Scrum o cómo fomentar el trabajo cooperativo en el aula

2
Scrum

El desarrollo de la capacidad para trabajar en equipo es una de las habilidades extra curriculares que adquieren los estudiantes durante su educación, para lo que se emplean todo tipo de técnicas. Una de ellas, que está empezando a popularizarse, es Scrum.

Esta metodología tiene precisamente como objetivo fomentar la colaboración y la responsabilidad a través del aprendizaje auto dirigido. Y es aplicable a cualquier tipo de material, ya sea una serie de lecciones sobre una determinada asignatura, el capítulo de un libro, etcétera. Es el docente quien lo decide y establece el objetivo a conseguir.

En la práctica

Basado en un control empírico de los procesos, el marco de trabajo del modelo Scrum requiere establecer unos principios de transparencia para que haya una comunicación fluida durante el desarrollo del proyecto entre todos los participantes. Por ejemplo, aceptar una definición común de “Trabajo terminado”.

Scrum en la práctica

Además, todos deberán inspeccionar regularmente los progresos que se están realizando. Es la única forma de detectar errores o desviaciones que les alejen de su objetivo. Es recomendable que esas revisiones se realicen de manera conjunta entre profesores y alumnos. Si se determina que uno o más aspectos del proceso pueden amenazar el resultado final, hay que corregirlo cuanto antes.

Y para hacerlo de forma efectiva sin que se vea afectado todo el proyecto, el trabajo se divide en varias partes: cualquier modificación en una de ellas solo afectará a la pieza implicada, y no supone empezar todo el plan desde cero.

Aprendizaje responsable y autónomo

El modelo Scrum contempla los siguientes roles de los participantes: Scrum Master o coordinador del proyecto; Product Owner o dueño del producto; y Team o equipo de especialistas.

En el aula, el profesor ejerce de Product Owner. Es quien determina qué se debe aprender, supervisa la calidad de los resultados y los evalúa.

Por otro lado, los equipos están formados por cuatro alumnos, que se auto organizan y son multidisciplinares. Uno de ellos adopta el rol de Scrum Master, que es elegido por el profesor o por la clase. Cada Scrum Master forma su equipo teniendo que cuenta que ha de ser multidisciplinar y que los miembros han de tener habilidades complementarias. Además, durante el desarrollo del proyecto, se asegurará de la correcta ejecución de los procesos.

Aprendizaje responsable y autónomoEl trabajo comienza sobre un tablero, donde los estudiantes adquieren una visión general del proyecto que van a realizar y van colocando sus aportaciones con notas adhesivas. El profesor, por su parte, ejerce de guía pero dejando que sean los alumnos quienes trabajen de forma autónoma. Son ellos los que establecen los tiempos y crean sus tareas. Saben cómo y por qué tienen que hacer algo y adquieren conciencia del grado de importancia que tiene lo que hacen, tanto para ellos mismo como para el equipo.

Así, cada uno va descubriendo cuáles son sus cualidades e identifica las de sus compañeros. Se adquieren habilidades como la planificación, la reflexión, la escucha y la retroalimentación. Y se fomenta la idea del trabajo en equipo como vía para conseguir el mejor resultado posible. Además de ayudar a los jóvenes a mejorar la confianza en ellos mismos y en los demás.

Del desarrollo de software al entorno educativo

Scrum –melé, en español– es un término inglés proveniente del rugby. Se utiliza para definir una jugada en equipo para hacerse con el balón: una forma de trabajo similar a la que se adoptó en los años 80 para el desarrollo más eficiente de software.

Del desarrollo de software al entorno educativoEn Holanda ya se fijaron en esta metodología hace unos años y en 2012 se establecieron las bases para su aplicación en la enseñanza en la guía eduScrum. Dentro de ella es esencial contar con equipos capaces de auto organizarse y con individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.

Los creadores de eduScrum afirman que el uso de esta metodología puede iniciarse a cualquier edad y en cualquier materia, pero sobre todo en aquellas en las que la cooperación tenga un valor primordial.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre