Alternativas a los gritos: propuestas sencillas para que los alumnos te escuchen

3
El grito, de Edward Munch. FOTO: EFE

Cuando los alumnos no han podido salir al recreo o llegan de alguna clase que los ha mantenido fuera de su aula habitual, se encuentran más excitados que de costumbre y resulta difícil retomar el control del grupo. En estos momentos, lo fácil y poco educativo sería caer en los gritos o las amenazas para captar su atención. Compartimos con vosotros algunos sencillos trucos para evitarlo: podéis utilizarlos para bajar las pulsaciones del ambiente y retomar la actividad normal de clase. ¡Allá vamos!

Actividad 1: Cerramos los ojos… ¡respiramos!

prayer-1528518Colocad a media voz una música muy suave y tranquila como el Air de Bach o el Ave María de Shubert. Pedid a vuestros estudiantes que coloquen sus manos sobre los ojos y que respiren bien hondo. Decidles que traten de ser conscientes de cómo el aire entra a través de sus pulmones, pasa por cada una de sus arterias y poco a poco llega a todas las células del cuerpo. Decidles que acompasen su respiración al ritmo de la melodía y que, cuando se sientan más tranquilos, vuelvan a abrir los ojos.

Objetivo de la actividad: Ser conscientes de la respiración propia para acompasarla a una melodía lenta y relajante.

Actividad 2: ¿Lo oyes?

Escoged un instrumento de percusión (como el triángulo, el tambor, o la pandereta) y pedidle a vuestros alumnos que levanten la mano mientras que escuchan el sonido que emite al ser golpeado. Id disminuyendo progresivamente el ruido de la percusión hasta que resulte casi imperceptible. Podéis utilizar también palmadas si no disponéis de un instrumento en clase.

Objetivo de la actividad: Centrar la atención de los alumnos a través del sentido del oído.

Actividad 3: ¡Sígueme!

xylophone-308024_640Decidles que cuando estén distraídos les mandaréis una señal muy especial y solo los que estén muy, muy atentos serán capaces de copiarla. ¡A ver cuántos lo logran! Esta señal puede tratarse de un gesto como el de taparse los ojos con las manos y hacer “cucú”, acariciar la cabeza del compañero, tocar la batería o la guitarra, etcétera.

Lo más importante es que no se emita ningún sonido que pueda resultar molesto y distraiga durante la actividad, y que los alumnos vayan incluyéndose al grupo para recuperar la atención y la concentración en la clase.

Objetivo de la actividad: Captar la atención del grupo en conjunto a través de la gestualidad y de la consciencia sobre el propio movimiento.

Actividad 4: Recitamos un poema

lagarto1Enseñadles un poema que puedan recitar de memoria y que les guste. Cuando estén dispersos y veáis que necesitan volver a centrar su atención, empezad a recitarlo en voz alta para que os sigan. Poco a poco se irán uniendo todos alumnos.

Podéis utilizar un poema sencillito de García Lorca, como “El lagarto está llorando”, “Canción tonta” o “Caracola”.

Objetivo de la actividad: Retomar la atención de la clase a través de la sonoridad y la repetición conjunta.

 

 

 

rocio lopez webRocío López Valdepeñas es maestra especialista en innovación educativa y emprendimiento.

Foto principal: ‘El Grito’ de Edward Munch. FOTO: EFE

Comentarios:

3 Comentarios En "Alternativas a los gritos: propuestas sencillas para que los alumnos te escuchen"

avatar
Ordenar por::   Más nuevo | Más antiguo
Maeso34
Maeso34

Muy buen artículo. Sencillo pero necesario. Algunas estrategias las conocía pero otras no. Las practicaré. Gracias, Rocio

pensar para que
pensar para que

Distinguida maestra Rocío Lopez,cordial saludo. Excelente su artículo,pertinente para el contexto en el cual trabajo. En verdad,la desconcentración y el ruido en los cambios de clases y después del descanso es difícil controlar y muchas veces no se toman los correctivos pedagógicos que motiven la cultura y distinción. Su propuesta permite un diálogo pedagógico culto.

Anoca
Anoca

muy buenas las estrategias ,las pondre en practica

wpDiscuz