«Alrededor del 32% de las mujeres que usan Instagram se sienten peor con sus cuerpos». Esta es una de las conclusiones del informe interno que Facebook hizo sobre la aplicación Instagram, y que ahora se ha filtrado a la prensa. Esta investigación analiza el impacto negativo de esta red entre el público y en especial entre los adolescentes. «Cada vez hay más estudios que alertan de que Instagram puede afectar negativamente a la salud mental de los usuarios, particularmente de las adolescentes», afirma Ferran Lalueza, profesor e investigador de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). «El hecho de que la propia empresa lo haya constatado y documentado hace desvanecer cualquier duda que pudiese existir sobre este riesgo», añade.

En la actualidad, esta red tiene 1.221 millones de usuarios en todo el mundo, según Statista, y aunque Instagram no es la red social con más usuarios, sí que es la que más crece (en cinco años ha triplicado su número de cuentas en España), y es la preferida de los millennials según ‘The Social Media Family’. “Hay que tener en cuenta la incidencia que puede tener en una población joven», explica Lalueza. 

La toxicidad de esta red para los jóvenes

Según el informe interno, uno de los principales efectos de Instagram es la ‘comparación social negativa’, que hace que los usuarios se valoren según su atractivo, riqueza y éxito respecto a los otros. «En el mundo irreal de Instagram, un físico atractivo se presenta a menudo como la única puerta de entrada hacia el éxito y la aceptación social. Este mensaje puede resultar doloroso, excluyente y distorsionador para aquellos que no se sienten a gusto con su cuerpo», detalla el docente.

Instagram adolescentes

Tanto Lalueza como el psicólogo de la UOC, José Ramón Ubieto, desgranan otras razones que hacen que Instagram sea una red social potencialmente tóxica:

  1. El físico como presentación. «La imagen es el rasgo casi único de presentación en la red. Esto hace que todo el valor recaiga sobre el estado de esa instantánea y reduce la presentación formal», advierte Ubieto. «El efecto de esta comparación puede aumentar las vacilaciones de todo adolescente. Compararse con miles de fotos hace más complicado habitar su propio cuerpo», añade.
  2. Una realidad falsa pero siempre perfecta. «El mundo que se exhibe en Instagram es un mundo irreal fruto de una selección sesgada (mostramos lo mejor y obviamos lo peor) y con filtros embellecedores. Si nos comparamos con este mundo sin ser conscientes de que es ficticio, nuestra realidad acaba resultando bastante deprimente», afirma Lalueza.
  3. Un público objetivo muy sensible. «En edades en que todavía estamos formando nuestra personalidad y aprendiendo a aceptarnos tal como somos, el contraste mencionado antes puede resultar particularmente demoledor». Según este estudio publicado en Nature, las personas adolescentes tienen una alta sensibilidad emocional, y el desarrollo prolongado del proceso reflexivo y el control cognitivo pueden hacerlas específicamente reactivas a este tipo de medios.
  4. Es muy difícil cerrar sesión. «Tiene una alta capacidad de absorción de interés, tiempo y dedicación que les priva de otras actividades», afirma el psicólogo. En esta línea, Lalueza explica que «las redes sociales están cuidadosamente diseñadas para que nos enganchemos y dediquemos nuestro tiempo a ellas. Cuanto más tiempo invertimos en Instagram, más alto es el coste de oportunidad en términos de cosas positivas que podríamos estar haciendo y que no haremos».
  5. Eco tóxico. Para Ubieto, esta red funciona como una cámara de eco: «Si tú comunicas un deseo o una idea, por ejemplo sobre autolesiones o suicidio, esta red te multiplica las opciones. Ese eco es un refuerzo de tu propia idea”.

Esconder los ‘me gusta’, ¿una posible solución?

Instagram tóxico adolescentes

«La eliminación de los ‘me gusta’ puede paliar algo ese efecto de comparación social, pero restará valor a esa red y hará que nazcan nuevas redes a las que surja eso mismo pero de otro modo», afirma Ubieto. «Detrás de esta estrategia está la intención de las compañías de no ‘desanimar’ a los usuarios que no tienen miles de seguidores ni acumulan cientos de ‘me gusta’, que son la mayoría», afirma Lalueza. Un consumidor desanimado que no consigue tantos ‘me gusta’ y comentarios como otros usuarios puede convertirse fácilmente en un elemento pasivo, y esto podría ser un peligro para el buen funcionamiento de la plataforma.

¿Una versión ‘Kids’ para Instagram?

La preocupación por la propia imagen, la sensación de FOMO (miedo a quedarse fuera del mundo en línea), el acoso online, la ansiedad y los problemas para dormir derivados de la inquietud son algunos de los efectos negativos más comentados en informes como éste por la juventud sobre Instagram. Por ello, la red social se planteaba una versión para los más jóvenes (de diez a doce años) que ahora ha detenido, llamada ‘Instagram Kids’, que permitiera controlar los contenidos, los accesos y la publicidad. 

Para los expertos, ni es suficiente ni puede resolver nada. «Las soluciones tecnológicas difícilmente serán soluciones válidas para un problema que la propia tecnología ha creado. La mejor aplicación móvil de control parental son los padres, en el sentido de que acompañan a alguien en la construcción y en su desarrollo», advierte Ubieto. Para el experto en comunicación, ‘Instagram Kids’ tiene pocas opciones de prosperar porque las personas adolescentes se sienten atraídas por sus ídolos, que en muchos casos son adultos, y por las marcas. Quieren estar ahí, interactuar.

Esta polémica ha puesto de manifiesto que la empresa era consciente del daño de su propio funcionamiento pero que ha estado ignorándolo. Ante la controversia causada, Instagram proponía dos ideas a sus usuarios: alentar a que la gente ‘no se concentre en contenido que podría contribuir a la comparación social negativa’ y que ‘se tomaran una pausa’ de la plataforma. «Merece poca credibilidad, es un ejemplo más de la estrategia reactiva de Facebook. Si no se hubiese producido la filtración, la empresa nunca se hubiese planteado este tipo de recomendaciones», concluye Lalueza.