Aunque puede no parecerlo a simple vista, Echo Show 15 es un altavoz inteligente; dotado, eso sí, de una gran pantalla de 15,6 pulgadas gracias a la que es posible interactuar con el contenido con el tacto además de con la voz. Se trata, por lo tanto, de un dispositivo grande (más o menos como un ordenador portátil), y está pensado para colocar en la pared de alguna de las estancias de la casa. De hecho, en la caja viene con todo lo necesario para hacerlo. Comprando un accesorio adicional, también es posible colocarlo encima de cualquier mesa o estantería.

La imagen, protagonista

Como decimos, y dado que su pantalla es muy grande, lo primero es encontrar el hueco idóneo y decidir si se va a situar en horizontal o vertical. Hay que tener en cuenta además que su cable no es precisamente largo. Una vez instalado en cualquiera de los dos soportes, para girarlo hay que desmontarlo. Con resolución Full HD, las imágenes se visualizan con buena calidad, con colores intensos, un nivel de brillo adecuado, sin reflejos y desde distintos ángulos. Esta superficie está rodeada de un marco en color blanco que recuerda mucho al paspartú de los marcos de fotos; de hecho, puede utilizarse como uno digital eligiendo las fotografías que se desea que se vayan reproduciendo desde Amazon Photos.

Echo Show 15

En cuanto a su sonido, incorpora unos altavoces duales de rango completo de 1,6″ (41 mm) con calidad suficiente para ver contenidos multimedia o escuchar música de forma esporádica, pero algo inferior a otros modelos de altavoz inteligente de la propia Amazon (sobre todo los más avanzados). En concreto, echamos en falta mayor profundidad en los tonos graves.

¿Qué usos se le pueden dar?

Como cualquier altavoz inteligente, en este caso dotado de Amazon Alexa, sus usos son múltiples, y pueden personalizarse gracias a las ‘skills’: el equivalente a las apps de los smartphones y tabletas, que añaden capacidades al asistente para adaptarse a todo tipo de usos. Hay miles para controlar dispositivos inteligentes, acceder a noticias, escuchar podcast o audiolibros, ver contenidos multimedia desde las plataformas más populares (si se va a utilizar para esto, será casi obligatorio colocar el Echo Show 15 en horizontal) e, incluso, con fines educativos. Todas las órdenes se responden de forma muy rápida, con pocos errores de ‘entendimiento’ por parte del dispositivo.

Además, cuando realizas la configuración del Echo Show 15, puedes crear distintos usuarios (tantos como personas vivan en casa) y cada vez que uno de ellos se ponga delante, su cámara de 5 megapíxeles le detecta y cambia la pantalla de inicio según sus preferencias.

Esto es aplicable por ejemplo a los widgets que aparecen ahora en la pantalla, muy similares a los de los dispositivos móviles. Gracias a ellos, se puede consultar el tiempo, crear y ver una lista de tareas, dejar notas a modo de post-it o acceder a los dispositivos inteligentes del hogar. De momento no hay mucha variedad, pero se espera que su número aumente en el futuro.

Echo Show 15

En este sentido, además, resulta muy curiosa una funcionalidad que permite dejarse notas de unos a otros. Así, cuando se sitúen frente al Echo Show 15 y se abran su perfil, el altavoz informará de que otra persona le ha dejado un mensaje.

¿Y la privacidad?

En este apartado, es muy similar al resto de modelos Echo. Cuenta con una cubierta para tapar la cámara y un botón para apagarla junto con los micrófonos. Además, se pueden eliminar fácilmente las grabaciones desde la app o pidiéndolo con un comando de voz y, si has creado usuarios con identificación por imagen, éstas se procesan en el propio dispositivo, no se envían a servidores externos.