¿Qué tiene que tener una impresora 3D para el aula?

0

bq-witboxLas impresoras 3D pueden utilizarse en multitud de tareas en el proceso de enseñanza-aprendizaje, aunque no todos los modelos son adecuados para el aula. Os ofrecemos una serie de pautas para elegir uno.

–       Seguridad. Sobre todo cuando se trabaja con niños pequeños, hay que prestar especial atención a este aspecto. Las impresoras 3D trabajan a temperaturas altísimas (unos 200 grados), por lo que no se pueden tocar mientras imprimen. Por eso, son recomendables los modelos con diseños cerrados que impiden que se pueda acceder a su interior mientras están funcionando.

–       Materiales: Hay dos materiales esenciales para imprimir en 3D: el plástico ABS y el PLA. ¿Cuál es mejor? Ambos están pensados para trabajar en el entorno educativo, aunque el primero es el mismo en el que están hechas las piezas de Lego, se puede reciclar y reutilizar y permite que las piezas se peguen, mientras que el segundo es ecológico, aunque es más difícil de trabajar después de la impresión, y se degrada con el tiempo. Hay modelos de impresora en los que no hay que elegir entre uno y otro, ya que son compatibles con los dos.

MakerBot Replicator 2 Desktop 3D Printer–       Facilidad de uso: Utilizar una impresora 3D no es muy complicado; es bastante similar a una impresora tradicional. Eso sí, hay que llevar a cabo una serie de procesos de configuración como la calibración, indispensable para que se imprima bien. ¿Lo ideal? Un modelo que haga esta calibración de forma automática, garantizando el mejor ajuste y un ahorro de tiempo por parte del docente. También conviene prestar atención al software de funcionamiento: que sea intuitivo, fácil de utilizar y que tenga las opciones básicas para realizar cualquier ajuste.

–       Precio: Es, sin duda, uno de los grandes problemas para que los centros educativos implanten esta tecnología. La inversión necesaria para colocar una impresora 3D en clase ronda, mínimo, los mil euros, pero puede ser bastante superior. Además, los rollos de material se agotan con el uso (tienen unos 700 gramos de peso), y reponerlos cuesta alrededor de 40 euros por unidad.

 

EntresD 3D Up Minibq Witbox 

Destinada a entornos domésticos, permite imprimir modelos de hasta 20 centímetros de alto. Su diseño es cerrado, por lo que no se puede acceder a su interior durante la impresión, y su sistema de bloqueo de la puerta hace que sea más segura cuando hay niños. 1.690 euros.

MakerBot Replicator 2 Desktop 3D Printer 

Elegir el objeto 3D, prepararlo (ajustar la escala, rotarlo….), previsualizar el modelo y darle a imprimir. Estos son los pasos esenciales para conseguir objetos en tres dimensiones desde este equipo de escritorio, que ofrece una resolución de 100 micras.1.678 euros  (2.199 dólares)

EntresD 3D Up Mini Orpi CubeX Trio

Es una de las propuestas más económicas, y cuenta con características como la tecnología Click and Print se pueden crear los modelos rápidamente. También se pueden utilizar otros ya creados (es compatible con la mayoría de sistemas 3D CAD).

872 euros

Orpi CubeX Trio 

Es uno de los modelos más versátiles: permite imprimir objetos tan grandes como una pelota de baloncesto, combinar plástico ABS y PLA en los trabajos, y utilizar tres colores diferentes. Además, admite hasta tres modos de precisión distintos.
3.871 euros

 

Comentarios:

Sea el primero en comentar

avatar
wpDiscuz