El número de aplicaciones que integran inteligencia artificial generativa no para de crecer, su popularidad es cada vez mayor y muchas de ellas se utilizan en el ámbito educativo por las posibilidades que ofrecen. Si a esto se le añade su facilidad de uso nos encontramos ante una situación que obliga a replantear el desarrollo pedagógico. Dentro de este contexto, Desirée Gómez Cardosa y Guillem Garcia Brustenga, expertos en detección y análisis de tendencias IA del eLearning Innovation Center (eLinC) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), analizan las principales tendencias que se verán en las aulas a lo largo de este año y que mejorarán el proceso educativo. Además, identifican varios riesgos que deben tenerse en cuenta. 

Avatares y en múltiples lenguas

Anuncio

Uno de los cambios es la generalización de la IA para crear vídeos de avatares (pueden estar protagonizados por personas reales o ficticias) con un lenguaje natural en diferentes idiomas. Gracias a aplicaciones como HeyGen o Synthesia, estas representaciones humanas generadas por ordenador ayudarán a ofrecer una experiencia educativa más personalizada y accesible a escala global. Por ejemplo, permitirán a los docentes crear avatares propios que den clase en el idioma nativo de todos los estudiantes, aunque en realidad no lo hablen.

Preparación de asignaturas

Anuncio

El profesorado adoptará la inteligencia artificial generativa como un elemento de apoyo a la preparación de las materias. Los chats conversacionales como ChatGPT y herramientas como ChatPDF les ayudarán a planificar el curso, buscar e indexar información, perfilar propuestas metodológicas o sugerir recursos educativos en línea, entre otros ejemplos.

Profesor Chatgpt

Servicios para la educación a través de API 

Se detecta un interés por avanzar en la aplicación de la IA en la docencia con la aparición de empresas emergentes especializadas en esta tecnología que desarrollan interfaces de programación de aplicaciones (API) dirigidas al campo de la educación. Esto abre la puerta a añadir un grado de automatización a tareas como la creación de contenidos, la evaluación de los estudiantes y la gestión de las clases. Además, se están desarrollando nuevas aplicaciones que permiten a cualquier usuario crear herramientas educativas de IA personalizadas, aumentando así la democratización de la educación asistida.

Integración en los estudios artísticos

La integración de la IA en los estudios artísticos se perfila como una herramienta más de creación para elaborar obras innovadoras o para hacer tareas de asistencia en el proceso creativo. Midjourney, DALL·E o Runway son algunas de estas herramientas que ya permiten trabajar en la creación de imágenes y de vídeo para generar obras de arte visual de alta complejidad y que cada vez son más utilizadas por una base de profesionales especializados en estos ámbitos artísticos y que no para de crecer.

Experiencias de aprendizaje personalizadas

El aprendizaje adaptativo basado en la IA y en la actuación del estudiante llegará al sector educativo como una fusión de tecnologías y metodologías pedagógicas fundamentadas en la explotación de datos. El objetivo es optimizar la educación en función de las necesidades únicas y la evolución de cada estudiante, lo que permitirá crear o adaptar materiales y experiencias de aprendizaje de manera personalizada.

Tendencias Ia En Estudiantes.

Infografías, presentaciones, glosarios. Ahorro de costes y tiempo

El último uso tiene que ver con la creación de recursos de aprendizaje de diferentes maneras. Algunas de estas posibilidades son apoyar a la hora de estructurar, idear y crear infografías; generar presentaciones de diapositivas con herramientas como SlidesAI o Tome, o contribuir a la creación de glosarios. Todo ello ayudará a los docentes a reducir la externalización y los costes, así como a ahorrar tiempo en la elaboración de los contenidos.

Advertencias y peligros

Los expertos de la UOC también advierten, por otra parte, que, más allá de los beneficios, la automatización de ciertos procesos y la delegación de decisiones, la inteligencia artificial puede comportar algunos riesgos. Principalmente, destacan una delegación excesiva en la IA de tareas propias de los docentes, el peligro de que los sesgos de los algoritmos afecten a la calidad de los materiales generados y que, dada la ebullición del sector y la aparición de nuevos agentes, los datos personales puedan estar en peligro.

Además, existen riesgos más específicos como que la sofisticación de las herramientas para crear avatares o replicar voces puede dar pie a la desinformación o la suplantación de la identidad; o que la integración de la IA en el proceso artístico cuestiona cómo se establece la propiedad intelectual y puede obligar a redefinir el concepto del proceso creativo.