situación de aprendizaje podría ser esta que propongo:

Cómo Diseñar Situaciones De Aprendizaje

Un entorno de aprendizaje que crea el docente en base a la legislación actual. Este entorno está contextualizado a un grupo de alumnos, aula, curso, etapa educativa y materia o materias. Esta situación de aprendizaje está conectada con el currículum trabajando diferentes competencias clave y específicas y con unos objetivos didácticos. Las situaciones de aprendizaje gozan también de evaluación, definiendo el docente los criterios de evaluación que utilizará. Y esta evaluación será formativa, siendo conocedor el alumno previamente sobre cómo se le va a evaluar, sobre qué contenidos, etc., permitiendo así la autorregulación del aprendizaje.

El docente también potenciará las estrategias metodológicas que motiven a todo el alumnado, fomentando el trabajo en grupo, micro grupo y gran grupo, así como el individual. Las situaciones de aprendizaje tendrán tareas y/o actividades que resulten interesantes para el alumnado, los anime a participar, crear, afrontar retos o desafíos, en definitiva que generen un aprendizaje significativo, estimulando la educación emocional, las funciones cognitivas y que favorezcan un buen clima en el aula. Los resultados de aprendizaje de estas situaciones deben ser útiles para el alumnado y tener transferencia para su día a día, su participación en la sociedad y el conocimiento del mundo que les rodea.

Esta definición es mucho más completa y permite al docente analizar cada uno de sus puntos. Es cierto que algunos de ellos pueden ser comprometidos, como por ejemplo, atender a los intereses del estudiante. ¿Qué sucede si el interés de un alumno es visualizar vídeos de humillación o acoso entre escolares?. Aquí es donde entra en juego el sentido común del docente, y el análisis de los intereses del alumnado en base a los principios éticos y morales que rigen la educación. Los intereses también se refieren a los intereses propios de cada franja etaria, desarrollo cognitivo, social, afectivo, región, cultura, etc.

Paso a paso: cómo diseñar una situación de aprendizaje

Anuncio

En los siguientes apartados mostraré cómo diseñar una situación de aprendizaje, que puede adaptarse a la forma de trabajar de cada docente.

  • Nombre de la situación de aprendizaje. Pon un nombre atractivo, por ejemplo, ‘Buscamos un tesoro en el medio natural’.
  • Contexto formal. Aquí deberás poner una tabla con los datos del curso, etapa, ciclo y número de alumnos para la que está destinada. También deberás poner las áreas que aborda, los planes del centro que trabaja y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el de Educación de Calidad ya viene incorporado de serie.
  • Justificación inicial. Este apartado será breve y deberá contener estos 4 subapartados en el que comentarás brevemente lo más destacado de tu situación de aprendizaje y su articulación con estos aspectos: fundamentación general, vinculación con la vida cotidiana, vinculación con los intereses del alumnado y reto establecido o problema a resolver. 

El ejemplo explicado en este artículo trata de preparar a través de diferentes clases una salida a la naturaleza con la cual los alumnos tendrán que buscar una serie de pistas y conseguir encontrar un tesoro escondido previamente por el docente. En las clases previas se podrán trabajar contenidos de orientación, brújula, accidentes geográficos, geología, biología, animales e insectos, plantas, climatología, planificar en un mapa la ruta, calcular el tiempo que le llevará caminar (matemáticas), etc. Es una situación de aprendizaje con plena transferencia a la vida real, y con la que el alumnado podrá aprender muchos conceptos diferentes de diversas áreas.

  • Concreción curricular. La justificación y enlace con los diferentes elementos prescriptivos del currículum. El profesorado deberá consultar el currículum y ver qué está abordando en cada uno de estos apartados desde su situación de aprendizaje: Objetivos, Competencias Clave, Competencias específicas, Saberes básicos, Criterios de evaluación y Descriptores operativos. 
  • Aspectos metodológicos. Aquí hablarás de cómo vas a enfocar la enseñanza-aprendizaje, métodos, estilos, modelos pedagógicos… También hablarás del agrupamiento del alumnado, etc.
  • Atención a la diversidad. Puedes hacer referencia a cómo se adaptará la situación de aprendizaje al desarrollo y características de cada niño, garantizando una educación inclusiva. También aborda el Diseño Universal de Aprendizaje, etc.
  • Recursos materiales e infraestructuras. Indica los espacios donde se desarrollará la situación, recuerda que estos pueden variar en función de la sesión programada. Cuantifica el material que utilizas en cada sesión. 
  • Cronograma de trabajo. Haz una tabla con el planning de las sesiones ubicadas en el espacio y en el tiempo.

En nuestro ejemplo, podríamos diseñar esta situación de aprendizaje para 10 sesiones, 8 sesiones de preparación de la salida, 1 de salida al medio natural y 1 de evaluación final y feedback.

  • Diseño de las actividades. Este apartado es muy importante, pues serán las actividades que darán sentido a la situación de aprendizaje. En este caso deberás copiar y pegar esta ficha tantas veces como actividades tengas. Mi propuesta es esta:
  • Actividad n.º
  • Nombre de la actividad
  • Objetivo o fin
  • Agrupamiento alumnado
  • Recursos materiales y espaciales
  • Metodología
  • Descripción
  • Criterios de evaluación (si hubiese)

En nuestro ejemplo podríamos planificar 2-3 actividades por sesión, por lo que podríamos tener 20 actividades diferentes con sus objetivos específicos y susceptibles de evaluación.

  • Evaluación Formativa. Describe el proceso de evaluación formativa de la situación de aprendizaje
  • Conclusiones. Señala la conclusión final de tu situación de aprendizaje.
  • Referencias bibliográficas. Incorpora aquí las referencias citadas en la fundamentación y otros apartados de tu situación de aprendizaje.

Y con esta sencilla planificación ya tendrás tu situación de aprendizaje que deberás ir adaptando a las características del grupo en cada curso escolar.