Aprendizaje-Servicio: pedagogías emergentes para tiempos de confinamiento (XIII)

Mariana de Abreu Cavalcante dos Santos recoge en este artículo las principales pautas para introducir la metodología del aprendizaje-servicio (ApS) en los proyectos educativos. Gracias a ella, se trabaja el aprendizaje significativo, fomentan valores, posibilita el desarrollo comunitario…

0
Aprendizaje-servicio en tiempos de confinamiento

Una partículo diminuta, un coronavirus, ha provocado cambios radicales en todos los sectores de la sociedad; en Educación, también. Los profesores se encuentran ante la necesidad de adaptar sus clases a un nuevo contexto digital generado por la situación de pandemia y este es un reto que no es solamente tecnológico: el reto es fundamentalmente pedagógico y metodológico.

Mucho se ha discutido a lo largo del siglo XX y las primeras décadas del XXI  sobre el papel de la educación en la formación de ciudadanos conscientes de su potencial de transformar el mundo. Sin embargo, sabemos que no es nada sencillo implementar actividades con este fin. En este sentido, considerando el momento actual que estamos viviendo, utilizar el aprendizaje-servicio (ApS) puede ser una manera de fomentar el espíritu ciudadano de nuestros aprendices y de desarrollar valores fundamentales para situaciones como esta.

¿Qué es el aprendizaje-servicio y por qué utilizarlo?

El ApS es una metodología que conecta el proceso de aprendizaje con la realización de un servicio a la comunidad. A partir de proyectos concretos, estudiantes de diferentes niveles educativos pueden aprender los contenidos del currículo generando mejoras en el contexto que les rodea.

A modo de ejemplo, jóvenes de Secundaria organizan una campaña para la toma de conciencia de la población del barrio sobre la importancia de donar sangre y con el objetivo de reparar el déficit en los bancos de sangre. A la vez que contribuyen con los hospitales, están aprendiendo sobre fisiología, técnicas de comunicación y difusión de mensajes. Este es un ejemplo real de implementación de aprendizaje-servicio y muestra la conexión del proyecto con el currículo y el servicio a la comunidad.

Hay muchas razones que justifican el uso del ApS. Por un lado, esta metodología favorece el aprendizaje significativo pues, al actuar de forma directa en problemas de la comunidad, el alumnado encuentra mucho más sentido en aquello que está estudiando. En segundo lugar, cuando implementamos el ApS llevamos a la práctica valores como la solidaridad, empatía o compromiso; por esta razón podemos percibir el aprendizaje-servicio como una forma muy potente de conseguir formar ciudadanos conscientes y capaces de actuar de forma positiva en la comunidad. Finalmente, el ApS posibilita el desarrollo comunitario, ya que es un proyecto educativo y social al mismo tiempo; fortalece el trabajo colaborativo; mejora la autoconfianza y la autonomía de los niños y estrecha la relación entre comunidad y espacios de enseñanza

¿Cómo implementar el ApS?

El ApS cuenta con una amplia presencia teórica y práctica en muchos sistemas educativos y existen pautas claras para ponerlo en funcionamiento:

1. Identificar

Lo primero es identificar un problema que queremos resolver en el entorno donde vivimos. Es un momento para investigar sobre el problema y discutir cómo podemos ayudar: ¿qué servicio podemos ofrecer?¿Qué habilidades tenemos que pueden ayudar?¿Qué aprendizajes son necesarios?

2. Planificar

La segunda fase es de planificación. Se debe pensar en un cronograma, distribuir las funciones de cada miembro del grupo, definir los objetivos, estructurar las acciones que se llevarán a cabo y elaborar un presupuesto, si necesario. En la página de ben:edu (https://benedu.ch/for-students/service-learning-canvas/) puedes acceder a un modelo de canvas bastante útil para la planificación de proyectos de aprendizaje-servicio.

3. Ejecutar

Este es el momento de acción, cuando se llevarán a cabo las actividades planificadas. También es necesario aprovechar para registrar y difundir lo que se está haciendo, pues ambas tareas contribuyen al aprendizaje mediante la reelaboración de ideas y conceptos clave del proyecto.

4. Reflexionar

La etapa final es muy importante pues es el momento del aprendizaje a través de la reflexión y evaluación. Qué hemos aprendido, qué salió bien y qué se puede mejorar son algunas de las preguntas que pueden dirigir la evaluación, que también habrá de ser auto-evaluación para que los participantes tomen conciencia de lo realizado y lo aprendido. Además, es fundamental proporcionar un momento de celebración para finalizar el proyecto de forma positiva. En el artículo ‘Analizar, repensar y mejorar los proyectos’ puedes encontrar un ejemplo de rúbrica para facilitar la evaluación de proyectos de ApS.

