5 estrategias probadas que previenen la mala conducta

En ocasiones, adolescentes y niños pequeños pueden comportarse de forma similar aunque difieran mucho en edad. La psicóloga Sonia Fernández ofrece varias estrategias para prevenir la mala conducta.

prevenir la mala conducta

Como madres/padres o docentes nos gusta que se sigan unos patrones, una educación y un respeto de forma continuada. Queremos niños perfectos que se porten bien día y noche pero eso es muy complicado. Siempre puede aparecer una conducta que no nos gusta o no creemos que sea apropiada. Recopilamos diferentes estrategias probadas para prevenir la mala conducta.

En niños de 2 años aún se están desarrollando el control emocional y comportamental, por ello rompen cosas, muerden y hacen cantidad de prácticas que nos gustaría evitar. Y, en la adolescencia, el desarrollo cerebral continúa. Esto explica la carencia de control racional que han aprendido. Por ello adolescentes y bebés se pueden comportar de forma similar aunque difieran mucho en edad.

Así, que sea un adolescente o un niño más pequeño, no se puede controlar siempre el comportamiento de tus hijos.

“De qué sirve que un niño sepa colocar Neptuno en el Universo, si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia”. José María Toro

Conoce 5 estrategias para prevenir la mala conducta

1. La risa

risa madre

La mejor forma de aprendizaje es a través del juego. Los niños más pequeños adoran jugar continuamente y hacer “el payaso”, y bueno, a los adultos también nos gusta reírnos.

Cuando nos reímos (con gana) liberamos  endorfinas y dopamina. Entonces disminuye el nivel de estrés y aumenta la alegría.

Ayudar a canalizar los sentimientos a través de la risa cambia el estado de ánimo y elimina la tensión que hay acumulada ante el conflicto aparente.

¡Eres muy rápido para mí! ¡¿Cómo lo haces?! Haz que tu hijo se sienta poderoso, que se ría, cuanto más se ría menos espacio queda para mantener un comportamiento inadecuado.

Otro ejemplo es, si la cosa empieza a ponerse fea, cogerlo por los brazos y decir: ¿Te has quedado sin brazos? O, dónde queda el típico ¿vendo un saco de patatas?, o hacerte pasar por un personaje gracioso y cambiar el tono de voz, ¡eso les gusta mucho!

Esto sirve con niños más pequeños, pero para calmar tensiones con un preadolescente o adolescente una guerra de almohadas es lo más fructífero.

Juega, simplemente lleva su atención hacia algo que calme su ira, hasta que su emoción haya cambiado.

prevenir la mala conducta

2. Conexión

En ocasiones se comportan mal porque estamos desconectados nosotros de ellos y ellos de nosotros. Entonces aparecen las malas contestaciones, muecas incómodas, miradas desafiantes… y, simplemente, lo que se necesita en este momento es decir algo como: “Creo que todos necesitamos un abrazo…”

El poder del abrazo es abrumador. Inmediatamente se genera un estado y vibración de calma que era el que deseabas segundos atrás.

abrazo mala conducta

3. Mochila emocional

En los momentos en los que jugando no se consigue un cambio emocional, es cuando podemos apreciar que algo más profundo ocurre.

Todos guardamos con cautela una mochila en la que está a salvo todo lo que nos duele, y nos sentimos más seguros cuando queda ahí guardado sin aparecer. Pero esas emociones afloran en modo de conductas inapropiadas que hacen daño a los demás, y a uno mismo. Entonces aparece ansiedad que hace que adulto y niño estén desconectados el uno del otro. Los niños deciden no cooperar, y en breve su ira subirá y acabará atacando.

Es idóneo aquí crear un estado de seguridad ya que es donde más vulnerable se siente. Acércate y mirándole a los ojos con total tranquilidad y demostrando que te importa cómo se siente le dices algo así como: “¿Cómo te encuentras, estás bien? Yo me siento un poco extraño porque me gustaría acercarme a ti y hablar pero no sé cómo. Me entristece pensar que podamos alejarnos. Estoy aquí para lo que me necesites”. Eso ablandará su corazón, y caerá rendido llorando.

Si has sido compasivo, has probado con la risa y con el juego durante un tiempo prudencial que le ha permitido entender que realmente estás ahí para lo que necesite, se sentirá seguro como para expresar su dolor oculto. Una vez ha quedado liberada la emoción oculta, esa sensación de tensión incómoda desaparece. Relax, afecto y cooperación son lo que viene después.

mala conducta

Cuanto antes permita salir las emociones, las irá reconociendo cada vez más y aprenderá a regularlas. Todos los niños al final, grandes y pequeños, sentirán al final del juego que has creado una atmósfera de seguridad en la que está bien “soltar” lo que le ronda por la cabeza (y el corazón).

No te tomes el rechazo de forma personal. Sigue insistiendo, y sobre todo “transmitiendo”, así es como más hablarán. Si aparecen insultos o palabras inadecuadas, dales un lugar y reconócelas dentro de su sufrimiento. Permite la expresión, que vendrá acompañada de lágrimas. “Vaya, parece que estás muy enfadado por hablarme así, ¿Qué pasa, cariño?”

En el momento de soltar, pedirá una disculpa por su actitud

4. Establecer límites con empatía para prevenir la mala conducta

Por supuesto, nada de esto te impide establecer límites. Es nuestra responsabilidad guiar a los niños. Pero todos los humanos se resisten a ser controlados. Los niños de todas las edades tienen más probabilidades de seguir nuestra guía cuando entendemos su perspectiva. (También es más fácil para los humanos redirigir un impulso que detenerlo por completo).

“Los juguetes son para jugar, no para romperlos”

“¿Me estás intentando decir que has terminado de jugar?”

“Sé que no te quieres ir de casa de Marta porque os estáis divirtiendo mucho con el juego de imitación, ¡otro día cuando no haya más cosas por hacer, podéis jugar de nuevo”

5. Regula tus emociones

Es de vital importancia que guardes la calma y entiendas que está pasando por un berrinche. Con tu conducta transmites que conoces tus propias emociones y enseñas a los niños que ellos podrán hacerlo también.

Llevar a la práctica estas técnicas puede ser costoso, se necesita mucha paciencia y escucha. Con un poco de experiencia tendrás la técnica controlada y todos los niños abrirán su corazón para compartir eso que les anda rondado y no les permite disfrutar el momento presente.

Estas 5 ideas (risa, conexión, mochila emocional, establecimiento de límites y regulación de tus emociones) ayudarán a prevenir una mala conducta en niños de cualquier edad.

Prueba, y ¡comparte con nosotros tus inquietudes y avances!

1 COMENTARIO

  1. Muy buen artículo.
    Es muy habitual encontrarnos hoy con los llamados niños tiranos. Sufren el síndrome del emperador. Es necesario trabajar en terapia en conjunto con los padres para reconducir esta situación y que no vaya a peor.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre