Técnicas para trabajar las emociones: ‘Siembra emociones, recogerás calma’

0
Técnicas para trabajar las emociones

¿Cómo pueden los estudiantes enfrentarse a sus emociones para gestionarlas y regularlas? Esta experiencia impulsada por Adriana Goñi y Alba Alonso, tutoras de 3º de Educación Infantil de Colegio Sana Ana de Estella de Navarra, ofrece una respuesta a través de un proyecto que proporciona los recursos necesarios para practicarlos en distintos contextos. Además, dota también de herramientas a las familias para mejorar la educación emocional en el hogar.

En nuestra realidad educativa de aula, observamos la fuerte necesidad de dar respuesta a los conflictos emocionales que suponen los obstáculos que el día a día nos presenta. Es decir, se trata de hacer que nuestros alumnos sean emocionalmente competentes para que sepan enfrentarse a distintas situaciones gestionando sus emociones y aprendiendo de ellas. Para ello, trabajamos con un programa propio de educación emocional de forma transversal a lo largo de todo el curso en el que integramos mindfulness, dinámicas y actividades, talleres

Proyecto siembra emociones

Es dentro de este programa donde se enmarca este proyecto en el que, además de poner en práctica y aprender técnicas y estrategias de regulación emocional, los estudiantes crean su propio kit con recursos materiales para utilizarlos en momentos de nerviosismo, estrés, exaltación, frustración o ira. Se trata de extrapolar lo aprendido y vivenciado en el aula a otras situaciones de su entorno familiar, para lo cual se ofrecen a las familias estrategias y recursos que faciliten esta gestión.

Técnicas para trabajar las emociones

Los alumnos crean su propio kit con diferentes materiales practicando técnicas y estrategias como las que, a continuación, se indican.

  • Plumas

En parejas se sientan en frente uno del otro. La persona que va a recibir el masaje cierra los ojos y la otra coge la pluma. Pasamos con la pluma por las distintas partes de su cara, haciendo formas y movimientos. También se pueden coger las manos y acariciarlas con la pluma. Después hay que cambiar los papeles.

  • Pelotas antiestrés

Pelotas blanditas para apretar fuerte cuando se está nervioso o enfadado, estrujarlándolas y dándoles diferente formas.

  • Bote de la calma

Al mirarme piensa que tus pensamientos son como la brillantina. Si me agitas, la brillantina está revuelta. Si me calmo, la brillantina está tranquila en el fondo. Hay que mover la botella de la calma y concentrarse en cómo se mueve la brillantina y cómo pasa de un estado de nerviosismo y exaltación a la calma y tranquilidad.

Técnicas para trabajar las emociones Bote de la calma

  • Vela

Se enciende una vela y el estudiante simplemente observar su llama, enfoca su atención y liberala mente de cualquier otro pensamiento. Cuando la llama esté interiorizada en su cabeza que cierre los ojos y la visualice, que recuerda su color, su forma, cómo bailaba la llama..  Si se ‘pierde’ que vuelva a abrir los ojos y se centre de nuevo en la llama.

  • Diamantes

Se coloca una bolsita de diamantes encima de la tripa y se observa cómo sube y baja cuando respiramos (si no se mueve es que no se está respirando bien). Luego, hay que sacar todos los diamantes de la bolsita y volver a meternos de uno en uno despacio, contándolos, observando sus colores, palpando su forma… ¿Falta alguno?

  • Soplador de pompas

Hay que respirar e intentar hacer pompas con calma. Mirar cómo vuela la pompa y seguirla.

  • Gusano

Este gusano tiene ganas de salir, pero solo puede andar pasito a pasito y en línea recta. Hay que ayudarle soplando y mirar cuánto es capaz de recorrer.

  • Cubo de las emociones

¿Cómo te sientes? ¿Estas triste, nervioso, alegre…? Hay que tirar el dado, identificar qué emoción es, recordar una situación que te hizo sentir así y compartirla.

Cubo de las emociones Técnicas para trabajar las emociones

  • Ruleta posturas de yoga

Girar la ruleta y practicar sus diferentes posturas.

  • Comecocos emocional

Un juego de papiroflexia para jugar a trabajar las emociones y a expresarlas de manera muy divertida.

Metodología empleada

Se ha utilizado un enfoque metodológico globalizado para trabajar la educación emocional y el mindfulness de forma transversal. Con el objetivo de lograr aprendizajes emocionales significativos y funcionales que sean útiles para el alumnado en su vida cotidiana, éste se convierte en el principal protagonista de su aprendizaje adoptando un rol activo. Es decir, se crean y propician experiencias emocionales vivenciales y generalizables a otros contextos en las que el alumno participa activamente. En este caso, nos hemos centramos en el contexto familiar contando para ello con la participación y colaboración de las familias.

Con una metodología individualizada se adapta la ayuda pedagógica a las características emocionales individuales de cada alumno. El profesor adquiere un rol de guía y mediador, proporcionando modelos de actuación y propiciando situaciones de aprendizaje que permitan adquirir estrategias emocionales que desarrollen las competencias emocionales en sus alumnos. Estas estrategias son vivenciales y permiten que el alumno explore, experimente, interactúe y descubra. Para ello se emplean distintas herramientas y recursos de la vida cotidiana basados en diferentes centros de interés del niño de forma lúdica y motivadora: situaciones de juego, cuentos, dramatizaciones, canciones, actividades

Familias y educación emocional

Integrando la educación emocional de forma transversal en el aula logramos que de forma lúdica y cooperativa el alumnado desarrolle desde edades tempranas habilidades para la vida, potenciando su desarrollo no solo académico sino también personal y social.

Conclusiones acerca de la educación emocional

Es imprescindible integrar la educación emocional en el aula desde estas edades tempranas, solo así podremos crear personas que además de ser competentes académicamente sean felices y capaces de afrontar los conflictos emocionales de la vida para salir fortalecidos de ellos.

Queremos alumnos felices, autónomos, seguros de sí mismos y capaces de desenvolverse en la sociedad actual; una sociedad en la que jugamos con tiempos muy rápidos que generan situaciones de estrés y frustración, por lo que la persona que haya adquirido y tenga interiorizadas habilidades de gestión, regulación y control de emociones -ayudada con la práctica de mindfulness- ganará salud y bienestar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.