El parque natural de la Sierra de Mariola es uno de los más importantes de la provincia de Alicante: tiene una extensión de más de 17.000 hectáreas y está formado por los términos municipales de siete poblaciones: Alcoy, Cocentaina, Muro, Bocairent, Agres, Banyeres y Alfafara. Con el alumnado de 5º de Primaria llevamos a cabo un proyecto de aprendizaje-servicio, ‘SOS Mariola’, a favor de este espacio protegido. Un trabajo de más de seis meses que ha girado en torno a cuatro ámbitos de actuación diferentes: naturaleza, patrimonio, personas y animales. Al mismo tiempo, gracias a este proyecto pudimos trabajar la figura del poeta Miguel Hernández y fomentar entre los estudiantes el hábito lector.

Paso a paso, problema a problema

Anuncio

Los estudiantes que han participado en el proyecto tienen un escaso o nulo arraigo a la naturaleza, un elevado nivel de sedentarismo y muchas horas de tecnología a sus espaldas. Por eso, empezamos analizando varias noticias de prensa en el aula y descubrimos que el parque natural estaba lleno de basura. Mediante la realización de un trabajo cooperativo (Aprendizaje Basado en Problemas) el alumnado diseñó una hoja de ruta para solucionar este problema: recorrer a pie y limpiar, nada más y nada menos, que 122 kilómetros en cinco excursiones, en las que aprovecharon para vivir rutas literarias muy variadas (miedo, costumbres, tradiciones populares…). 

Fue en una de estas salidas donde descubrieron otro problema: la campana antigua del santuario de Agres estaba rota desde hacía muchos años y los habitantes no podían celebrar las fiestas patronales con normalidad. En la asamblea nocturna de esa excursión diseñamos el ‘manos a la obra’ para recaudar 5.900 euros y arreglarlo. Euro a euro, los menores consiguieron la cantidad que necesitaban vendiendo material solidario (imanes, bolis y vasos), y mandamos la campana para restaurarla.

Sos Mariola Aprendizaje-Servicio

Un tiempo más tarde, nos visitó Ramón Micó, presidente de Cáritas de Banyeres de Mariola, y los menores se percataron de que el economato de esta población necesitaba aceite de oliva para las familias más vulnerables. Entonces, por primera vez en sus vidas, acudieron al campo para recolectar aceitunas y conocieron la dura vida de los jornaleros. Aprendieron el procedimiento para elaborar aceite ecológico, y finalmente se lograron entregar 140 litros. Aprovechamos esta actividad para hablar del poeta Miguel Hernández y los estudiantes memorizaron y recitaron ‘Andaluces de Jaén’ disfrazados de agricultores desfilando por una pasarela improvisada con las mesas del aula. 

Sos Mariola Aprendizaje-Servicio

Y, por último, intentamos ayudar a evitar la extinción de varias especies. Por un lado, las ovejas valencianas de la Sierra de Mariola: le regalamos dos machos a otro pueblo, adquiridos gracias a otra pequeña campaña económica de venta de carpetas de cartón reciclado. Y, por otro, la gallina alicantina: instalamos en la clase una incubadora donde llegaron a nacer 12 pollitos que pasaron a vivir en el gallinero del colegio. Conforme fueron naciendo más los hemos ido regalando a las masías. Además, durante una excursión para pastorear las ovejas el alumnado exploró de primera mano el oficio que también tuvo Miguel Hernández. 

Aprendizaje-Servicio

‘SOS Mariola’ sigue 

Anuncio

En el presente curso escolar, y con la misma promoción ya más preparada para la causa que hace un año, hemos continuado ‘SOS Mariola’. En colaboración con los trabajadores del parque natural, recuperamos una senda erosionada de tres kilómetros a causa de la mala praxis de los excursionistas, mediante la colocación de letreros, eliminando atajos creados y con una campaña de sensibilización. En segundo lugar, reforestamos una parte importante del parque con especies vegetales escasas en la zona como el enebro, la madroño, el pino negro, la sabina, la carrasca… Y, por último, junto a la Consejería de Medio Ambiente, repoblamos algunas charcas con gallipatos criados en el mismo colegio.

Este proyecto de aprendizaje-servicio multiplicó la participación activa de todo el alumnado, conectó los aprendizajes curriculares con varios servicios reales y consiguió una transformación social. Además, logramos vertebrar un trabajo en red donde valores como la empatía, la afectividad, la solidaridad, el compromiso y la ética del cuidado fueron los actores principales.