Resulta increíble que hayan pasado ya 10 años desde que pusimos en marcha un medio de comunicación destinado a acompañar a la comunidad educativa (docentes, equipos directivos, familias, alumnado…) en un momento en el que las nuevas tecnologías comenzaban a integrarse en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Lejos de ser una moda pasajera, pronto nos percatamos de que eran unas herramientas que llegaban para quedarse.

Eran los tiempos del proyecto Escuela 2.0, del aterrizaje masivo de esos pequeños ordenadores portátiles llamados netbooks de bajo coste y que pronto pasaron a la historia con la llegada de las tabletas. No pasó mucho tiempo sin que nos diésemos cuenta de que, aunque la tecnología estaba en nuestro ADN, no debíamos ser un medio de comunicación exclusivamente centrado en ella, sino en la innovación educativa en su sentido más amplio.


La clave

El cambio metodológico era y sigue siendo la clave, una transformación que haga posible que el alumnado se convierta en el protagonista de su propio proceso de aprendizaje y en el que, por supuesto, la tecnología puede ser un gran aliado, pero nunca un fin en sí misma.

ilusión y compromiso con la educación

Diez años después nos hemos convertido en el medio de comunicación líder de educación en España y continuamos persiguiendo ese objetivo con el mismo entusiasmo. Todos los centros que se suscriben anualmente a nuestra revista y los millones de lectores y seguidores en redes sociales que están al tanto de los artículos que publicamos en nuestra web nos sirven de acicate para no perder la ilusión en ningún momento por la labor que realizamos y la responsabilidad que tenemos ante la comunidad educativa.

Por supuesto, el apoyo que todos los años nos brindan las principales firmas del sector, apostando por nuestros canales para presentar sus soluciones es clave y sólo puedo tener palabras de gratitud por la confianza que depositan en nuestro medio. Y, por último y no por ello menos importante, todo lo conseguido hasta la fecha y lo que nos espera en el futuro no sería posible sin el gran equipo que forma EDUCACIÓN 3.0. Sin su entusiasmo y profesionalidad, este proyecto nunca hubiese sido posible.