Empieza otro curso y, con ello, llegan nuevos estudiantes. ¿Qué actividades podemos llevar a cabo en el aula para la primera toma de contacto y así poder conocerlos aunque sea un poco? ¡Os lanzo cuatro propuestas! Todas  ellas siguen la misma línea de las actividades sugeridas en ‘El cuaderno donde por fin me puedo expresar sin filtros. Yo y los míos’, un diario guiado que se puede usar en Tutoría para que los adolescentes reflexionen sobre sí mismos y sobre cómo construyen sus relaciones sociales.

Sex Education’ como inspiración

La serie ‘Sex Education’ vuelve con nuevos episodios y promete situar de nuevo en primer plano las dudas y los asuntos más relevantes en torno al sexo. De hecho, podemos aprovechar los carteles promocionales del estreno de temporada para los primeros días de clase y saber cómo se definen nuestros estudiantes, qué les gusta, qué les remueve…

Los nuevos pósters clasifican a los personajes de la serie como si fuesen plantas y por tanto identifican algún valor en común. Por ejemplo, Otis, el protagonista, es un celastro agridulce que aporta verdad y sanación. Es una idea brillante y que puede ser un filón.

Sex Education

Este curso lo inauguro con una tutoría nueva y, como toca empezar de cero, les voy a proponer que cada uno de nosotros elaboremos nuestro cartel como si fuésemos personajes de una ficción. Primero, decidiremos el nombre de nuestra serie y buscaremos el elemento con el que deberemos clasificarnos. En ‘Sex Education han optado por las plantas como homenaje al libro ‘El lenguaje de las plantas, pero también podríamos ser animales, minerales o lo que sea. ¿Qué características compartimos?

Para darle un poco más de contenido, también incorporaremos en el póster otros elementos que nos identifiquen (gustos, intereses, metas…). De este modo, quedará una buena ficha creativa de lo qué somos y de cómo somos. 

Pero, ¿cómo realizar los carteles? Aquí van los pasos a seguir:

  • Nos fotografiaremos de forma individual con el mismo fondo (liso) para todos.
  • Usaremos el programa Canva, que tiene infinitud de posibilidades, como eliminar el fondo de las imágenes, incluir títulos e insertar elementos visuales.
  • Imprimiremos los carteles y los colocaremos en el aula para que el resto del equipo docente pueda verlos.

Cuestionarios de Instagram

Otra actividad que voy a llevar a cabo puede recabar mucha información sobre los estudiantes. Con aires de cuestionarios de Instagram, les pediré que respondan cómo son y cómo se ven. Por ejemplo, les pediré que se definan con sus defectos y virtudes, que piensen en los intereses que tienen, a qué aspiran… Son preguntas que, al fin y al cabo, todos deberíamos hacernos año tras año para comprobar cómo vamos evolucionando.

Cuestionarios Instagram

La información que aportan las respuestas es muy valiosa y, en mi caso, suelo aprovecharla para elaborar actividades vinculadas a sus intereses. ¡La verdad es que no tienen desperdicio! Nombres de youtubers que hasta ahora desconocía, distintos influencers, aficiones inconfesables, series que devoran en sesiones maratonianas, aplicaciones del día a día, lecturas memorables… 

Un meme como punto de partida

El año pasado por estas mismas fechas llevábamos demasiados meses sin reencontrarnos con nuestros estudiantes. Por ello, quería saber cómo había cambiado el alumnado de mi tutoría durante el periodo pandémico y les propuse una actividad relacionada con el famoso meme de ‘¿En qué mesa te sentarías?’ Se trata de una imagen de un comedor escolar con varias mesas que están ocupadas por celebridades o personajes de ficción. A raíz de esto se me ocurrió lo siguiente: ¿y si crearan su propio meme? 

meme

Una propuesta de apariencia simple, pero que me permitió descubrir si estaba rodeado de artistas, lectores, gamers, otakus, matemáticos… Por supuesto, todas las respuestas también me dieron muchísimo juego en las clases posteriores.

En cuanto a la parte práctica: ¿cómo realizar el meme de la clase?

  • Situar una plantilla muda del meme en un documento compartido.
  • Hacer que los estudiantes piensen en algo que los identifique por encima de todo, ya sea una app, una serie, un deporte, un lugar, un grupo musical…
  • Buscar la imagen del elemento en cuestión en formato PNG, es decir, transparente. Después, hay que insertarla en una de las mesas asignadas del meme.
  • Imprimir el meme final y colocarlo en el aula.

El resultado y la experiencia fueron positivos y todo en clave de humor. El meme resultante se convirtió en decoración para el aula y en una representación simbólica del grupo. Os presento a mi tutoría del curso pasado (*foto)

Somos lo que leemos

Para finalizar, lanzo una propuesta a la inversa. Queremos conocer a nuestros alumnos, pero ¿y si ellos también pudieran saber un poco de nosotros? ¿Y si llegáramos el primer día a clase con los libros que nos hemos leído durante los meses de verano como carta de presentación de cómo somos? Incluso podrían ser aquellos títulos que nos han marcado desde la infancia hasta ahora. ¿Qué libros llevaríamos? ¿Qué obras nos han ensimismado? ¿Qué géneros no suelen faltar en nuestra mesilla de noche?

Esta actividad, que la he llevado a cabo otros años en el aula, me ha proporcionado gratas sorpresas al ver las reacciones de los estudiantes. Se sorprenden, agradecen el acercamiento y hasta algunos se anotan los títulos literarios que me han fascinado. En definitiva, si somos lo que leemos, ¿por qué no aprovecharlo para naturalizar la lectura con el fin de describirnos?