Asistentes de voz para la enseñanza de idiomas

Google Assistant, Siri o Alexa son asistentes de voz desarrollados para entornos domésticos que ayudan a resolver preguntas y tareas cotidianas solo con lanzarles una pregunta. Una funcionalidad a la que se puede sacar partido en el aula para la enseñanza de idiomas si se sabe usar de la manera adecuada.

asistentes de voz para enseñar idiomas

“Ok Google, ¿cómo se dice ‘dónde está el baño’ en alemán?” La respuesta a esta pregunta tarda en llegar tan solo unos segundos a través del dispositivo que estemos utilizando. Resulta muy útil si uno se encuentra de viaje en tierras germanas y tiene la necesidad imperiosa de acudir al aseo, pero los asistentes de voz también pueden convertirse en una excelente herramienta para enseñar idiomas, y que la próxima vez que uno visite Alemania no tenga que echar mano de un traductor.

Seguramente su uso en el aula es cuestión de tiempo. Como ocurre con el resto de dispositivos que echan mano de la inteligencia artificial para mejorar sus funciones, los altavoces que integran sistemas como Siri, Alexa o Google Assistant pueden ejercer de ‘ayudantes’ del docente para apoyarles en tareas repetitivas y poco creativas en la enseñanza, los idiomas incluidos.

Un robot en clase

A finales del año pasado finalizó el proyecto L2TOR cuyo objetivo era desarrollar un robot ‘social’ para enseñar vocabulario de una segunda lengua a niños de entre cuatro y seis años. La investigación se prolongó de 2016 a 2018 financiada por el programa Horizon 2020 de la Comisión Europea.

robot asistente voz idiomas

Durante estos tres años se llevaron a cabo varios experimentos en los que hablantes nativos de holandés, alemán y turco aprendieron vocabulario en inglés. Además, los niños ingleses aprendieron vocabulario y gramática en francés, y niños inmigrantes turcos aprendieron palabras en holandés como segundo idioma. En todos los casos, el aprendizaje se produjo interactuando con un pequeño robot humanoide, NAO de SoftBank.

Se diseñó un robot ‘social’ con un comportamiento basado en cómo los tutores interactúan con los niños. Su función inicial era convertirse en una herramienta de apoyo para reforzar el aprendizaje del inglés como lengua extranjera a través de sesiones individuales. Junto a la comunicación verbal, también se integró la no verbal, como gestos y otras formas de lenguaje corporal.

El experimento principal del proyecto fue un estudio de campo a gran escala en el que aproximadamente 200 niños holandeses aprendieron palabras en inglés durante siete lecciones. Este estudio reveló que pueden aprender con éxito de un robot. Sin embargo, también demostró que pueden hacerlo igual de bien con una tableta sin el apoyo del robot.

Más prácticas y mejor pronunciación

Joshua Underwood, formador de profesores del British Council, ha analizado las oportunidades que ofrece el uso de tecnologías de reconocimiento de voz e inteligencia artificial (AI) para apoyar la enseñanza-aprendizaje del idioma inglés utilizando Siri, Alexa y el asistente de Google.

Después de llevar a cabo su experiencia con alumnado de Primaria y Secundaria durante 18 meses, cree que “usar los asistentes de voz en la clase proporciona a los estudiantes más oportunidades para practicar el idioma que están aprendiendo, además de resultar más divertido”, sostiene Underwood.

Animar al alumnado a hacer preguntas al asistente del tipo “Show me a picture of a ship/sheep, cup/cap…”, les ayuda a mejorar su pronunciación para hacerse entender. Asimismo también realizaron actividades de deletreo de palabras o para practicar vocabulario relacionado con una actividad o temática determinada.

googles nest asistente de voz idiomas

Los interfaces de voz tienen la clave. Las tecnológicas están trabajando para mejorar sus desarrollos con unos resultados cada vez más precisos. Lo acaban de demostrar los de Mountain View en el lanzamiento de Google Nest Hub, un altavoz inteligente con pantalla incorporada que se puede manejar solo con la voz.

Además, este asistente cuenta desde enero con el ‘Modo intérprete’ que ayuda a mantener una conversación en docenas de idiomas, e incluso obtener una traducción escrita en tiempo real. En el caso de Alexa, de Amazon, ofrece herramientas con las que adaptar sus funcionalidades al sector educativo dentro del ámbito universitario, tanto para el alumnado como para docentes.

1 COMENTARIO

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre