Bajo el lema ‘Porque la escuela está cambiando y algunos no se han enterado’, se celebró el pasado 29 de septiembre el VII Congreso de Innovación Educativa ENAP, organizado por la Fundación San Patricio.
Con la presencia de familias, docentes y alumnos, el objetivo de este encuentro fue “la sensibilización y práctica hacia una nueva manera de enseñar y aprender, ante un mundo cambiante, un perfil del alumno diferente y un futuro profesional de incertidumbre donde ha de primar la flexibilidad y adaptabilidad de las personas que educamos”, como señalaron desde la propia organización.

Un Manifiesto creado por familias, docentes y alumnado

Durante el congreso, los cerca de 300 asistentes participaron en diferentes presentaciones, diálogos, talleres y debates que culminaron en la elaboración de un Manifiesto Educativo Colectivo, que tiene como objetivo proponer a la sociedad cuál es la Educación que, en opinión de los asistentes, España necesita.
El Manifiesto es un decálogo que contiene “las ideas principales sobre qué valoramos, de dónde venimos, y qué nos comprometemos a hacer en nuestro día a día”, apuntaron.  
Manifiesto educativo

“Como alumnos, padres y docentes nos comprometemos a:

  1. Ser la mejor versión de nosotros mismos. Crear experiencias para despertar la motivación. Educación significativa, que tenga trascendencia para la vida del alumno. Que el centro educativo sea, en sí mismo, un ejemplo de resiliencia, en el que el alumno aprenderá a seguir adelante.
  2. Trabajar de forma colaborativa entre profesores de todos los niveles educativos, para ser más conscientes de las necesidades y la situación de aprendizaje global de los alumnos.
  3. Crear desde la infancia modelos de referencia que fomenten valores como el esfuerzo, la excelencia, la constancia, el espíritu crítico… y que los alumnos no puedan pasar cursos sin demostrar estas competencias.
  4. Hacer protagonista al estudiante de su propia educación.
  5. Luchar por la unificación de los currículums de España.
  6. Adecuar los espacios al aprendizaje.
  7. Ser “guías”, y no “ponentes”.
  8. Fomentar por parte de los padres la autonomía de sus hijos, no darles todo hecho. Enseñarles a transmitir respeto hacia los docentes.
  9. (Como profesores) elaborar proyectos propios en donde varias asignaturas estén implicadas y desligarnos de las ataduras de los contenidos.
  10. (Como profesores), observar, preguntar y escuchar a nuestros alumnos para ponernos a su altura y avanzar juntos. (Y como alumnos), ofrecernos también para dar clase, y así compartir nuestro conocimiento del tema desde nuestro propio enfoque.”