El aprendizaje basado en la práctica busca fomentar las capacidades de los estudiantes a través de ejercicios y proyectos que deben desarrollarse no solo basándose en los aspectos puramente teóricos de la materia. El alumnado tiene la oportunidad de llevar los conocimientos que ha aprendido sobre el papel a la práctica haciendo que la experiencia de aprendizaje sea completa y enriquecedora. En definitiva, los alumnos aprenden haciendo y descubriendo.

Por otro lado, el aprendizaje multisensorial es un tipo de enseñanza en la que no solo la vista y el oído son los receptores del conocimiento. Con ella, los alumnos emplean todos los sentidos a su alcance. De este modo, se combina la teoría con aspectos y matices de carácter mucho más prácticos: tocan, huelen, prueban… Este tipo de aprendizaje es llevado a cabo sobre todo con los estudiantes de corta edad, que acaban de comenzar su desarrollo cognitivo, emocional y social. Así, esta técnica permite transmitir las materias a través de elementos auditivos, visuales o táctiles, junto con el gusto y el olfato contribuyendo a que los alumnos disfruten de su propio aprendizaje mientras lo viven en primera persona.

experiencias multisensoriales

Pero, ¿qué aporta al alumnado la combinación de ambas enseñanzas? El colegio British School of Valencia explica algunos de los beneficios que otorga el aprendizaje práctico unido a las experiencias multisensoriales.


¿Qué beneficios aporta?

  • Garantiza el éxito del aprendizaje: realizar actividades experienciales es de gran ayuda a la hora de aprender cosas nuevas ya que permite formarse desde distintas áreas y perspectivas, empleando todos los recursos del cuerpo.
  • Ideal para todos los estudiantes: no todos los niños aprenden al mismo ritmo. Un estudiante puede entender mejor al escuchar al docente contar la materia, mientras otro lo entiende más fácilmente haciendo esquemas. Así pues, estas enseñanzas se adaptan a todos los alumnos en función de sus capacidades.
  • Desarrolla los sentidos: estos aprendizajes activan y estimulan todos los sentidos, lo que contribuye al desarrollo intelectual y del lenguaje. De este modo, se favorece la exploración interior y exterior del niño, por lo que contribuye a una mejor relación con los compañeros y consigo mismo, aumentando su  autoestima.
  • Resolución de problemas: también ayuda a los alumnos a desarrollar nuevas destrezas y habilidades con las que resolver problemas y dificultades de manera más eficaz y autónoma. Así, podrán resolver problemas reales de su vida cotidiana con mayor facilidad.

Relaciones sociales y trabajo en equipo: ayuda al alumnado a crear vínculos con los compañeros. . De este modo, el trabajo en equipo se ve favorecido, lo que es beneficioso para el futuro laboral de los alumnos.