Atomic Bond!, el juego de cartas para estudiar Química

¿Creas tus propios juegos para el aula y quieres llegar al mayor número de alumnos posibles? La editorial Editales te ayuda a conseguirlo a través de campañas de micromecenazgo. Pablo Ortega, profesor de Física y Química y creador del juego de cartas Atomic Bond!, se ha puesto en contacto con ella para conseguirlo.

Juego de cartas de química Atomic Bond

Pablo Ortega es profesor de Física y Química especializado en el aprendizaje mediante juegos y prácticas lúdicas. Consciente de que los alumnos tienen en muchas ocasiones dificultades para concentrarse y que pasan mucho tiempo entre flujos de información que les desbordan, decidió recurrir a esta metodología para así captar de una manera óptima la atención de sus estudiantes e introducir conceptos teóricos.

Ortega ha creado el juego Atomic Bond! para su asignatura con el objetivo de ir más allá de los nombres y símbolos químicos tratando de transmitir a través de las cartas algunos de los compuestos y sus propiedades. También introduce algunos conceptos de formulación, así como los nombres de los productos resultantes de la combinación de elementos.

Tras mucho tiempo perfeccionando la mecánica, y como su experiencia en el aula ha sido satisfactoria, decidió que era el momento de poder llegar a más alumnos. Así, se puso en contacto con Editales, una editorial de juegos de mesa educativos que acaba de iniciar una campaña de micromecenazgo en Verkami para conseguir publicarlo. 

¿Cómo se juega a Atomic Bond!?

Los alumnos se enfrentan a un juego de cartas basado en los elementos químicos y ambientado en un viaje interestelar hacia la Nebulosa del Águila, una nube de gas y polvo constituida por helio, hidrógeno y otros compuestos que los estudiantes deben recopilar y combinar de múltiples maneras para hacerse con la victoria. Así, se trata de una aventura que permite conocer más en profundidad los elementos que componen el universo sin la necesidad de tener conocimientos previos de Química.

La ficha técnica del juego se compone de:

  • Número de jugadores: 2 – 4.
  • Edad recomendada: a partir de 8 años.
  • Duración de las partidas: 30 minutos aproximadamente.

El objetivo es unir los diferentes elementos químicos para lograr mejores combinaciones que las del resto de adversarios. Los enlaces atómicos creados van asociados a una puntuación que será más alta en función de la complicación o rareza de las combinaciones.

Esta sencilla mecánica se complementa con otras posibilidades en las que los chavales pueden robar cartas a sus contrincantes, obtener beneficios de cara a la puntuación final y sumar grandes cantidades de puntos para alzarse con la victoria. Todo ello encuadrado en una colorida expedición espacial cuyo verdadero objetivo es enseñarnos algunos de los más curiosos secretos de la Química de una manera amena y divertida. La encargada de dar vida a todo este universo con un toque humorístico es la ilustradora Mili Koey.

Mayor implicación con el alumno

Editales quiere contribuir a la renovación de los métodos educativos más tradicionales. Para ello, la implicación emocional de los alumnos durante el proceso de aprendizaje es crucial, razón por la que apuestan por maneras alternativas y se especializan en el empleo de juegos de mesa, ya que estos permiten transmitir toda clase de conocimientos en un contexto más natural y ameno.

Entre los proyectos de Editales, destacan los juegos de temática literaria Pseudónima y Pseudónima II. Escribiendo en femenino que reúnen a algunos de los principales escritores de todos los tiempos. Por otro lado, también han publicado Omm, un juego de yoga destinado a niños de 4 años en adelante en el que deben colaborar para recuperar un bosque hechizado. A través de la práctica del yoga, los participantes aprenderán valores como la amistad, la empatía o el respeto por la naturaleza.

Pseudónima Atomic Bond

Para financiar todos sus proyectos, Editales recurre a plataformas de micromecenazgo como Verkami, que brindan la oportunidad de exponer toda clase de creaciones y permiten al público apoyarlas con pequeñas cantidades económicas. Si los proyectos alcanzan el objetivo deseado, pueden ver la luz y llegar a todo aquel que los desee. Es una manera sencilla y segura de conectar a toda clase de creadores con su público objetivo.


COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre