La Inteligencia Artificial está rediseñando el panorama laboral a medida que las empresas tratan de aprovechar todo el potencial de esta tecnología. De hecho, en los últimos cinco años los puestos de «Responsable de Inteligencia Artificial» se han triplicado a nivel mundial, mientras que en España las ofertas de empleo relacionadas con esta tecnología se han más que duplicado (2.3 veces) en los últimos dos años. Así lo refleja el informe Futuro del Trabajo: la Inteligencia Artificial en el entorno laboral elaborado por la red social Linkedin.

Asimismo, ante esta situación, los profesionales buscan mejorar sus habilidades en IA: en los últimos tres meses se ha registrado un aumento del 80% en el número de miembros que han visitado cursos de aprendizaje relacionados con la IA en la plataforma a nivel global. 

Inteligencia Artificial. Hombre haciendo un curso.

Tendencias de 2024

Teniendo en cuenta los datos anteriores, la red social anticipa algunas de las tendencias hacia las que deberán dirigirse las empresas para adaptarse a este escenario: 

  • Movilización de los empleados en torno a la IA: se prevé que las habilidades necesarias para los puestos de trabajo cambiarán en, al menos, un 65% para 2030 a medida que la IA acelere los cambios en el lugar de trabajo. Afectará a casi todos los roles de alguna manera y transformará diversos sectores, por lo que ahora es el momento de empezar a movilizar a la fuerza laboral para dotarla de las habilidades necesarias de cara al futuro.
  • Inversión en habilidades interpersonales: conforme los empleados empiecen a desarrollar habilidades de IA y a utilizar esta tecnología en su trabajo diario, podrán centrarse en otros aspectos más humanos, como la resolución de problemas y el pensamiento estratégico. 
  • Implementación de las herramientas de IA: a lo largo de 2024 las empresas tratarán de incorporar la IA en sus procesos como parte integral de sus estrategias para aumentar la productividad. Por ejemplo, si aprovechan la IA en el proceso de selección del personal, pueden medir si se ha producido un aumento de la participación de los candidatos o si se ha acortado el plazo de contratación.
  • Adaptación de un liderazgo sólido: los rápidos cambios provocados por la IA requieren que los líderes orienten con destreza a sus equipos a lo largo de la transición y pongan el foco en las cualidades más humanas. Al adoptar un enfoque centrado en las personas, los líderes reforzarán la colaboración y garantizarán que sus empresas se adapten a los cambios traídos por la IA, al tiempo que potencian las capacidades únicas que los empleados pueden aportar al trabajo.