Después de este ‘parón’ de varios meses por la Covid-19 y todas las implicaciones que ha tenido, cabría hacerse una pregunta: ¿el sistema educativo puede llevarse a cabo como hasta ahora? o, en otras palabras, esta crisis puede ser el punto de partida para cambiar algunos aspectos en la Educación. 

Uno de los primeros temas  que destacan los docentes es la necesidad de digitalizar el sistema educativo: “Nuestra Escuela 2.0 hace aguas por todos lados. La digitalización se ha desvelado como un proceso parcial e insuficiente, más ligado hasta este momento a reforzar la presencialidad que a expandir el aprendizaje más allá de las paredes del aula”, afirma Fernando Trujillo, profesor de la Universidad de Granada y miembro de Conecta13.´

Así, la tecnología debe formar parte de la Educación, al igual que ya está presente en el resto de sectores: empresas, industria, servicios, sanidad… Como puntualiza Aníbal de la Torre, profesor de Secundaria en el IES Antonio Gala, en Palma del Río, Córdoba: “No hacía falta un confinamiento global para refrendar la necesidad e importancia de la tecnología en el mundo educativo. Pero sí me gustaría que después de esto, las comunidades educativas hayan sido capaces de confiar en la tecnología, ver que amplifica la comunicación, facilita ciertos aprendizajes y ayuda a integrarlos en los hogares”.

El papel del docente

Pero más importante incluso que las TIC ha sido el papel que han ejercido los profesores. De la noche a la mañana han debido desarrollar tanto su capacidad profesional (programar actividades, dar apoyo a su alumnado…) como sus habilidades emocionales (tener empatía, dar ánimos, comunicarse con las familias…). Según los expertos consultados, la figura del docente no se reduce a la de alguien que manda y corrige ejercicios. Es un maestro en todos los sentidos: acompaña, supervisa, adapta y facilita el aprendizaje… “algo que va más allá de los contenidos de su propia asignatura”, puntualiza Toni Solano, director del IES Bovalar, en Castellón de la Plana.

En este sentido, y siempre teniendo en cuenta que tecnología y metodología deben ir ‘de la mano’, los profesores consideran que seguimos sin dar el salto metodológico necesario, ni en formación inicial ni en continua. “La consecuencia es que siempre se intenta adaptar la tecnología a nuestra práctica habitual, lo que genera cierta frustración e ineficacia. Es posible que un plan de alfabetización docente deba estar precedido de otro anterior, que permita un mejor ‘encaje’ entre tecnología y práctica en el aula”. Para ello, este profesor de De la Torre, propone llevar a cabo cambios progresivos, ya que “de lo contrario es muy posible que produzca rechazo, como ya ha ocurrido en numerosas ocasiones”.

Formación online

Durante estos meses de confinamiento, algunas instituciones de educación superior lo han tenido ‘más fácil’ que otras, aquellas que imparten educación en línea. Es el caso de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), 100% online, que ofrece títulos con plena validez en España y en el Espacio Europeo de Educación Superior. Quizá con el tiempo más universidades, centros de estudios o de adultos, academias de idiomas… combinen formación online y presencial, pero si se diese el caso, es fundamental tener en cuenta que “la formación en línea va más allá de sesiones mediante videoconferencia. Es necesario contar con unos buenos materiales, una metodología de trabajo y una didáctica adaptada al entorno online”, afirma Íñigo Sarría adjunto al vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de UNIR.

Sobre evaluación

Y un último punto a tener en cuenta es el cambio en el sistema de evaluación. Si ya había numerosos docentes reticentes con calificar exclusivamente a través del examen, la situación vivida ha demostrado que es preciso cambiar la forma de valorar el esfuerzo y el trabajo de un estudiante. Más aún si cabe teniendo en cuenta que las metodologías activas conllevan utilizar otras herramientas evaluativas, como portfolios, rúbricas, exámenes cooperativos, etc. De igual modo, será necesario potenciar actividades autoevaluables y la evaluación entre pares.

Buenas prácticas

Este reportaje va acompañado de cerca de una decena de experiencias prácticas en las que colegios y docentes nos cuentan cómo han continuado con el proceso de enseñanza y aprendizaje durante el estado de alarma:

  • Colegio Buen Pastor (Sevilla): ‘Digitalización de las aulas en tiempo récord, de la necesidad, una virtud’
  • Colegio Visitación de Nuestra Señora (Saldaña, Burgos): ‘Organizados por líneas de trabajo’
  • CEIP Gumersindo de Azcárate, León: ‘La escuela, un lugar para la igualdad’
  • Colegio Casa do Neno (Santiago de Compostela, A Coruña): ‘Redes sociales para sentir la cercanía a pesar de la distancia’
  • IES Mare Nostrum (Alicante): ‘Emulador de la calculadora ClassWiz para las clases online’
  • Colegio Ramón y Cajal (Alpartir, Zaragoza): ‘Atender la diversidad en un entorno rural’
  • Humanitas Bilingual School (Tres Cantos, Madrid): ‘A la vanguardia digital frente a la Covid-19’
  • IES Aldebarán (Alcobendas, Madrid): ‘De comunicación directa a telecomunicación’

Esto es un pequeño resumen  del reportaje ‘Educar en tiempos de crisis ’publicado en el nº 38 de la revista EDUCACIÓN 3.0. Puedes leerlo completo en la versión digital de la revista o bien suscribirte a la versión en papel. Aprovecha el 20% de descuento hasta el 8 de junio.