Leer en voz alta en clase: razones e ideas para ponerlo en práctica

0
Leer en voz alta en clase: razones e ideas para ponerlo en práctica 1

¿Vale la pena destinar el tiempo a leer en voz alta? Esta es la pregunta que sugiere María Van Eyk, maestra de Primaria en San Roque (Cádiz) en este artículo. En él, habla de que los beneficios de leer en voz alta a los alumnos son infinitos y de cómo esta actividad mejora el ambiente del aula y aumenta su rendimiento académico.

Sin embargo, cree no son muchas las aulas que hacen un hueco en su horario para crear un tiempo determinado con un ambiente cálido de confianza y bienestar para leer a los estudiantes historias, biografías, artículos, capítulos de libros o cuentos e interaccionar con ellos. A continuación, expone las razones para empezar a practicar este ejercicio y sugiere algunas recomendaciones de interés.

¿Por qué leer en voz alta?

Uno de mis momentos favoritos del día, para mí y para mis estudiantes, es cuando nos sentamos muy tranquilos en la alfombra para disfrutar de la lectura y conversar sobre las historias que leemos.

1Mejora el clima del aula

Actualmente, como maestra en una clase de primero, puedo decir que los resultados se empiezan a notar desde el primer día. Mis alumnos han aprendido a escuchar, observar y respetar. El tiempo de atención sostenida ha ido aumentando poco a poco y ahora, empezado el segundo trimestre, son capaces de escuchar un cuento o un capítulo durante más de 30 minutos, participando y respetando las normas de intervención.

2Mejora la comprensión

Las lecturas diarias en voz alta ayudan a los niños a interiorizar el lenguaje y las estructuras que aplicarán a su propia lectura. Los niños ven las imágenes, se hacen preguntas y hacen comentarios. A veces selecciono libros que están un poco por encima de su nivel de lectura y otras libros ilustrados que se prestan para detenernos y comenzar discusiones. Las estrategias para comprender textos que utilizamos todos juntos cuando leemos en voz alta son las mismas que ellos utilizarán cuando lean de forma autónoma.

3Leer en voz alta como modelo de lectura fluida

Cuando lees a los niños, estás modelando cómo leer el lenguaje. Pausas en comas y puntos. La inflexión de tu voz cambia cuando lees preguntas o exclamaciones. Y puedes mostrar lo que un lector con experiencia suele hacer cuando llega a una palabra que no conoce (incluso si estás fingiendo que no la sabes).

4Ayuda a expandir el vocabulario

La comprensión auditiva de los niños es más alta que su comprensión lectora. Cuando elegimos un libro desafiante que los estudiantes no pueden leer por sí mismos, los exponemos a una gran cantidad de nuevas palabras de vocabulario. Esto aumenta el desarrollo del lenguaje del niño, particularmente si te paras a hablar sobre el significado de estas palabras desconocidas. Cuando leemos en otro idioma aprenden no solo el significado de nuevas palabras sino su pronunciación. Si ese vocabulario tiene el apoyo de las ilustraciones en lugar de la palabra escrita, será más probable que el alumno la aprenda para siempre y con la pronunciación correcta.

5Expone a los niños a nuevos autores, textos y géneros

Leer en voz alta puede hacer que los niños se enganchen con un nuevo autor o una serie de libros. Por ejemplo, en mi clase están deseando oír más historias de la serie ‘Elefant and Piggie’ de Moo Willems. Una vez que un estudiante se enamora de la historia o del autor, es difícil evitar que lo lean por su cuenta. Además, leer en voz alta les da la oportunidad de explorar géneros y textos que normalmente no seleccionarían.
Crea conciencia y empatía

La literatura es una de las mejores maneras de ayudarles a entender algo sin experimentarlo por sí mismos. Y los libros hacen esto con todo tipo de temas y conceptos, construyendo la comprensión del mundo que los rodea.

6Mejora el éxito de lectura a largo plazo

Finalmente, decir que décadas de investigación muestran que leer en voz alta a un niño todos los días es una de las actividades más importantes para su éxito de lectura. También para los niños más mayores.

Consideraciones para aprovechar la experiencia

Empezar es muy fácil pero, desde mi experiencia, diría que existen varios conceptos básicos para ponerlo en práctica.

7¿Cuándo?

Elige un momento para leer en voz alta que sea relajado y propicio para escuchar. Para mí es después del recreo el mejor momento, porque ayuda a calmarnos y estar preparados para trabajar más tranquilos después de la lectura. Para otros maestros, el momento ideal puede ser a primera hora de la mañana o al final del día.

8¿Cuánto tiempo deberías leer?

La respuesta variará dependiendo del estilo personal y preferencia, así como de la naturaleza del horario y grupo. También cambiará según la temática del libro y la motivación de los estudiantes. Generalmente, de 10 a 30 minutos es apropiado.

9¿Dónde?

La atmósfera es muy importante. Establecer el estado de ánimo para leer en voz alta también es esencial para que funcione bien. Baja las luces de la clase -especialmente las luces del techo- y deja entrar luz natural, si es posible. Ten a mano un escritorio para apoyar el material que necesites y una pequeña lámpara de mesa de luz cálida. También es imprescindible una silla “especial” para leer y que asocien ésta al momento de la lectura. Me gusta que los alumnos se sienten frente a mí en una alfombra con las piernas cruzadas.

10¿Qué libros?

Elijas lo que elijas, ten en mente uno de los principales propósitos de leer en voz alta: desarrollar en los estudiantes el amor por la lectura y los libros. Lee en voz alta los libros que les gusten. Los libros relacionados con la temática y contenidos de la quincena o los artículos que conectan con asuntos de ciencias trabajados en clase son una buena opción.

Los ensayos, columnas, reseñas y artículos de interés de periódicos y revistas locales y nacionales también son excelentes para leer en voz alta. Los libros que los estudiantes no pueden escoger por sí mismos porque el texto es difícil o poco familiar también son una buena idea. Al leer dichos libros a los alumnos, los exponemos a palabras, oraciones, contenido e ideas más sofisticadas, que desarrollan su vocabulario y habilidades de comprensión.

Este curso, realicé una lista de 25 libros que por diferentes razones de las expuestas me parecía interesante tener en mi aula. Durante el año leemos y compartimos los libros creando una biblioteca de aula muy especial. Cada semana escojo uno de esos libros para leerlo en voz alta y disfrutarlo juntos. Se llevan a casa el libro durante el fin de semana y queda todo registrado en un inmenso cuadrante donde anotan la fecha de salida y la fecha en la que lo traen a clase otra vez, normalmente el lunes. También ponen su opinión: rojo si no me ha gustado, verde si me ha gustado.

En mi blog encontrarás los libros que estoy leyendo durante este curso junto con un breve resumen, ideas para trabajarlo en clase y un vídeo con el cuento leído para que las familias lo escuchen en casa y lo comenten.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario

  Acepto la política de privacidad

Introduzca aquí su nombre