La tecnología que viene

0

La innovación tecnológica no para, y su aplicación al entorno educativo tampoco. Por eso, durante los próximos meses (y también a más largo plazo) llegarán a nuestros hogares y aulas nuevos productos nos ayudarán a mejorar las clases, a aumentar la motivación de los alumnos o a hacer algunas tareas cotidianas más sencillas. ¡Aquí, los últimos ejemplos que hemos recogido en nuestra web!

graspGrasp

Akarsch Sanghi, un diseñador e ingeniero industrial, ha creado un prototipo llamado Grasp que se compone de una cámara que se sitúa en el hombro del estudiante, y que a su vez incluye unos altavoces, micrófono y un puntero láser, que el docente utiliza para dar instrucciones sin necesidad de estar en el mismo espacio físico. Así, el mentor puede ver en tiempo real y en primera persona qué está pasando, comunicarse con el alumno a través del dispositivo e interactuar con él utilizando el puntero láser. Se controla mediante una aplicación para smartphones. “El objetivo del proyecto es sembrar el debate sobre cómo los escenarios tradicionales de aprendizaje pueden cambiarse, y la educación tal y como la conoceos puede descentralizarse de su forma actual”, afirma el creador a The Creators Project.

Camping_01_Card_01_012_RGBFiLIP

Los wearables no son sólo cosa de adultos, tal y como demuestra FiLIP: un reloj para niños de entre 4 y 11 años que está pensado para que lo lleven al colegio, al parque, a las actividades extraescolares… Dispone de tecnologías GPS, Wi-Fi y GSM, gracias a las que permiten que los padres puedan localizar a los niños en todo momento, enviarles mensajes de texto o realizar llamadas. El control es siempre de los progenitores gracias a una aplicación que se instala en el smartphone y elige los cinco contactos de confianza con los que el niño puede comunicarse. FiLIP también permite configurar zonas seguras, de tal manera que cuando el pequeño entra o sale de las áreas delimitadas se recibe una alerta.

joe wang pens writing on leaf cropUn bolígrafo para pintar sensores

¿Te imaginas entrar en el laboratorio para trabajar en un experimento, y pintar directamente los sensores que necesitas en cada caso? Es lo que pretende este bolígrafo desarrollado por un equipo de ingenieros de la Universidad de California. Para ello, sustituye la tinta tradicional por una biotinta que reacciona ante distintas sustancias y señala su presencia. Y aunque en un primer experimento se ha utilizado una que reacciona a la glucosa, es aplicable a cualquier otro medio, siempre que se utilicen sustancias que reaccionen a los productos químicos en cuestión: desde contaminantes en cosméticos a pesticidas en hojas de plantas, etcétera.

 

Comentarios:

Sea el primero en comentar

avatar
wpDiscuz