¿Cómo utilizar el APS en el contexto actual?

Aprendizaje-servicio en tiempos de confinamiento

Estamos todos inmersos en una pandemia por la COVID-19: la televisión y las redes sociales están saturadas de información y hay una gran preocupación en la población. Pese a toda la ansiedad que este momento genera, es una oportunidad para aprender sobre ciudadanía y solidaridad en la práctica, así que puede ser un buen momento par aprovechar el contexto y experimentar el APS incentivando que nuestros estudiantes reflexionen sobre cómo pueden actuar de forma positiva para la comunidad.

Hay muchas posibilidades de proyectos que se pueden llevar a cabo en red con diferentes niveles educativos y ya existen algunas iniciativas inspiradoras en marcha, como la red ‘Te ayudo con la SELE’ de universitarios que están ofreciendo clases online para ayudar a estudiantes de bachillerato en la preparación para las pruebas de acceso a la universidad.

Otro ejemplo es ‘Yo aporto valor’, un proyecto de una profesora de Formación y Orientación Laboral, cuyo objetivo es despertar la consciencia de su alumnado sobre cómo pueden utilizar sus talentos para ayudar a los demás en la actual coyuntura. En la página web puedes conocer más sobre la propuesta y sacar ideas de como aplicarlo en tu contexto educativo.

Por último, el proyecto ‘Cuentos Antivirales’ ha sido realizado por los niños y niñas de 5º de Primaria del Colegio Ártica (Madrid). Han escrito pequeñas historias con final feliz y las han grabado y editado para introducir sonidos de fondo. El resultado son casi 100 podcasts con cuentos que han enviado a varios hospitales de la Comunidad de Madrid. El objetivo es animar a pacientes ingresados por coronavirus o pacientes con otras enfermedades que no pueden recibir visitas.

Otras acciones que pueden inspirar:

· Stay homas: conciertos online con canciones de confinamiento para animar a la gente que esta en casa.

· No te conozco pero aquí estoy: un grupo de jóvenes de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno se une para estimular a la gente a escribir cartas para los ingresados por coronavirus en los hospitales.

A tener en cuenta

1. Para implementar el APS no hace falta empezar con un proyecto enorme y complejo. Es posible actuar en pequeños problemas del barrio o del propio centro educativo.

2. Antes de proponer la solución de un problema, es interesante enseñar a los estudiantes ejemplos de otros proyectos para inspirarlos. En la página web de la Red Española de ApS hay un inventario de iniciativas realizadas con diferentes niveles educativos.

3. Trabajemos la confianza en el grupo. Confiemos en nuestro alumnado y dejemos espacio para que ellos puedan tomar decisiones y actuar de forma autónoma.

En definitiva, el ApS plantea una visión de los estudiantes como agentes activos en la transformación y la mejora de su entorno. Es una metodología ampliamente utilizada e investigada y sus resultados son positivos tanto en relación con el aprendizaje como para el desarrollo integral de los estudiantes así que es una propuesta de pedagogía emergente muy valiosa en el momento actual.

Para saber más 

Furco, A. (2004). El impacto educacional del aprendizaje servicio¿ Qué sabemos a partir de la investigación. Recuperado de roserbatlle. files. wordpress. Com. Puig, J. M., Batlle, R., Bosch, C., & Palos, J. (2007). Aprendizaje servicio. Educar para la ciudadanía. Barcelona: Octaedro. Serrano, L. R., Rovira, J. M. P., García, X. M., & Rodríguez, J. P. (2015). Analizar, repensar y mejorar los proyectos: una rúbrica para la evaluación de experiencias de aprendizaje servicio. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado, 19(1), 111-126. Guía práctica de aprendizaje-servicio. Zerbikas – guía para aplicar APS. Zerbikas – inventario de proyectos. How to plan a service-learning project. Red Española de Aprendizaje-Servicio.

Mariana de Abreu Cavalcante dos Santos trabaja con educación en museos y ha venido a España para hacer el máster de Innovación Educativa de la Universidad Carlos III.Este artículo forma parte de un proyecto de aprendizaje-servicio coordinado por el profesor Fernando Trujillo Sáez y Conecta13 dentro del Máster en Innovación Educativa de la Universidad Carlos III, la Fundación Estudio y la Institución Libre de Enseñanza.

Somos el medio de comunicación líder en innovación educativa, nuevas tecnologías y metodologías, innovación docente, formación y recursos para profesores.

COMENTARIOS

Por favor, escriba su comentario
Introduzca aquí su nombre