Hace unos meses las redes sociales se llenaron de cuadraditos de color gris, amarillo y verde, que hacían referencia al famoso juego Wordle. Cada día, el juego proponía una palabra oculta con cinco letras; la misma para todos los usuarios. Sin dar ninguna pista, el jugador tenía que ir eligiendo letras intentando acertar. Y tal fue el éxito que cosechó este pasatiempo que llegó a conseguir más de 300.000 usuarios en tan solo dos meses. 

Por ello, pronto comenzaron a surgir variantes de este juego inspiradas en multitud de temáticas: geografía, historia, arte, películas, matemáticas… Todas ellas siguen el mismo patrón -o muy similar- que el juego inicial y se han convertido en un pasatiempo educativo tanto para adultos como para jóvenes. Estos pueden utilizarse en el aula como herramienta de gamificación en diversas asignaturas, sobre todo en los últimos cursos de Secundaria y Bachillerato.

Nerdle

Anuncio
Nerdle Juegos Alternativos A Wordle

Para los amantes de las matemáticas, este pasatiempo tiene la misma estructura que Wordle con la diferencia de que el objetivo aquí es resolver una operación matemática. Cuenta con varios símbolos que representan operaciones de suma, resta, multiplicación y división así como con números del 0 al 9. Los participantes deberán formular diferentes combinaciones con el fin de encontrar la solución correcta. Si el número que se escoge está en el lugar acertado, se coloreará de verde; si está en la operación pero no ese sitio, de morado y si no corresponde con ninguno, permanecerá gris. Además, una cosa a tener en cuenta es que se aplica el orden estándar de las operaciones, es decir, las multiplicaciones y divisiones tienen prioridad respecto a la suma y resta. 

Worldle

Anuncio
Worldle

La silueta de un país es la pista clave para resolver este juego con el que se ponen a prueba los conocimientos de geografía física. Cuenta con seis intentos en los que hay que ir escribiendo la localización que se cree y para hacerlo más fácil, cada vez que se introduce un país (escrito en inglés), el juego indicará la distancia en kilómetros del territorio correcto para que sea más fácil de adivinar. 

Flagle

Flagle

Este juego está también pensado para practicar la geografía pero esta vez la rama política. Los jugadores deberán resolver de qué bandera se trata y para ello contarán con seis intentos. En primer lugar se muestra una silueta con cuadrados grises y según se van introduciendo países estos pasan a colorearse con los colores y símbolos reales de la bandera. Como en el anterior juego, también se dispone de pistas sobre la distancia en kilómetros. 

Framed

Framed Alternativas A Wordle

Para los más cinéfilos, en él hay que adivinar de qué película se trata a través de la observación de distintos planos o ‘frames’. Ofrece 6 intentos y por cada título que se introduzca va cambiando la imagen: las primeras son planos más detallados y las últimas escenas más icónicas o sencillas de reconocer. 

Picdle

Picdle

Gamificar la asignatura de Historia del Arte es posible utilizando este juego que propone un cuadro diario. Este aparece pixelado, aportando algunas pistas acerca de su posible distribución pero de primeras es muy difícil de resolver. Para ello se deben introducir títulos de cuadros en un máximo de 6 intentos. Con cada uno de ellos, el cuadro se irá revelando un poco más y si se acierta el autor pero no el nombre, uno de los recuadros aparecerá en amarillo a modo de pista. 

Panal

Panal

Un simil del programa televisivo ‘La ruleta de la suerte’ en el que hay que tratar de adivinar una frase completa a partir de una serie de letras. El jugador parte con una serie de puntos, que son con los que podrá ir comprando las vocales y consonantes que componen la oración con un máximo de 200 puntos y según se van seleccionado, aparecen en el tablero las letras correspondientes. El objetivo es resolverlo en el menor tiempo posible y si se consigue, se van acumulando puntos para el día siguiente.