Ideas DIY para aprender las tablas de multiplicar de forma manipulativa

1
tablas de multiplicación

Te presentamos algunas propuestas para aprender y repasar las tablas de multiplicar y las operaciones de multiplicación en clase y en casa, gracias a todos estos juegos y actividades manipulativas. Ideales para Educación Primaria, para los cursos en los que se comienzan a aprender las tablas de multiplicaciónen la clase de Matemáticas. ¿Os animáis a hacer vuestros propios juegos?

Un grupo de maestros de Primaria de Estados Unidos han creado un completísimo set de cuadernos para enseñar las tablas de multiplicar, un total de 11 ‘packs’ que podremos adquirir (por unos 25 euros) e imprimir según nuestras necesidades. Los cuadernos son autoexplicativos y pretenden cubrir la enseñanza completa de las operaciones de multiplicación en diferentes cursos de Primaria.

Con unos platos de papel de esos desechables y algo de maña podrás hacerles unos agujeros y escribir las operaciones y sus resultados. Los niños tendrán que pensar cuál es el resultado de la multiplicación, y este genial invento DIY les permitirá comprobarlo instantáneamente. Divertido tanto jugar con él como toda la parte de crearlo, más artesanal y de bricolaje pero al alcance de cualquier pequeño de Primaria.

Los Fidget Spinner tan de moda en los últimos tiempos también nos pueden servir para enseñar matemáticas. Concretamente, estas maestras de Primaria han ideado una plantilla que se puede utilizar junto con un spinner para jugar a girar el juguete y adivinar los resultados. Este invento es muy fácil de llevar a otro tipo de operaciones matemáticas.

Se trata de una serie de hojas con ejercicios para aprender las tablas de multiplicar, muchas de ellas planteadas como pequeños retos y minijuegos que los pequeños tendrán que realizar a medida que aprenden las diferentes tablas. La variedad es muy amplia y su aplicación es universal, de forma que aunque nos lleguen desde Estados Unidos podemos utilizarlas sin necesidad de dominar el inglés.

Una de las formas más conocidas de crear juegos manipulativos para enseñar las tablas de multiplicar es a través de piezas de LEGO. En esta web nos proporcionan algunas plantillas en las que apuntar las operaciones, y también nos dan ideas sobre qué piezas debemos utilizar y cómo ha de ser el juego.

Este juego está pensado para dos personas. Con un dominó cualquiera, coge todas las fichas y colócalas boca abajo, revolviéndolas entre sí. En cada turno, cada uno de los jugadores coge una ficha, y cada uno de ellos debe realizar la multiplicación de los términos. Aquél cuyo producto sea mayor, se queda con las dos fichas de este turno y las guarda. Una vez ya no tengamos más fichas con las que jugar, ganará el jugador que más fichas tenga en su poder.

Este juego trata de crear cuadrados a través de las multiplicaciones de los productos. Lo primero que debes hacer es descargar las plantillas de la web que te enlazamos en el título de aquí arriba, e imprimirlas. Cada una de ellas contiene 100 números que son el resultado de productos de dos términos, y el juego está pensado para dos jugadores, cada uno con un lápiz o rotulador de un color. Durante cada turno, se tiran dos datos de seis caras y se multiplican; este resultado hay que buscarlo en la plantilla y el jugador marca uno de sus lados, asignándolo a su color. Se van repitiendo los turnos hasta que un jugador consigue cerrar un cuadrado, y entonces se lo adjudica. Gana el jugador que más cuadrados haya conseguido cerrar.

Esta actividad, ideal para quienes estén aprendiendo a multiplicar, consiste en proporcionar a los alumnos unas plantillas con algunas operaciones básicas de multiplicación, y acompañarlos de algunas acuarelas o rotuladores de distintos colores. Cada elemento de la múltiplicación debe llevar un color, para así ser fácilmente entendible el funcionamiento de la operación del producto. Puedes utilizar también objetos diferentes más allá de colores (garbanzos, lentejas, monedas, etc.), ya que el objetivo de esta actividad es reproducir visualmente y con objetos en qué consiste multiplicar dos elementos.

Necesitarás unos cuantos palitos de madera, de helado (de esos del médico) y un rotulador. Escribe en cada uno de los palitos una operación de multiplicación adecuada al nivel de tus alumnos, o incluso puedes hacer kits por cada tabla de multiplicar. Y comienza el juego, para al menos dos jugadores según la cantidad de palitos que tengas: en cada turno, un jugador coge un palito y resuelve la operación que está escrita en él; si acierta, se queda el palito, y si falla se saca del juego. También hay palito especial (la creadora lo llama Kaboom!) que, si se coge, todos los jugadores pierden sus “trofeos” y se empieza desde cero. Al final gana el jugador que más palitos tenga.

Deberás descargar las tarjetas de la web e imprimirlas, cada una de ellas contiene un número y una multiplicación sin resolver. En cada turno, el alumno deberá leer la operación (por ejemplo, “¿quién tiene 4×4?”) y aquel que tenga ese otro número, levanta la mano y pregunta de la operación en su tarjeta. El juego termina cuando todos han participado. Puedes crear una versión más compleja de este juego añadiendo, por ejemplo, varios números, y haciendo que el primero que levante la mano reciba un punto; al final ganará aquel que más puntos tenga.

Hay que reconocer que les encanta colorear, así que ¿por qué no aprovecharlo para que practiquen las multiplicaciones? Pues dicho y hecho, desde la bitácora Aula de Elena, esta maestra nos propone una serie de plantillas para que nuestros pequeños puedan colorear. ¿La clave? Que deberán resolver ciertas multiplicaciones para saber qué colores han de utilizar. Las plantillas incluyen todo lo necesario para simplemente imprimirlas y dárselas, junto a algunos lápices de color, a nuestros alumnos.

¿Aprovechas las posibilidades del bingo en clase? Porque una de ellas es practicar las tablas de multiplicar, algo que nos enseñan en neoparaiso a través de estas 48 tarjetas que podemos descargar e imprimir para usar en el aula. Incluyen también las instrucciones para aprender a jugar, algo que puede hacerse en prácticamente cualquier edad escolar pero especialmente durante Primaria.

Aprovecha unos bricks usados, añádeles un papel en el que esté escrita la operación y los tapones con el resultado. Mézclalo todo y ¡a jugar! Esta idea es genial para crear en el aula de Plástica del centro de forma colaborativa entre grupos de estudiantes, y luego utilizar en la clase de Matemáticas.

Muchas veces nuestros alumnos aprenden ‘de memoria’ las tablas de multiplicar, pero no terminan de comprender realmente cómo funcionan. Esta “máquina didáctica” que nos presentan en Actiludis dispone de diferentes elementos que podemos personalizar para así repasar y conocer el funcionamiento de los diferentes factores de multiplicación. Un mural muy sencillo de crear que apenas requiere papel, unos vasos de plástico y unos palitos de madera.

Esta imagen lo resume todo: una cartulina de grandes dimensiones con círculos dibujados, y dentro de cada uno de ellos una operación escrita; luego ponemos tantos vasos como círculos tengamos y en ellos los resultados de las operaciones. Podemos hacerlo más fácil o difícil, según el número de ‘elementos’ que tengamos el juego para de esta forma adecuarlo a los diferentes cursos y niveles. El objetivo, que nuestros alumnos coloquen cada vaso donde corresponda. ¡Y a jugar!

Comentarios:

1 Comentario En "Ideas DIY para aprender las tablas de multiplicar de forma manipulativa"

avatar
Ordenar por::   Más nuevo | Más antiguo | Más votado
mary
mary

Interesante los juegos.

wpDiscuz