“Las redes sociales necesitan de acompañamiento y aprendizaje”

La directora técnica del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), Eulalia Alemany, insiste que hay que acompañar a los adolescentes en el uso de las redes sociales e Internet. También trabajar con ellos dudas o situaciones que represente un problema.

Eulalia Alemany, directora técnica del Centro Reina Sofía de la FAD

¿Por qué utilizan los jóvenes las nuevas tecnologías? ¿Qué actividades dejan de hacer para conectarse a Internet? ¿Cuánto tiempo dedican a las redes sociales? Si tienen un problema relacionado con las TIC, ¿a quién acuden? Estas son algunas de las preguntas que responde el informe ‘Jóvenes en el mundo virtual: usos, prácticas y riesgos’, que además indaga en las ventajas y los inconvenientes de usar las nuevas tecnologías, entre otras cuestiones.  

Los responsables de este estudio son Fundación MAPFRE y el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), que dirige Eulalia Alemany. En esta entrevista, hace un llamamiento al diálogo y a la necesidad de que familias y docentes se impliquen más cuando se trata de hablar de redes sociales e Internet. “Hay que perder el miedo a estas dos herramientas”, afirma.

Adolescente consultando Internet en el móvil

¿Realizan los adolescentes un buen uso de las redes sociales e Internet?

En general, los jóvenes hacen un buen uso, se muestran muy experimentados y se han socializado con ambas herramientas. Pero como cualquier actividad humana, las redes sociales e Internet necesitan de un acompañamiento y un aprendizaje. Cabe recordar, además, que los adolescentes funcionan mucho por ensayo y error: en este caso, habría que ver cómo subsanar estos errores sin mayor problema. Ellos mismos se sienten empoderados con el tema de la tecnología y el uso de los teléfonos móviles y no sólo perciben sus ventajas, también sus dificultades.

En su opinión, ¿son conscientes del peligro que supone un uso inadecuado?

Considero que saben que existen riesgos, pero otra cosa (y muy distinta) es que los sepan manejar: conocen que hay contenidos que no tendrían que ver, que hay una parte relacionada con la pérdida de la privacidad y la intimidad, que se producen acciones de acoso… Los adolescentes hablan mucho entre ellos, se apoyan en el grupo y cuando tienen un problema acuden a los amigos.

Más de la mitad de los jóvenes, un 55%, dice estar mirando el móvil continuamente, por lo que los límites son necesarios

En este caso, las mediaciones las realizan entre ellos pero cuánto más jóvenes son mayor es el riesgo porque no poseen tanta experiencia. Las familias y los profesores, que son los últimos a quienes acuden, tienen que ver cómo conversar y asistirles en este proceso como si de una actividad más se tratara.

¿Cómo pueden aprender a gestionar y hacer un buen uso de las TIC? ¿Qué papel juegan las familias y la escuela en este proceso?

Hay que estar a su lado en el descubrimiento de las TIC, sobre todo cuando se conocen las numerosas posibilidades que ofrece la tecnología: para buscar información, ocio, mantenerse en contacto con otras personas… Pero a la vez, y como en cualquier relación humana, se plantean problemas y riesgos como es el  acoso.

Grupo de adolescentes viendo el móvil

Entonces, ¿qué hay que hacer? Es preciso hablar de la situación con ellos como personas adultas y conversar sobre cualquier otro peligro. Esto es algo que estamos descuidando por la famosa brecha digital, supuesta o real, entre los más jóvenes y los adultos. Insisto, hay que asumir que necesitamos acompañarles, hablar de los temas, poner límites como en cualquier otra actividad y trabajar sobre cualquier duda que tengan. Al final, es una interacción humana. Tanto las familias como los docentes tienen que implicarse más y perder el miedo. Muchas veces, el móvil es una fuente de conflicto continúo y es necesario afrontar la situación como sucede con las salidas por la noche.

¿Cuáles son los principales riesgos a los que se ven expuestos?

El tema del acoso es uno de ellos. Son conscientes de este problema y que es más frecuente de lo que se dice. Pero se dan otros como el consumo de contenidos de riesgo que da acceso a páginas donde se publican mensajes de odio, experiencias explícitas sobre el consumo de drogas, cómo estar extremadamente delgado, hacer daño a otras personas… Existe una minoría que consume cierto tipo de contenidos y que representa un riesgo claro. Por esta razón, hay que permanecer atentos.

Tanto las familias como los docentes tienen que implicarse más y perder el miedo a las TIC

Otro tipo de riesgo es la dependencia. Más de la mitad de los jóvenes, un 55%, dice estar mirando el móvil continuamente, por lo que los límites son necesarios. También está el tema de la intimidad y el valor de la privacidad que ha cambiado muchísimo: se exponen mucho más y no se preocupan tanto.

En su opinión, ¿a qué edad debería empezar a utilizar un niño un teléfono móvil o una tableta?

No están establecidas unas edades concretas. Sin embargo, la primera pregunta que hay que hacerse es para qué va a tener un móvil o una tablet. Asimismo, es necesario reflexionar acerca de esta clase de dispositivos porque cada niño tiene su propia madurez y personalidad. El ambiente en el que esté también es importante porque, en ocasiones, se llegan a situaciones en las que ni siquiera sabe usarlo y al final lo acaba perdiendo porque no tiene ni la madurez ni la capacidad necesaria para responsabilizarse.

¿Cuándo se puede decir que un adolescente es adicto a las nuevas tecnologías? ¿Qué ‘síntomas’ manifiesta?

Cuando le impide realizar su vida normal. Es decir, estudiar, estar con los amigos, practicar distintas actividades y dormir. Si esto no sucede es que existe un problema. Se está viendo que los adolescentes cada vez duermen menos tiempo y las horas de descanso son fundamentales para la salud. Podemos hablar de una serie de alarmas, pero para llegar a ese punto antes suceden otras cosas y es necesario estar atentos.

Chica mirando el móvil

Por último, un pequeño test. ¿Qué le sugieren las siguientes palabras?

  • Redes Sociales: una gran oportunidad para relacionarse. 
  • Internet: la ventana del mundo, el gran descubrimiento del siglo XX. Su potencial es muy bueno, por lo tanto hay que ver cómo lo explotamos. Internet es una fuente de información riquísima, a través de ella estamos conectados, el conocimiento aumenta, se forman redes de aprendizaje…
  • Escuela: donde se pone en práctica la equidad.
  • Familia: lo primero en lo que nos reflejamos y una oportunidad para dar a los más pequeños lo que necesitan, cariño y amor incondicional.

 

1 COMENTARIO

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre