Claves para manejar las conductas disruptivas en el aula

14

En la actualidad uno de los principales problemas dentro de nuestras aulas son los problemas de conducta en niños y adolescentes. Cuando hablamos de conductas disruptivas nos referimos a las conductas inapropiadas que perjudican el buen funcionamiento del aula, referidas a las tareas, relaciones con los compañeros, al cumplimiento de las normas de clase o a la falta de respeto al profesor.

Niños que no dejan hablar, ofenden a los demás, tienen comportamientos agresivos o desmesurados, pierden el control con facilidad, muestran y verbalizan una actitud negativa frente al trabajo, negando cooperación y llamando la atención…

Estas conductas son un desajuste en el desarrollo evolutivo del niño ya que impiden crear y mantener relaciones sociales saludables con sus iguales y con los adultos. Debemos tener presente que detrás de una conducta inapropiada suele haber factores psicológicos que la desencadenan: sentimientos de abandono, frustración, baja autoestima, falta de establecimiento de normas en el núcleo familiar… Estas respuestas son tácticas adquiridas o aprendidas para provocar al adulto y llamar la atención.

El comportamiento disruptivo es común en la infancia, pero en algunos casos, debido a su frecuencia y persistencia en el tiempo se convierte en un problema. Generalmente, estas conductas se producen tanto en el hogar, como en la escuela.

Para poder establecer unas pautas de actuación ante las conductas sería bueno que el profesorado realice un registro de las conductas. Este nos dará muchas pistas sobre cómo podemos ayudar en el problema.

Registro colegio:

No existen formulas “mágicas” y en muchas ocasiones lo que vale y funciona muy bien para unos, no genera tanta repercusión en otros. Sin embargo, como profesionales de la educación sí podemos seguir una serie de pautas que ayudarán a relajar el ambiente y reducir los episodios de estas conductas:

  • Autocontrol de adulto: Entender que las conductas intentan provocar enfado en los demás, por tanto, no dejarnos manipular, no entres en discusiones, mantén la calma y no levantes el tono de voz. Trata de hablar suave, no demasiado cerca y nunca reteniendo o agarrando. Si no subes el tono de voz, fomentará que el alumno no haga. Podemos ser contundentes sin sonar de forma agresiva. Es recomendable que el niño perciba seguridad en el adulto que le impone las medidas correctoras con un tono firme pero no amenazante.
  • Aplicar un manual de convivencia entre todos los alumnos, que quede visible a la vista de todos (carteles, murales…), donde queden bien establecidas unas normas claras y explícitas de conducta. Es necesario que los alumnos intervengan en este proceso, ya que de este modo lo verán como objetivos a alcanzar y no cómo normas impuestas. Dejar claro las consecuencias antes de aplicarlas
  • Fomentar la reflexión grupal, plantear soluciones a distintas dinámicas del aula, es un modo de enseñar a los alumnos a que solucionen sus problemas.
  • Evitar que capte y se lleve toda nuestra atención ya que sino estas conductas aumentarán. Recordar al inicio o final de la clase que esa conducta es indeseable. Si obstaculiza mucho el desarrollo de la clase se puede usar la técnica del “Time Out” (tiempo fuera)
  • Cuando ocurra o se desencadene una conducta agresiva, hay que responder, pero no reaccionar de forma desproporcionada. Es bueno aislarlo para que no tenga público. Cuando se haya calmado, hablar con el alumno/a se debe mantener contacto visual, evitar entrar en su juego o en argumentaciones, el profesor es la figura de autoridad, eso no es discutible, no debes tratar de quedar por encima, ni humillar, ni entrar en discusiones. Dejar claro que buscamos, cuales son las normas y las consecuencias de incumplirlas.
  • Evitar situaciones que puedan generar o provocar la disrupción sin pretenderlo. Esto será más fácil de hacer si tenemos un registro previo como el que se plantea arriba.
  • Ejercer de modelo: Reconocer cómo nosotros también cometemos errores. Pedir disculpas si es necesario. Ellos aprenderán el modelo que les ofrecemos.
  • No prestar atención a faltas leves.
  • Podemos reducir las conductas disruptivas verbalizando expectativas positivas. Marcar lo que esperamos de ellos ayuda mucho. Usar además el refuerzo positivo
  • Con los más pequeños la economía de fichas resulta una técnica muy eficaz.
  • Crea clases dinámicas, donde haya muchos cambios de actividad, donde las tareas y actividades estén graduadas al nivel de dificultad. Ten un acercamiento al alumno conflictivo y utiliza el humor. Esto generará un ambiente más distendido dentro del aula.

