La importancia de la impresión 3D en la enseñanza superior

La transformación de la industria hacia modelos digitales obliga a contar con herramientas adaptadas a ello en la enseñanza superior. Gracias al uso de impresoras 3D, el alumnado desarrolla algunas de las cualidades más demandadas en el mercado laboral.

importancia de la impresión 3D

La adquisición de habilidades digitales es esencial para que los estudiantes se incorporen con éxito a un mercado laboral con una creciente demanda de perfiles tecnológicos. En determinados sectores, además, se requiere el uso de herramientas muy específicas con las que el alumnado ha de empezar a familiarizarse durante su etapa formativa.

Una de las que más importancia está adquiriendo es la impresión 3D, especialmente en el desarrollo de diseños y creación de prototipos en disciplinas como medicina, textil, automoción e ingeniería para, por ejemplo, plantear turbinas avanzadas o componentes complejos para máquinas.

De hecho, nueve de cada diez profesionales de la enseñanza superior considera que la adquisición de estos conocimientos es fundamental para aprender a materializar conceptos complejos, según recoge un estudio de Ricoh sobre el uso de la impresión 3D en este ámbito.

Impresoras 3D como recurso necesario

El 65% de los encuestados sostiene que la impresión en 3D es un componente cada vez más importante de materias STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Conscientes de esta necesidad, el 84% de las instalaciones educativas ya ha invertido o planea invertir durante los próximos dos años en las prácticas de ‘Maker Education’: tecnologías de impresión que permiten a los estudiantes construir y personalizar objetos para apoyar su aprendizaje.

En el Fab Lab de ETSIDI Ingenia Madrid, el laboratorio de fabricación digital de la Universidad Politécnica de Madrid, por ejemplo, llevan utilizándose desde que comenzaron su actividad. “Considerábamos que eran fundamentales al ser una tecnología muy puntera que se está empleando en fabricación digital para muy diferentes aplicaciones”, explica Rosa Ocaña López, profesora titular de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial.

“Fueron uno de los primeros equipos adquiridos por el laboratorio por la versatilidad que muestran, por su fácil acceso y manejo para materializar los diseños tridimensionales proyectados por los estudiantes”, continúa, reconociendo que su uso se ha incrementado exponencialmente a lo largo de los años.

importancia de la impresión 3D en clase

En la Escuela Superior de Diseño, por otro lado, las impresoras 3D se incorporaron al introducirse una asignatura optativa en la que el alumnado podía construir su propia impresora. “Uno de los participantes de aquel primer curso es ahora profesor de la escuela en la asignatura de Producción por control numérico”, cuenta Altamira Sáez, profesora especialista en las asignaturas de Modelos y Prototipos de la especialidad de Diseño de Producto.

Formación más digital

En ambos centros tienen claro que las nuevas formas de fabricación son fundamentales para el futuro profesional de los alumnos. “Los planes de estudio se conformaron antes de que la geometría y los sistemas de representación pasarán a ser digitales en su uso profesional cotidiano. Por ello, no siempre atienden a las necesidades actuales”, sostiene Sáez.

Así, en la Escuela de Diseño han introducido estos contenidos a través del taller de fabricación digital. En las asignaturas de la especialidad de producto se utilizan las impresoras 3D para aprender a crear prototipos desde el primer curso. De manera puntual, también se emplean en asignaturas en las que los docentes desean incorporar la fabricación digital como parte de su programa.

En el Fab Lab de ETSIDI, por otro lado, los estudiantes emplean esta tecnología como una herramienta más en el diseño de producto. Les permite materializar los diseños que proyectan de una manera fácil y cómoda respecto a otros procesos de fabricación más sofisticados y con mayor requerimiento técnico.

“Pueden fabricar maquetas o prototipos con diferentes materiales y acabados para mejorar el diseño final. Su versatilidad y  variedad, junto con su rapidez y coste, han convertido a la impresión 3D un equipo muy competitivo”, explica Ocaña.

alumnos con impresión 3D

El eslabón del cambio tecnológico

El 66% de las instituciones educativas que han participado en el estudio de Ricoh afirma que invertir en nuevas tecnologías de impresión es clave para atraer a nuevos estudiantes y mejorar su satisfacción.

Entre sus ventajas destaca que es una tecnología para lo que no se necesitan conocimientos técnicos avanzados. “Hay mucha información y software libre al que se puede acceder muy fácilmente y que ayuda al intercambio de datos, manejo, conocimiento de las posibilidades, etc.”, señala la profesora de ETSIDI. Además de que fomenta el espíritu colaborativo, gracias a la existencia de una comunidad de makers dispuesto a ayudarse y a aportar su trabajo.

Por su parte, Sáez apunta a la impresión 3D como “un eslabón del cambio fundamental de la geometría como disciplina, cuando las herramientas de cálculo son modeladores informáticos en vez de el compás y las reglas. La principal ventaja es que ahora, a través de las impresoras 3D, hacemos que los alumnos aprendan a modelar con geometría digital”.

Esta docente, que lleva tres años extendiendo el uso del taller digital en la Escuela Superior de Diseño, concluye que “desde la técnica transmitimos la teoría para formar diseñadores adaptados al cambio tecnológico”.

Periodista contadora de historias y escribiendo sobre tecnología desde hace casi dos décadas. Totalmente de acuerdo con Hesíodo, poeta de la Antigua Grecia: "La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que se es capaz de ser"

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre