Tocar un instrumento mejora las capacidades cognitivas de los menores, ejercita el sistema psicomotriz y aumenta la coordinación, entre otros beneficios. Si, además, participan en la creación de cualquiera de ellos, se divertirán por partida doble: personalizándolos y, luego, tocándolos. Los distintos tipos de instrumentos musicales reciclados, cómo suenan o para qué se utilizan son algunas de las cosas que pueden aprender con las manualidades que seleccionamos a continuación. 

Pandereta

Los materiales necesarios para esta manualidad son platos de papel o de plástico, cinta o hilos de colores, pequeños cascabeles o chapas, tijeras, perforadora de agujeros y pegatinas o témperas para decorar. El primer paso será realizar cinco agujeros en el borde de dos platos y colocarlos de modo que coincidan los orificios. Para continuar, se introduce un cascabel o una chapa de cualquier botellín dentro de una cinta de color; ésta, a su vez, se utilizará para unir los dos platos haciendo un nudo para que no se deshaga. Para terminar, los pequeños pueden decorar su pandereta con pegatinas o con dibujos hechos por ellos mismos directamente en su nuevo instrumento. 

Castañuelas

Con un trozo de cartón y dos chapas de botellas es posible crear unas castañuelas recicladas. Basta con dibujar y cortar la forma de este instrumento en el cartón, de manera que luego pueda plegarse por la mitad. Para conseguir el sonido característico de las castañuelas, en cada uno de los extremos interiores hay que pegar las chapas (una por lado). Luego, pueden pintarse. 

Maracas

Existen diferentes maneras de conseguir unas maracas caseras como instrumentos musicales reciclados. La más fácil es rellenar dos botellines de plástico con legumbres, botones, arena…, casi cualquier elemento que pueda producir ruido. Otra forma de conseguirlas es recogiendo algunas cáscaras de nuez y pegándolas a la parte inferior de un hilo; después, se unen con un nudo y, al mover el artilugio, se crea un ruido similar al del instrumento. Una alternativa más: emplear un tubo de cartón al que se le deben colocar dos tapas e introducir elementos como los mencionados para las botellas de plástico

Xilófono 

Xilófono instrumentos musicales reciclados

Estos instrumentos musicales reciclados son muy fáciles de crear. Después de conseguir varias botellas de vidrio duro, cada una se llena con cantidades distintas de agua, con el fin de que produzcan diferentes sonidos. Para hacer más vistoso el instrumento, se pueden agregar unas gotas de témperas de colores a las botellas y conseguir un efecto más divertido. Ya solo hace falta coger una cuchara de madera o de metal y golpearlas para crear distintas melodías. 

Flautas

Flauta instrumentos musicales reciclados

Basta con reunir 25 pajitas y tener a mano celo transparente. Deben cortarse a distinta altura, de modo que se consigan diferentes notas musicales. Luego, se colocan una seguida de la otra sobre una superficie y se unen con celo por los dos lados (se puede enrollar el instrumento varias veces para evitar que se descuelguen). ¡La flauta está lista para tocar!

Tambor 

Con latas de patatas o de cacao y varios globos se crea un instrumento de percusión. Solo hay que abrir la boquilla del globo y colocarla alrededor de la lata hasta que tape toda la parte superior. Unos palos de madera pueden hacer las veces de baquetas. Además, si se unen varias latas con celo y se les añade una cinta para colgar, podrán llevar su instrumento allá donde quieran.