Recordar que lo más importante es nuestro autocontrol, perder los nervios puede agravar el episodio. Estas situaciones son muy complicadas de gestionar, por ello, la mejor fórmula y solución es la práctica diaria, sumada a la reflexión profunda sobre nuestra acción. Cuando nos enfrentemos a una de estas situaciones, debemos intentar aprender de ellas, analizándolas, pensando en lo que funcionó y analizando lo que no lo hizo.

Si a pesar de aunar pautas y formas de actuación, las conductas disruptivas siguen siendo intensas y perduran en el tiempo, es recomendable acudir a un experto que pueda pautarnos y trabajar directamente con el alumno. Estas terapias se centran en entrenar a los padres, profesores y alumno en habilidades de control del comportamiento mediante estrategias de modificación de conducta.

Cristina Martínez Carrero es psicopedagoga y maestra de Audición y Lenguaje

 

 

 

 

 

Comentarios:

14 Comentarios En "Claves para manejar las conductas disruptivas en el aula"

avatar
Ordenar por::   Más nuevo | Más antiguo | Más votado
Thomas
Thomas

Pregunta: ¿Está bien utilizado el adjetivo, disruptivo?

Kake
Kake

Sí, disrupción viene del francés y está admitida por la RAE, significa interrupción brusca.

Benjamin
Benjamin

Me gusta la estrategia que planteas. El tema de autocontrol es interesante para no caer en el juego que generan las conductas inadecuadas. La autoevaluacion y la coevaluacion entre estudiantes es importante. Se debe comunicar a los padres para que ellos vean como influye el ambiente familiar en la escuela. Felicidades Cristina personas como tu valen.

Grima
Grima

Muy interesante pero que sucesde6cuando los padres no fomenta la disciplina.mas aún no quieren que se le corrija al niño

GenderEquality
GenderEquality

Es interesante que las fotos sólo muestran chicos. Algunos prejuicios de género parecen ser evidentes aquí.

Quemasda
Quemasda

También hay chicas en la segunda foto… de todos modos creo que lo relevante es la información que se ofrece no la imagen que la acompaña

Luly
Luly

Es necesario el manejo de las emociones por parte del docente, cosa que no es fácil, sugiero hacer yoga para aprender a manejar nuestras emociones y practicar con los niños los ritmos respiratorios para calmarlos

Kake
Kake
Creo que hay algo esencial que citas en tus últimas líneas. La educación de los padres. Creo que es en casa donde se aprenden este tipo de conductas desde el ejemplo que vemos, las reacciones que observamos, la falta de diálogo y tiempo de dedicación a los hijos. De ahí vienen la mayoría de las conductas disruptivas. Sería a los padres a quienes habría que enseñar habilidades en el control del comportamiento y estrategias de modificación de conducta, y también un poco de psicología infantil y de responsabilidad. Así transmitirían otro mensaje que quizá evitara esas conductas en los niños,… Leer más..
Kathy
Kathy

Excelente información. Creo que una de las tareas más difícil, además de lograr que los padres se comprometan en la modificación de la conducta, es también internalizar en los docentes la importancia y el impacto de su actitud frente a ciertas situaciones… Me gustaría contactarme con la autora. Saludos

Crmaca
Crmaca

Hola Kathy, soy Cristina, la autora del post
Te dejo el enlace a la web por si quieres contactar

Crmaca
Crmaca
Jesús
Jesús

que es “economía de fichas”?

CRISTINA
CRISTINA

Soy Maestra y tengo un hijo con trastorno de conducta y hiperactividad…esas pautas no funcionan al 100%, en ocasiones un 20% tanto en el centro escolar como en casa. Hay terapias y pautas específicas para estos niños

Elena
Elena

Me gustan mucho sus artículos porque me ayudan mucho para mi clase

wpDiscuz